Despliega el menú
Zaragoza

sucesos

El taxista de Zaragoza agredido por un militar sigue en coma un mes después

Un policía fuera de servicio que presenció los hechos y uno de los porteros de un bar declaran ante la juez que el agresor, que está en libertad provisional, solo propinó un puñetazo.

Imagen de archiva de la entrada al Gran Café Zaragozano, donde se produjeron los hechos el 29 de enero de 2020.
Imagen de archiva de la entrada al Gran Café Zaragozano, donde se produjeron los hechos el 29 de enero de 2020.
ARANZAZU NAVARRO

Los médicos que asisten al taxista Cristian F. S., de 41 años, están intentando despertarlo poco a poco del estado de coma inducido en el que se encuentra desde el pasado 29 de enero, cuando fue agredido de madrugada en plena plaza de España de Zaragoza por un militar del Regimiento de Pontoneros de Monzalbarba. Sin embargo, parece que las gravísimas lesiones cerebrales que presenta la víctima le están impidiendo responder como se esperaba a los estímulos.

El Grupo de Homicidios no ha podido tomar declaración al agredido, ya que quedó aturdido en el suelo y fue trasladado de urgencia al hospital Miguel Servet, donde continúa ingresado en la uci. El agresor, José W. D. P., de 32 años, interceptado por un policía fuera de servicio nada más noquear a la víctima, manifestó en el juzgado de guardia que no recordaba lo ocurrido yfue puesto en libertad provisional.

De ahí que la titular del Juzgado de Instrucción número 2, encargada de las pesquisas, citara ayer a seis testigos de la agresión para tratar de aclarar lo ocurrido. Según ha podido saber HERALDO, además del funcionario del Cuerpo Nacional de Policía que retuvo al militar hasta que llegaron las patrullas del 091, la instructora interrogó a una pareja de amigos que se encontraba a las puertas del Gran Café Zaragozano –de donde parece que salieron agresor y víctima– ytres encargados de seguridad del establecimiento.

El policía que fue testigo de la agresión, destinado en Cataluña, contó que se encontraba a las puertas del bar con un amigo sobre las tres de la madrugada cuando vio salir a cuatro varones "discutiendo acaloradamente". Según el funcionario, uno de ellos presentaba una actitud especialmente agresiva hacia otros dos, por lo que se identificó como policía nacional, le mostró su placa y le pidió que se calmara. Sin embargo, este hombre –al que luego se identificaría como José W. D. P.,– hizo caso omiso a sus indicaciones y siguió increpando a los dos varones –entre los que se encontraba la víctima–.

El agente explicó a la juez que, en un momento dado, el individuo al que había llamado la atención, lanzó un puñetazo en la cara a una las personas con las que discutía y le hizo caer al suelo, donde quedó "paralizado". El testigo se acercó a socorrer al herido y vio que estaba consciente pero no respondía a sus indicaciones, "tenía la respiración muy fuerte y sangraba por la nariz". Acto seguido, con ayuda de uno de los porteros del bar, el policía fuera de servicio redujo al agresor y lo retuvo hasta que llegaron sus compañeros del 091.

Un único golpe en la cabeza

Además de a este policía, la magistrada pudo escuchar ayer las explicaciones de tres empleados de seguridad del Gran Café Zaragozano. Uno de ellos manifestó que estaba controlando una puerta interior, por lo que no se enteró de nada. En cuanto a los dos que se hallaban en el acceso principal, uno señaló que escuchó el jaleo, pero no fue testigo de la agresión. Solo uno de los porteros reconoció haber presenciado el ataque y aseguró que el militar solo lanzó un puñetazo, coincidiendo así con la versión que dio el agente de paisano.

Por último, la instructora del caso interrogó este lunes a un hombre y una mujer que se encontraban en las inmediaciones y que manifestaron que antes de que Cristian F. S. cayera fulminado en el suelo se produjo una agresión previa en la que resultó herido el acompañante del taxista. En su día, esta persona reconoció, efectivamente, que recibió un golpe en la cara que le dejó aturdido. De hecho, dijo no recordar ni quién le había pegado a él ni a su amigo.

Etiquetas
Comentarios