Despliega el menú
Zaragoza

coronavirus

Porteros y conserjes, al pie del cañón durante el confinamiento

Se trata de una de las actividades consideradas esenciales en el último Real Decreto aprobado por el Gobierno. La mayoría desinfectan sin descanso y no olvidan el servicio a su comunidad, de la que se sienten un vecino más.

José Manuel Oto es portero desde hace 28 años, en la misma comunidad de Zaragoza.
José Manuel Oto es portero desde hace 28 años, en la misma comunidad de Zaragoza.
Oliver Duch

José Manuel Oto es el encargado de llevarle el pan a una vecina cada varios días. Se lo sabe de memoria: dos barras y una bolsa de molde. También sabe cuáles son las medicinas de otra, enferma crónica, porque se las recoge de la farmacia cuando se le terminan. Y conoce qué periódico le gusta leer a alguna más, porque cada día sube la prensa a quién la precisa. José Manuel es el portero de una comunidad de Zaragoza desde hace 28 años y un puntal en el que se apoyan algunos de sus vecinos desde que se decretó el estado de alarma en España. En especial para los que viven con una silenciosa compañera de piso: la soledad.

"Siempre estamos pendientes de ellos, pero tampoco les agobiamos", recalca Oto. Muchas de las personas mayores que no tienen hijos y disponían de personal de limpieza han visto limitados sus servicios a raíz del confinamiento. "Todos tenían ya mi teléfono, pero cuando aumentaron los casos de coronavirus en el país les entregué la tarjeta de visita para que la tuvieran junto al teléfono, por si acaso", señala este portero. Asegura que una breve conversación es el antídoto para varios de sus vecinos, porque vive en el edificio y se siente uno más de la comunidad.

"La semana pasada una familia me dejó un cartel junto a la basura en el que me agradecían el servicio"
Cartel de agradecimiento a José Manuel Oto, portero, por su servicio durante el confinamiento.
Cartel de agradecimiento a José Manuel Oto, portero, por su servicio durante el confinamiento.
J.M.O.

La mayoría agradece estos gestos, de hecho, a Oto se lo han dicho a través de un mensaje. "La semana pasada una familia me dejó un cartel junto a la basura en el que me agradecían el servicio". José Manuel no dudó en ponerlo en el cristal de su garita, donde alardea del presente. Precisamente, la recogida de las bolsas de desechos es una de las labores en las que más cuidado deben tener, a pesar de que lo hagan con las medidas de prevención necesarias para evitar posibles contagios, en muchos casos adquiridas por su cuenta. "He recuperado una mascarilla que tenía de unas obras y me pongo unos guantes para evitar cualquier tipo de contacto", relata este portero de la capital aragonesa. "Nos jugamos el tipo, también estamos cara a cara y pocos se acuerdan de nosotros", apostilla.

"Nos jugamos el tipo, también estamos cara a cara y pocos se acuerdan de nosotros"

Las faenas de Oto y del resto de porteros, conserjes, personal de limpieza y mantenimiento de la Asociación Sindical de Empleados de Fincas Urbanas de Aragón (AEFU) se han visto modificadas en las últimas semanas. Además de brindar ese apoyo moral y de hacer sus servicios habituales de limpieza, ahora se afanan en desinfectar cada rincón comunitario. Los pasamanos, los buzones, los botones del ascensor, los pulsadores de los rellanos o la puerta de entrada se rinden a su bayeta. También friega el suelo con agua y lejía dos veces al día, por la mañana y por la tarde.

Desde le Colegio de Administradores de Fincas de Aragón se recomendó que los conserjes, porteros, limpiadores, vigilantes, personal de mantenimiento debían "procurar realizar sus labores cotidianas durante las primeras horas del día, cuando el trasiego de personas es menor". Además se apuntó que fuera de ese horario, solo deberían atender "asuntos de carácter urgente contando con todas las precauciones posibles". Algunos asociados a AEFU se han topado con problemas en sus comunidades relacionadas con este último asunto.

En el punto 18 del Real Decreto Ley que aprobó este domingo el Gobierno se establece que no se verán afectados los trabajadores que presten "servicios de limpieza, mantenimiento, reparación de averías urgente y vigilancia". En un comunicado, el Colegio General de Colegios de Administradores de Fincas detalla esas labores son las "actividades que desarrollan los porteros y conserjes de los edificios quienes consecuentemente no están afectados por las nuevas restricciones establecidas", cita el documento firmado por Salvador Díez Lloris, presidente del consejo general. Por esta razón, desde los diferentes colegios de administradores se ha emitido un certificado para cumplimentar en caso de que sea necesario presentarlo ante cuerpos de seguridad.

Desde la junta rectora de AEFU muestran su "malestar" porque ningún estamento público se ha puesto en contacto con ellos para pedirles su punto de vista. "Somos los que estamos en primera línea y en contacto permanente con las personas, además de sus más directos familiares", concluyen.

La actualidad del Covid-19, minuto a minuto.

Toda la información sobre el coronavirus, en HERALDO.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios