Despliega el menú
Zaragoza

covid-19

El Banco de Alimentos logra provisiones para dos meses tras lanzar un mensaje de socorro

Durante el estado de alarma, la entidad asume los repartos con la mitad de efectivos. En un mes han distribuido más de 60.000 kilos de productos.

Voluntarios jubilados, en las instalaciones de Mercazaragoza.
Voluntarios jubilados, en las instalaciones de Mercazaragoza.
José Miguel Marco

El estado de alarma ha disparado las peticiones de ayuda en el Banco de Alimentos de Zaragoza. Cada vez son más las familias que, debido a las consecuencias económicas de esta crisis sanitaria, requieren ayuda de una asociación que, para colmo, ha visto mermada su capacidad operativa. La pandemia de coronavirus ha restringido la entrada de productos por varias de las vías habituales y el número de voluntarios ha descendido sustancialmente porque muchos de ellos son personas mayores, consideradas de alto riesgo.

Desde el pasado 14 de marzo, el Banco de Alimentos de Zaragoza viene atendiendo las peticiones de sus 158 entidades colaboradoras sin poder abastecerse de las tradicionales campañas de recogida de productos. Así, aunque por el momento no se teme que haya problemas de suministro, la asociación anima a colaborar.

«Estos días ha descendido de forma notable el número de voluntarios en nuestras instalaciones de Mercazaragoza porque muchos de los colaboradores tenemos edades comprendidas entre 60 y 80 años. Se viene realizando un triaje, para que los voluntarios que tienen patologías previas -hipertensión, diabetes...- se abstengan de venir. Los turnos que antes eran de unas 30 personas ahora son de 12 o 15, menos de la mitad de efectivos», explica José Ignacio Alfaro, presidente del Banco de Alimentos de Zaragoza, y recuerda que las personas que quieran ayudar pueden inscribirse en la página web de la asociación.

«Que nadie tenga miedo de colaborar. Cumplimos las normas de separación entre nosotros y, mediante un retén de 15 personas aproximadamente, somos capaces de preparar las donaciones, concertar el día y realizar las gestiones necesarias», añade.

El Banco de Alimentos de Zaragoza distribuye unos 300.000 kilos de comida mensuales y, cuando empezó la crisis sanitaria ocasionada por la pandemia de coronavirus, había almacenados 267.000, es decir, para menos de 30 días. «Por suerte, desde entonces han aumentado las donaciones de alimentos y de dinero en efectivo para la compra de productos. Esto nos hace ser optimistas. Confiamos en poder aguantar unos dos meses con lo que tenemos», explica José Ignacio Alfaro, antes de señalar que, a las peticiones de ayuda de las entidades con las que colaboran habitualmente, se han añadido «nuevas». 

Cabe recordar que el Banco de Alimentos no atiende a personas de forma individual, sino a entidades sin ánimo de lucro y que contemplan en sus estatutos la donación a personas en riesgo de exclusión social. Actualmente, en la provincia de Zaragoza, esta organización ayuda a más de 22.000 personas, cifra que varía en función de los temporeros de la Comarca de Valdejalón, pudiendo llegar a las 26.000 beneficiarios en momentos determinados.

En ese sentido, José Ignacio Alfaro indica que ahora se da prioridad a las entidades que no han recibido recursos del Fondo Europeo de Ayuda a Desfavorecidas (Fead) y, cuando la situación mejore, se volverá a seguir el calendario anterior.

Reparto multitudinario

Pasado mañana, en las instalaciones de Mercazaragoza, el Banco de Alimentos repartirá 20.000 kilos de frutas y hortalizas a un total de 40 entidades colaboradoras. Para ello, se apilarán cajas en la explanada exterior y los voluntarios de tales entidades llevará los alimentos a las furgonetas, guardando la distancia de seguridad recomendable. «El personal irá pasando de dos en dos, en un circuito en forma de ‘u’, con objeto de evitar el roce. El procedimiento, evidentemente, será distinto al habitual. Se incrementarán las medidas de precaución», adelantó Alfaro, sobre el que será «uno de los repartos más importantes de las últimas semanas».

«En el último mes, desde el 15 de marzo hasta la fecha, hemos repartido 61.000 kilos de comida. La situación de emergencia ha reducido nuestra capacidad de actuación, pero a partir de ahora el volumen de repartos se incrementará. Ahora más que nunca, la sociedad tiene que valorar la labor del Banco de Alimentos, que el año pasado solo recibió 10.000 euros del Ayuntamiento, como única subvención pública», concluye José Ignacio Alfaro.

Etiquetas
Comentarios