Despliega el menú
Aragón

medio ambiente

Un refugio para proteger a ranas y sapos a las puertas de Puerto Venecia

Los anfibios son las especies que se extinguen a mayor velocidad en todo el planeta, también en Zaragoza. El Ayuntamiento ha construido una balsa en los Montes de Torrero para preservarlas. 

Ismael Sanz y Montse Hernández, junto a la balsa de anfibios de los Montes de Torrero.
Ismael Sanz y Montse Hernández, junto a la balsa de anfibios de los Montes de Torrero.
Guillermo Mestre

“La rana común ya no es tan común”. Con esta frase explican quienes saben del tema la situación de todos los anfibios autóctonos. Son especies en clara regresión en Zaragoza, en Aragón, en España y en el mundo entero, debido fundamentalmente a las especies invasoras que hacen de depredadoras. Por eso, el proyecto Sos Anfibios Aragón trata de crear refugios para estos animales en nuestra Comunidad. Se han creado 15 balsas protegidas, la mayoría de ellas en Zaragoza, en las que se favorece la proliferación de sapos, ranas y tritones autóctonos.

El último de ellos lo ha creado el Ayuntamiento de Zaragoza en los Montes de Torrero, dentro de su Plan de Infraestructura Verde. Curiosamente, este refugio natural aislado de los peligros de las especies invasoras se encuentra a escasos metros del centro comercial Puerto Venecia, uno de los lugares más transitados de la ciudad y de su entorno. Allí se ha creado una pequeña balsa que ya ha dado sus frutos, con larvas y primeros ejemplares de especies como la rana común, el sapo corredor y el tritón. Curiosamente, en una de las últimas inspecciones, este mismo mes de diciembre, se detectó un ejemplar de este último anfibio, algo totalmente extraño para esta época del año.

El objetivo del proyecto es dotar de balsas a una zona en la que es difícil encontrar puntos de agua. Y los que hay, están dominados por especies invasoras como el cangrejo americano, el sirulo o distintos peces carnívoros que acaban por exterminar a los anfibios locales. “La masa forestal de Zaragoza carece de puntos de agua, y esto es una ayuda para el trabajo con el que intentamos renaturalizar el bosque”, señala Montse Hernández, jefa de sección de Gestión Forestal del Ayuntamiento de Zaragoza.

Ismael Sanz, coordinador del proyecto Sos Anfibios Aragón, advierte de que estas especies “están en regresión total en todo el planeta”, ya que son las que se están extinguiendo “a más velocidad en el mundo”. Por eso, con estas balsas se intenta que “sobrevivan de forma natural”. Para ello, en el caso de Puerto Venecia se han instalado filtros para que el agua que llega de un depósito cercano (abastecido por el Canal Imperial) lo haga sin larvas de especies invasoras. Y además se ha instalado una valla para evitar que entren los perros, que usaban la balsa para refrescarse.

Sanz considera que será necesario introducir larvas en la balsa durante los dos o tres primeros años, y que después las poblaciones de ranas y sapos podrán sobrevivir de forma independiente. “Las especies que ya han criado volverán, porque ya han hecho de esta su charca”, señala este experto.

Los anfibios, no obstante, no se quedan estancados en estas zonas, sino que “se mueven por el monte”, por lo que los impulsores de este proyecto consideran que este tipo de balsas pueden ayudar a que los sapos y las ranas “progresen de nuevo en el medio natural” y que la población sea “más abundante” en el futuro.

Etiquetas
Comentarios