Despliega el menú
Zaragoza

El Ayuntamiento prorrogará los abonos de las piscinas cubiertas y prepara medidas para abrir (o no) las de verano

 Los 4.830 abonos verán ampliada su vigencia de forma automática por el mismo periodo de tiempo que dure el cierre de las instalaciones

Piscinas de verano
Piscina Palacio de los Deportes
Ayuntamiento de Zaragoza

El Ayuntamiento de Zaragoza compensará a los 4.830 usuarios y usuarias que poseen un abono anual de las piscinas cubiertas municipales, con la prórroga de su vigencia por los mismos días que el pase ha permanecido inactivo debido al cierre de las instalaciones por la crisis sanitaria del coronavirus. Cuando las piscinas cubiertas puedan reabrir sus puertas, estos abonos volverán a activarse y sumarán esos días de forma automática, sin necesidad de realizar ninguna gestión.

La concejala delegada de Deportes, Cristina García, ha dado a conocer esta medida durante la Comisión plenaria del Área de Acción Social y Familia. De los 4.830 abonos, aproximadamente la mitad (2.410) son de personas mayores de 65 años. Hay 2.267 de adulto (de 19 a 65 años) y 153 abonos de jóvenes de hasta 18 años.

En cuanto a los cursillos de Zaragoza Deporte (tenis, gimnasia, natación, actividades acuáticas…), la sociedad municipal ha puesto en marcha el proceso para la devolución de la parte proporcional de la cuota correspondiente al periodo de suspensión clases por la emergencia sanitaria. Zaragoza Deporte abonará dichas cantidades de forma automática en los casos en los que cuente con la información precisa para poder hacerlo, y se pondrá en contacto con los usuarios para recabar sus datos cuando resulte necesario.

Las piscinas de verano

En cuanto a las piscinas municipales de verano, Cristina García ha explicado que desde la Concejalía de Deportes están trabajando en la planificación de varios escenarios, que dependerán de la evolución de la pandemia y de las directrices de los gobiernos central y autonómico.

“Nuestra voluntad es abrir las piscinas este verano. El servicio sería especialmente importante para muchas familias que no van a poder ir de  vacaciones. Pero no depende de nuestra voluntad”, ha subrayado la concejala, que ha reconocido que “uno de los escenarios posibles es que no se puedan abrir las piscinas”. Otra de las posibilidades en las que trabaja el Ayuntamiento, tal y como ha explicado Cristina García, es la de abrir una parte de la temporada, en los meses de julio y/o agosto, en cuyo caso se adaptarían los precios de los abonos.

Para afrontar estos escenarios con la adecuada planificación, el Ayuntamiento está realizando servicios mínimos de mantenimiento en las instalaciones, para que estén preparadas

Etiquetas
Comentarios