Despliega el menú
Zaragoza

Coronavirus

Zaragoza exime de parte del recibo del agua y la basura a pymes y autónomos afectados por la crisis

El Ayuntamiento aprueba una exención parcial de impuestos y tasas a los sectores más afectados por valor de 2,8 millones de euros.

Sara Fernández y María Navarro, en rueda de prensa para presentar las medidas fiscales ante el coronavirus
Sara Fernández y María Navarro, en rueda de prensa para presentar las medidas fiscales ante el coronavirus
Ayuntamiento

El Ayuntamiento de Zaragoza ha aprobado una exención parcial de impuestos y tasas para las pymes y empresas de la ciudad que están paralizadas durante el estado de alarma por la crisis sanitaria del coronavirus. En concreto, se dejarán de cobrar parte de algunos servicios básicos que no están disfrutando como el suministro y saneamiento de aguas, la recogida de basuras y tratamiento de residuos o la reserva de badenes, entre otros, lo que supondrá una merma de ingresos de 2,8 millones de euros. Además, se aplaza el cobro del impuesto de circulación hasta el 30 de junio.

La portavoz del gobierno PP-Cs y concejal de Hacienda, María Navarro, ha destacado este lunes en rueda de prensa que “el Ayuntamiento estará con los colectivos más vulnerables” a la crisis del Covid-19 y ha defendido estas medidas fiscales porque “son una obligación moral para cualquier cargo público”. Por su parte, la vicealcaldesa y responsable de Cultura, Sara Fernández, ha explicado que su intención es lograr “la mayor liquidez posible” para aquellos sectores paralizados por el estado de alarma, como el comercio, la hostelería o las pymes. “Si no hay actividad, no tiene que haber tasas”, ha apostado.

“Si no hay actividad, no tiene que haber tasas”

Las medidas ahora aprobadas tienen repercusión en la parte del recibo correspondiente a la segunda quincena de marzo y al mes de abril -lo que supone una reducción aproximada de los importes del 15%-, aunque si se prolonga el confinamiento, se harán extensivas más allá. De momento, no se cobrarán los usos no domésticos, es decir, aquellos vinculados a sectores como el comercio, la hostelería, los mercados, los hospitales, los centros deportivos, los pequeños negocios, las pymes y las industrias de la ciudad.

Por servicios, la recogida de basura y tratamiento de residuos es el que mayor ahorro contempla, ya que supone que las arcas municipales dejen de percibir 998.328 euros, es decir, un 16,6% del recibo habitual. La exención, en este caso, beneficia a unos 130.000 contribuyentes.

El saneamiento y depuración de las aguas, en manos de la sociedad pública Ecociudad Zaragoza, se bonificará un 15% a más de 117.000 titulares. Por este concepto el Consistorio dejará de ingresar 646.357 euros. Además, se aplica una medida similar en el caso del abastecimiento, que supone un ahorro de 550.498 euros, según los cálculos de la coalición PP-Cs.

Además, ante la imposibilidad de leer los contadores, el Ayuntamiento tomará como referencia el consumo de agua del año 2019, lo que “beneficiará a las familias que han permanecido confinadas y cuyo gasto ha aumentado durante las últimas semanas respecto al del año pasado”, detallaron fuentes municipales. Posteriormente, todos los consumos de agua potable se regularizarán en futuros recibos cuando resulte posible la lectura de contadores, imputando así el gasto real durante el estado de alarma. Los servicios municipales estiman que el consumo doméstico podría haber aumentado un 10%, mientras que el de los usos no domésticos se habría reducido entre un 51% y un 59%. Estos datos se traducen en un consumo total entre un 6% y un 8% inferior al mismo periodo de 2019.

Mercados ambulantes y veladores

Por otro lado, el gobierno municipal también prevé exenciones en otras tasas y cánones, en especial en los relativos al uso de la vía pública. Así, no se pagarán los badenes de carga y descarga ni las reservas de espacio para los sectores antes citados, lo que les supondrá a sus titulares, 2.787 beneficiarios en total, un ahorro de 370.000 euros.

Lo mismo sucederá con la tasa de veladores durante los meses en los que no ha habido actividad económica. En este caso, los hosteleros se ahorran el abono de 165.000 euros. Tampoco se cobrará a los titulares de licencias de mercados ambulantes la tasa establecida en la normativa municipal (37.000 euros) ni los cánones de las concesiones en vía pública que no han podido ejercer su actividad (38.000 euros).

Finalmente, el Consistorio ha decidido aplazar el cobro del impuesto de circulación, que supone 30,3 millones de euros. La medida beneficiará a 333.047 titulares, que no tendrán que abonar el recibo hasta el 30 de junio. En este sentido, PP-Cs ya hizo lo propio con parte del IBI, que se enviará el 30 de julio y supone cerca de 40 millones.

Críticas del PSOE

Las medidas anunciadas este lunes por la coalición PP-Cs son "claramente insuficientes" para el grupo municipal del PSOE, principal partido de la oposición. Su portavoz, Lola Ranera, ha considerado "vergonzoso" que el gobierno "solo plantee aplazamientos y exenciones de 45 días", ya que a su juicio deberían ser mayores. 

"Solo se les está dando lo que es de justicia, lo que marca la ley", ha recordado la edil, ya que "no se le puede cobrar una prestación por algo que no puede estar llevando a cabo". "No tiene sentido que un bar cerrado tenga que pagar por los veladores, no están dando nada más allá de lo que marque la ley", ha reiterado. Los socialistas proponen una exención fiscal a los sectores afectados hasta el 31 de diciembre de este año y un plan de ayudas directas, como han aplicado ya otros ayuntamientos.

Etiquetas
Comentarios