Zaragoza
Suscríbete por 1€

coronavirus

El arzobispo de Zaragoza dice que no sería inédito suspender actos de Semana Santa

"No sería una cosa inédita, pero estaremos a lo que digan las instituciones públicas, sobre todo el Gobierno de la nación y en nuestro caso, el Gobierno de Aragón", recalca Vicente Jiménez.

El arzobispo de Zaragoza, Vicente Jiménez, en los pasillos del palacio arzobispal.
El arzobispo de Zaragoza, Vicente Jiménez, en los pasillos del palacio arzobispal.
Francisco Jiménez

El arzobispo de Zaragoza, monseñor Vicente Jiménez, ha manifestado, ante la posibilidad de anular los actos de celebración de la Semana Santa, que acatará las disposiciones de las autoridades sanitarias y ha apuntado que "no sería la primera vez que se han tenido que suspender por otras razones".

"No sería una cosa inédita, pero estaremos a lo que digan las instituciones públicas, sobre todo el Gobierno de la nación y en nuestro caso, el Gobierno de Aragón", para remarcar que se trata de un problema de salud pública "que es lo primero".

A su entender, "habrá que estar un poco a la expectativa porque no sabemos la evolución real o el pico que va a tener la epidemia" y, "en todo caso, la Iglesia colaborará puntual y fielmente con todas las indicaciones tanto del Gobierno de la nación, como del Gobierno de Aragón", ha enfatizado.

El arzobispo de Zaragoza se ha pronunciado así en declaraciones a los medios de comunicación, antes de participar en la entrega del premio 'Comunicar con Valores'. Monseñor Jiménez se ha referido también a la posibilidad de suspender la celebración de la eucaristía y ha incidido en que "seguiremos las indicaciones".

Según ha comentado, se podría plantear su retransmisión a través de internet o por televisión, también celebrarlas en grupos más reducidos. En esta línea, ha apuntado que si suspenden las clases en los colegios, "también habrá que hacerlo con la catequesis".

No obstante, ha considerado que "eso habrá que verlo cuando se produzca el escenario". "No es bueno aventurar, ni crear alarma, ni crear pánico, sino aceptar con serenidad, pero con realismo y con esperanza paciente los acontecimientos", "sin que cunda el miedo ni el pavor".

El arzobispo de Zaragoza ha remarcado que la Iglesia en Aragón ha estado en contacto "desde el primer momento" con las autoridades sanitarias y, en concreto, con la consejería de Sanidad, Pilar Ventura, "para seguir de cerca todas las indicaciones y medidas que nos indicaran" y "las hemos cumplido ya desde el viernes pasado". 

Indicaciones

El prelado ha recordado que la primera medida que se tomó fue informar a los fieles de que no se recomendada tocar, ni se venerar con el contacto físico al Sagrado Pilar, sino que "se haga una inclinación o una reverencia en señal de culto y respeto".

Otras indicaciones son que los sacerdotes cumplan bien las medidas de profilaxis en las manos, que los feligreses guarden las distancias y que no se den la paz con las manos o con abrazos, así como que no se toquen las imágenes.

Sobre la comunión, ha comentado que "no hay criterios claros porque puede contaminar la boca y las manos" y por eso "dejamos libertad" y "lo que interesa es que tanto el que la dé, como el que la reciba se aplique las debidas medidas de limpieza".

El arzobispo de Zaragoza ha explicado que ya transmitió al resto de miembros de la Conferencia Episcopal Española que, en Aragón, "vamos a ver a la Virgen y rezamos con la mirada, mucha gente está sentada en los bancos, no abre los labios, pero está mirando a la Virgen, contemplando, que es una forma de rezar", algo que ha dicho que también se puede hacer con los pasos y otras imágenes.

Por otra parte, monseñor Jiménez ha informado de que los sacerdotes están a disposición de los enfermos que están en sus casas y también para pedir por el eterno descanso de quienes fallecen.

En este punto, ha abogado por rezar y "pedir la ayuda del Señor en esta situación grave", también a la Virgen del Pilar, igual que "nuestros antepasados han acudido en situaciones difíciles al remedio del Señor" y, como dice el refrán "a Dios rogando y con el mazo dando", es decir, "medicina y ciencia, pero también la fe y oración".

"Como arzobispo, quiero que se eleven en las iglesias, en las parroquias, oraciones al Señor" para que "pronto nos veamos liberados de esta epidemia del coronavirus". Por otra parte, ha agradecido "la labor tan ingente que está haciendo la comunidad sanitaria, médicos, enfermeros y enfermeras y voluntarios, que es enorme". 

Sigue la actualidad sobre el coronavirus.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión