Despliega el menú
Zaragoza

tribunales

16 años de cárcel para un entrenador de alevines que abusó de 8 chicos en Zaragoza

Los chavales tenían 11 y 12 años y los hizo pasar uno a uno al vestuario para someterlos a un supuesto reconocimiento médico. El TSJA acaba de confirmar íntegramente la pena que le impuso la Audiencia.

El acusado, entrando a la sala de vistas, cuando fue juzgado en la Audiencia de Zaragoza.
El acusado, entrando a la sala de vistas, cuando fue juzgado en la Audiencia de Zaragoza.
Guillermo Mestre

El Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) acaba de confirmar la condena de 16 años de prisión que hace apenas cuatro meses la Audiencia Provincial impuso al entrenador Antonio Muñoz Rico por abusar de ocho chavales del equipo de fútbol alevín al que entrenaba. El acusado, de 41 años, impugnó el fallo alegando cuatro motivos, entre otros, un error en la valoración de la prueba y la vulneración del principio in dubio pro reo. Sin embargo, los magistrados han desestimado su recurso y dan por buena en su integridad la primera sentencia condenatoria. En cualquier caso, la defensa tiene la posibilidad de recurrir en casación ante el Tribunal Supremo.

Los abusos que se atribuyen a este entrenador zaragozano se produjeron entre finales de enero y comienzos de febrero de 2019, cuando dirigía un equipo de fútbol de alevín preferente del Club Natación Helios. Como refleja la primera sentencia, por entonces, el acusado llevaba solo un mes entrenando a los menores, pero ya se había permitido hacerles «comentarios soeces e inapropiados de contenido sexual».De hecho, les explicó cómo colocarse un preservativo o cómo se mantenían relaciones sexuales. Según indicaron los chicos, el encausado también les habló sobre la masturbación y les ilustró con anécdotas personales.

Fingió ser fisoterapeuta

La primera vez que Antonio Muñoz abusó de uno de sus pupilos fue el 25 de enero de 2019, aprovechando que este llegó antes que el resto al entrenamiento. El hombre les había dicho que era fisoterapeuta –lo que en el juicio quedó acreditado que es mentira–, por lo que, cuando estaba a solas con el chaval, con la excusa de que iba a realizarle un reconocimiento médico, obligó al menor a tumbarse encima de una mesa para hacerle palpaciones y tocamientos sobre la ropa «con la finalidad de satisfacer sus instintos sexuales», según la Audiencia Provincial.

El siguiente viernes, 1 de febrero, el entrenador volvió a hacer lo mismo con otros siete miembros del equipo, ante los que se justificó diciendo que tenía que elaborar fichas sobre sus características físicas y debía comprobar si tenían lesiones, hernias o algún problema de corazón o pulmón. Para ello, fue llamando uno a uno a los chicos y en cuanto entraban al vestuario cerraba la puerta.

Como hiciera unos días antes con otro de los menores, les dijo que tenían que tumbarse sobre una mesa y les sometió a tocamientos: a algunos les quitó solo las prendas superiores, mientras que a otros los dejó en calzoncillos o incluso desnudos. Extrañados, porque nunca antes les habían hecho esto, los chavales contaron lo sucedido a sus padres, que a su vez lo comunicaron al centro, que destituyó inmediatamente al acusado.

En la actualidad y dado que la condena no es firme, AntonioMuñoz sigue entrenando a varios equipos –masculinos y femeninos– de Zaragoza y en alguno de ellos hay menores.

Etiquetas
Comentarios