Despliega el menú
Zaragoza

coronavirus

Controles en Zaragoza: "Hemos hallado gente escondida dentro del maletero"

La Guardia Civil ha desplegado este miércoles un importante operativo en la A-23 para evitar salidas furtivas con motivo de Semana Santa.

Más de uno se ha llevado este miércoles un buen susto al toparse con el impresionante despliegue que la Guardia Civil montó en la A-23 a la altura de Villanueva de Gállego para controlar y sancionar los desplazamientos prohibidos a los pueblos o segundas residencias. Entre las dos y las cuatro de la tarde, los agentes llegaron a cortar por completo la autovía para desviar a todos y cada uno de los vehículos que circulaban en dirección Huesca hacia una rotonda anexa. «Se monta un embudo para poder hablar con los conductores, a los que se hace bajar del coche si es necesario», explicaba uno de los responsables del operativo.

Desde que se declaró el estado de alarma, la Benemérita está montando puntos de control durante las 24 horas del día, tanto en carreteras principales como secundarias. Sin embargo, cuando lo hace en vías de gran capacidad, hay que incrementar la protección de los funcionarios. Máxime, cuando alguno de ellos ya han resultado heridos en controles y persecuciones. Esa es la razón por la que el Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) del cuartel de Casetas vigilaba ayer, fusil en mano, cualquier movimiento sospechoso.

Cualquier excusa no es buena

«Hemos llegado a encontrar gente escondida dentro de un maletero», asegura a la portavoz de la Comandancia de Zaragoza, Ana Cristina Otín. «Cuando ocurre algo así –añadía–, te preguntas si estas personas realmente son conscientes de que esto no es un juego». De ahí que ya no se pase ni una. Por ejemplo, los agentes dieron ayer el alto a un turismo en el que circulaba una familia entera, cuando el decreto de medidas del coronavirus exige un máximo de un ocupante por vehículo. Al preguntarles que a dónde iban, el padre y conductor dijo que a llevarle comida a su madre. «¿Y tienen que ir todos?», le replicó el guardia. En apenas media hora, se cursaron tres propuestas de sanción, ya que, como recordaba a pie de carretera Otín «cualquier excusa no es buena».

Aunque el refuerzo policial se mantendrá durante toda esta extraña Semana Santa de confinamiento, por ser víspera de un largo puente, la de ayer era una jornada fundamental para evitar escapadas furtivas. Por eso, además del gran operativo de Villanueva de Gállego, la Guardia Civil estuvo supervisando las entradas y salidas a Zaragoza por la carretera de Castellón. En la provincia de Huesca, los conductores también se encontraron otro control en la A-21, cerca de Siétamo. En este último caso, no fue necesario levantar ningún acta administrativa.

La última hora del coronavirus en Aragón.

Etiquetas
Comentarios