Despliega el menú
Zaragoza

sucesos

El apuñalamiento junto a La Casa del Loco será juzgado como tentativa de asesinato

La Fiscalía pide 10 años de cárcel para el agresor y recuerda que si bien solo dio un navajazo a la víctima, la siguió hasta la puerta del bar para intentar rematarla.

La madrugada del 3 de febrero se produjeron dos graves agresiones en el bar La Casa del Loco de Zaragoza.
La víctima consiguió llegar hasta las puertas del bar La Casa del Loco, en la calle Mayor, donde le prestaron ayuda.
Oliver Duch

La Fiscalía acaba de solicitar una condena de diez años de cárcel por tentativa de asesinato para Francisco José C. C., el joven que en la madrugada de 3 de febrero de 2019 acuchilló a otro a las puertas del bar La Casa del Loco, en la calle Mayor de Zaragoza. Para el ministerio público, la verdadera intención del agresor –detenido ocho días después de los hechos y actualmente en prisión provisional– era acabar con la vida de José Daniel G. N. (19 años). O al menos, dice, asumió la posibilidad de que podía producirse un fatal desenlace, porque no solo le asestó un primer navajazo en el pecho –zona en la que se ubican varios órganos vitales–, sino que lo persiguió con intención de rematarlo.

Afortunadamente, la víctima logró levantarse y llegar hasta las puertas del establecimiento, donde fue auxiliada enseguida por los encargados de seguridad, primero, y por varios agentes de la Policía Local, después. Y la intervención de estos últimos resultó providencial, ya que colocaron un parche torácico oclusivo en la herida al joven acuchillado y lograron salvarle la vida.

En cualquier caso, como recuerda la Fiscalía en su escrito de acusación, ello no evitó a la víctima pasar por el quirófano, porque el filo de la navaja se coló entre la segunda y la tercera costilla y le alcanzó el pulmón izquierdo. De hecho, le provocó un hemoneumotórax y tuvieron que drenarle 700 ml de sangre.

El agente Raúl Gurrea muestra un parche oclusivo como el que salvó la vida al acuchillado.
"Cuando le pusimos el parche en la herida, se le veía el pulmón burbujeando". El agente de la Policía Local Raúl Gurrea mostraba al día siguiente del acuchillamiento el parche torácico oclusivo que colocó a la víctima en la herida. Según este, cuando le asistieron "se le veía el pulmón burbujeando"..
José Miguel Marco

El joven tardó 20 días en recuperarse, cuatro de los cuales los pasó en el hospital Miguel Servet, y le ha quedado como secuela una importante cicatriz. Prácticamente nada, teniendo en cuenta que, como indican los forenses, las lesiones de arma blanca en la zona torácica «son potencialmente mortales». Es más, según estos, de no haber recibido asistencia y tratamiento quirúrgico urgente, el navajazo «hubiera supuesto un grave riesgo vital para el lesionado».

El único procesado

Según las pesquisas policiales, el acuchillamiento se produjo sobre las 5.25 en la esquina de la calle Mayor y la de Diego Dormer, donde el procesado se encontraba acompañado de amigos a los que se llegó a detener como presuntos cooperadores. No en vano, los investigadores mantenían que estos habían acorralado a la víctima mientras el agresor le lanzaba el navajazo. Pese a ello, la Fiscalía no ha presentado finalmente cargos contra ellos.

En cuanto a los motivos que pudieron llevar al encausado a atacar e intentar matar al joven de 19 años, el Ministerio Público cree que lo único que hizo este último fue recoger del suelo un cuchillo.En concreto, el que uno de los dos amigos de Francisco José C. C. le lanzó a este cuando mantenía un enfrentamiento con otras personas ajenas a los hechos.

Etiquetas
Comentarios