Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Los vecinos de la calle Loarre piden soluciones para sus problemas de humedades y olores

Desde hace varios años, los residentes de las parcelas del número 22 al 50 sufren molestias porque sus deterioradas tuberías no están conectadas al colector general.

Calle de Loarre, en Torrero.
Calle de Loarre, en Torrero.
AVV Montes de Torrero

Varios vecinos de la calle Castillo de Loarre, en pleno centro del barrio de Torrero, sufren desde hace cinco años graves problemas de humedades y olores debido al mal estado de sus tuberías de vertido. El problema está focalizado en las parcelas que van desde el número 22 al 50, viviendas que un día pertenecieron a lo que se conocía como Hogar Cristiano. Allí, las tuberías de vertido discurren en paralelo a las fachadas de las casas, y no están conectadas al colector general, lo que, sumado al deterioro y las fugas que sufren, se traduce en grandes molestias para los residentes.

Un lustro después de las primeras denuncias, la Asociación Vecinal Montes de Torrero vuelve a reclamar una solución y busca poder concertar una reunión con la concejalía de Infraestructuras y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Zaragoza. “Queremos que, de una vez, se tomen cartas en el asunto. Las aceras se están inclinando y el agua de lluvia y de riego también va hacia las fachadas”, comenta Joaquín Salvador, miembro del colectivo vecinal. Tampoco las raíces de los árboles se están librando de los efectos del agua y los adoquines que los rodean han comenzado a deteriorarse.

El particular “calvario” de estos vecinos comenzó en 2015, cuando Ecociudad les comunicó que tenían que acometer una obra para sacar el conducto de saneamiento de las aceras al colector central de la calle.La sociedad presupuestó en 6.000 euros por parcela el coste de la actuación, aunque finalmente, se planteó la posibilidad de compartir gastos cada dos viviendas para que el desembolso fuera menor. No obstante, todavía no se ha llevado a cabo ningún trabajo, y la asociación a la que los vecinos acudieron para buscar asesoramiento reclama de nuevo una solución. “Lo que siempre se ha planteado es que el Ayuntamiento hiciera la obra y luego pasara el cargo correspondiente a cada parcela, pero para eso se tiene que ejecutar”, añade Salvador.

La asociación de vecinos quiere reunirse con el consistorio para tratar el tema, aunque por el momento, sus solicitudes no han obtenido respuesta. “Hemos solicitado una reunión con Infraestructuras a través de la Junta de Distrito y hemos mandado varios correos electrónicos”, lamentan. Y es que, poco antes de las elecciones del pasado mes de mayo, el anterior equipo de gobierno les presentó un proyecto de reforma integral de la calle en el que se contemplaba la conexión del vertido al colector general. “Queremos saber si ese proyecto se va a retomar o, que al menos, el trozo de calle en el que están las parcelas se arregle”, señala Salvador.

El consistorio, por su parte, asegura que ese supuesto proyecto carece de consistencia, y garantiza que está en disposición de facilitar la conexión de estos vecinos al colector municipal. Fuentes municipales explican que, para ello, los vecinos tienen que presentar su proyecto y asumir los costes de su ejecución ellos mismos, ya que las acometidas que va desde las viviendas hasta el colector municipal son particulares. “Si plantean conectarse al colector municipal, presentan su proyecto y este cumple con la normativa, se tramitará sin problemas”, señalan.

Según comentan los vecinos, estas parcelas, que datan de la década de los 60, son las únicas que tienen este problema. Las de su alrededor sí que fueron conectadas al colector general cuando se llevó a cabo el arreglo de las calles colindantes.

Además, el de las humedades no es el único problema al que los residentes de esta zona han tenido que hacer frente en los últimos años. Hace aproximadamente un año y medio, los vecinos registraron varios robos en sus parcelas. Al parecer, los cacos accedieron a las viviendas ayudados por las farolas y las palomillas eléctricas de las fachadas. A raíz de esto, los vecinos solicitaron en una comisión de urbanismo que cambiaran la ubicación de las farolas que, desde hace un par de meses, ya están situadas en las aceras.

Etiquetas
Comentarios