Despliega el menú
Zaragoza

estado de alarma

La ‘policía de balcón’ gana agentes en Zaragoza... aunque también tiene riesgos

Los vecinos que llaman para denunciar los supuestos incumplimientos que ven desde sus casas a veces ayudan, pero también generan injusticias y pueden colapsar el 092.

Los largos paseos con el perro son algunos de los motivos de las denuncias ciudadanas.
Los largos paseos con el perro son algunos de los motivos de las denuncias ciudadanas.
Guillermo Mestre

Se han convertido en una especie de vigilantes privados del estado de alarma. Son los conocidos como ‘policías de balcón’, esas personas que, desde la atalaya de sus hogares, denuncian los incumplimientos del confinamiento. Una actitud que en ocasiones puede ayudar a la Policía ‘de verdad’, pero que también puede colapsar el teléfono del cuerpo de forma innecesaria y que, además, puede generar comportamientos injustos desde los balcones con personas que sí están en la calle de forma justificada.

Desde la Policía Local admiten que, aunque no hay una contabilización exacta, todos los días llegan un buen número de llamadas al 092 de vecinos de Zaragoza que, desde sus viviendas, observan comportamientos supuestamente inadecuados. Algunos son especialmente evidentes, como gente que se reúne a escuchar música en la calle o que se detiene en un punto a beber. Otros son más subjetivos, ya que pueden ser personas que pasan más tiempo del necesario para pasear al perro o que, simplemente, van caminando por la calle con una actitud distendida.

Fuentes del cuerpo señalan que, aunque en ocasiones se agradece la ayuda, conviene no saturar el 092, ya que se corre el riesgo de colapsar el teléfono y que no se puedan atender las llamadas realmente urgentes e importantes. Por eso, también solicitan que no se use este número para hacer consultas sobre qué se puede y qué no se puede hacer durante el confinamiento, como está pasando desde que se decretó el estado de alarma.

Sobre las denuncias de estos ‘policías del balcón’, las citadas fuentes señalan que, aunque pueden ayudar, “para eso están las patrullas en la calle”. Una llamada sobre una conducta incívica puede poner en la pista a los agentes que controlan el cumplimiento de alarma, pero luego los policías deben ser quienes comprueben los hechos antes de cursar la propuesta de sanción.

Además, un exceso de celo desde los balcones puede ocasionar comportamientos injustos. Se trata de las personas que deciden ‘pasar a la acción’ y recriminar su actitud a los supuestos incumplidores. 

Desde la comisaría del Sector Centro de la Policía Local señalaban la semana pasada que se han dado al menos dos casos de gente que se estaba desplazando correctamente por la calle y que se ha llevado un gran abucheo desde los balcones y ventanas porque creían que se estaban saltando el confinamiento. “Ha llamado gente llorando por lo que estaban pasando”, señalaban los agentes, ya que “parece que la gente en los balcones se retroalimenta”.

Etiquetas
Comentarios