Despliega el menú
Zaragoza

coronavirus

El riesgo de contagio multiplica las peticiones de libertad provisional en Zuera

Un juez decreta en solo cinco horas la excarcelación de un zaragozano interno en una cárcel de Murcia al saber que tenía problemas respiratorios  

La UME desinfecta la prisión de Zuera y los CIS de Huesca.
UME desinfecta la prisión de Zuera.
UME

Con más de 1.300 reclusos en sus celdas, el centro penitenciario de Zuera se ha convertido en uno de los más masificados del país. Afortunadamente, hasta la fecha no se ha detectado ningún caso positivo por coronavirus y los primeros presos que regresaron de permiso durante el estado de alarma han superado los 15 días de aislamiento sin mostrar síntomas. Sin embargo, el alto riesgo de contagio ha hecho que se multipliquen las solicitudes de libertad para aquellos internos que se encuentran en prisión provisional: a la espera de juicio o porque sobre ellos todavía no ha recaído una condena firme.

La última palabra la tienen siempre los jueces, que deben analizar de forma individualizada los casos y valorar posibles riesgos. Sin embargo, parece que estos ya han empezado a dar muestras de su preocupación ordenando varias excarcelaciones. Y todo apunta a que podrían ser bastantes más durante los próximos días. En cualquier caso, Instituciones Penitenciarias aseguraba ayer a HERALDO que la población reclusa de Zuera apenas ha variado desde el pasado 14 de marzo, cuando se decretó el confinamiento. De hecho, de 1.357 internos se ha pasado a 1.346, solo once menos.

El riesgo de fuga se reduce

Como recuerda el abogado José Cabrejas, que ha tramitado varias peticiones de libertad en los últimos días, se apela a «motivos humanitarios». «Sabemos que ha habido presos aislados para evitar contagios en Zuera. Y de confirmarse un caso positivo de Covid-19 –apunta–, se produciría un aislamiento y cierre total del centro penitenciario, con la consecuencias procesales que eso supondría». Por otro, recuerda que, «dado el estado de alarma, que impide salir de casa y mantiene las fronteras cerradas, el riesgo de fuga prácticamente desaparece».

El letrado Simón Lahoz ha logrado esta semana que un juez decretara el excarcelamiento de J. F. T. U., un zaragozano condenado a comienzos de mes a 26 meses de prisión por un delito de estafa y que estaba interno en Murcia. La sentencia ha sido recurrida, pero acusación particular y Fiscalía pidieron que el encausado continuará en prisión provisional hasta que se resuelva el recurso o cumpla la mitad de la pena. El abogado se dirigió hace unos días al juez explicándole que su cliente se encuentra en situación de riesgo, puesto que tiene problemas respiratorios. Y tras ordenar la celebración de una vista rápida por vídeoconferencia, el magistrado decretó este lunes en apenas cinco horas su puesta en libertad.

No tuvo la misma suerte el abogado Luis Nivela, al que hace unos días la Audiencia Provincial de Zaragoza negó la puesta en libertad provisional de un cliente pese a alegar también riesgo de contagio en Zuera.

Por su parte, el sindicato ACAIP recordaba ayer que la prisión aragonesa supera actualmente en número de reclusos a centros como Soto del Real, Topas o Dueñas. «Entendemos que hay que reducir la actividad penitenciaria al mínimo indispensable», indicaba. Aprovechaba también para explicar que usan la misma mascarilla dos días y trasladar su pesar por la muerte de un compañero en Foncalent.

Módulo de seguridad del Servet

Las detenciones que se están produciendo estos días no son elevadas, pero no cabe duda de que suponen un peligro para los policías y los arrestados por el alto riesgo de infección que corren. En unos casos, porque las medidas de protección no son las adecuadas y, en otros, porque el contacto directo es inevitable. En estas circunstancias, muchos policías y guardias civiles están contagiados, aunque se ignora el número exacto de positivos. 

Fuentes policiales explicaron que sería necesario abrir el módulo de seguridad para detenidos del hospitalMiguel Servet para ingresar allí a los sospechosos de coronavirus. Este módulo se usa habitualmente para presos enfermos o pendientes de ser examinados, pero también para arrestados para los que se ha decretado prisión preventiva y que, por diversas circunstancias –pueden estar heridos, por ejemplo– permanecen ahí hasta que se recuperan y luego son llevados a la cárcel. Estos días, a los ingresados se les mete en una habitación que requiere una custodia presencial de dos agentes en cuatro turnos, cuando en el módulo la necesidad de personal es mucho menor.

La última hora del coronavirus en HERALDO.

Etiquetas
Comentarios