Despliega el menú
Zaragoza

mascotas

¿Qué hacer con tu mascota en Navidades? De las residencias al 'airbnb' para perros

Empieza uno de los periodos del año en los que más se busca con quién dejar a los animales domésticos. A los centros tradicionales se han sumado estos años aplicaciones móviles que ponen en contacto a propietarios y cuidadores que los acogen en su casa.

En Navidades muchas familias buscan un hogar temporal para sus mascotas.
Neus, una bulldog francés cuyos propietarios cuidan a otros perros a través de la app Gudog.
 

Pilar vive en Madrid pero pasa esta Nochebuena con su familia en Zaragoza. Viajan con Toby, un 'fox terrier' que se alojará con ella y su marido en el hotel, mientras los pequeños se quedan en casa de sus primos, pero necesitan más ayuda. "El hotel admite mascotas, pero si te vas el rato de la tarde a cenar o a comer el día de Navidad a un restaurante no puedes llevarlo y no puedes dejarlo solo en la habitación", explica. Hasta ahora, en vacaciones había recurrido a alguna residencia o a anuncios por internet,pero este año va a probar otra fórmula, una plataforma por internet a través de la que ha encontrado una cuidadora, Samantha, en Valdefierro, cerca de su familia, para tenerlo durante el día. "Por la noche nos lo llevamos al hotel a dormir".

A la oferta de residencias caninas se han sumado este tipo de plataformas que median con particulares que se ofrecen a sacar a pasear y hacerse cargo de mascotas. Se trata de un sistema similar a Airbnb, pero en el que el alojamiento en casas se ofrece a perros, en lugar de a personas. Hay varias de ellas, pero en este caso Pilar se ha decidido por Gudog, de origen español. Esta aplicación  "surgió por una necesidad de mi socia, Loly Garrido, que no podía sacar a su perro a pasear", explica uno de sus fundadores, Javier Cuevas. "Empezamos con la idea de una plataforma de paseadores de perros porque en 2012 no había nada fiable. Era el 'boom' de Airbnb y dijimos 'por qué no dejamos que los paseadores alojen al perro en casa'". El pago se hace a través de la app, que se queda una comisión por gestión. Cuevas reconoce que Navidad, Semana Santa y verano son los momentos que más se buscan cuidadores. En Navidades "la media es un servicio de alojamiento de tres noches, un fin de semana largo o un puente".

Entrenamiento canino
Entrenamiento canino en la residencia Las Jaras.
Las Jaras

En las residencias caninas también es temporada alta, pero nada que ver con el verano, la época en la que más necesidad hay de buscar un hogar temporal para las mascotas y por más tiempo. "En Semana Santa y en el pasado puente todo el mundo se va de vacaciones. Ahora lo celebran en casa", reconoce Miguel Yzuel, director veterinario de la residencia canina Las Jaras de Zaragoza. Pero también quienes se quedan necesitan acudir a sus servicios, por ejemplo, en Fin de Año. "Hay gente que vive aquí, pero deja el perro en Nochevieja porque va a salir y cuando vuelve a casa no tiene ganas de sacarlo a pasear", afirma.

Entre los clientes que acuden a una residencia cuando necesitan ayuda temporal con su mascota hay desde parejas con niños a los que les han regalado un perro y tienen que salir de viaje a matrimonios mayores que se han hecho cargo del perro de un hijo que se ha casado y no se lo ha llevado o jubilados que no pueden llevárselo cuando se van a un viajes del Imserso, explica Yzuel. En el caso de las ciudades se prefieren perros de razas pequeñas porque "es más cómodo o uno mediado de unos 10 o 12 kilos". En la residencia ofrecen principalmente servicios de transporte, alojamiento y peluquería, pero también adiestramiento, entre otros.

Mascotas con un cuidador.
Mascotas con un cuidador.
Heraldo.es

A través de la aplicación móvil Gudog se puede contactar con un cuidador en una zona concreta, ver fotos de su casa y comentarios de otros usuarios. Se da cobertura veterinaria a la mascota. En Zaragoza hay un centenar de cuidadores registrados, en su mayoría jóvenes y con perro. Entre ellos, Pablo y Tania, una pareja de recién casados que viven con su bulldog francés Neus, que el año pasado llevó los anillos de su boda al altar. "Siempre hemos tenido perros. Yo trabajo por la noche y por el día me dije que algo tenía que hacer", explica Pablo. Advierte que "te tiene que gustar mucho" y eso que en su caso (cruza los dedos) nunca ha tenido que llevar a ninguno de sus inquilinos al veterinario. Y los daños en casa no han pasado de algún rasguño en un rodapié. "No te da para vivir, ni de lejos, pero sí puede ser un ingreso extra". Las tarifas están publicadas en la página web y suelen fijarse a partir de 15 euros.

"Tú en realidad no conoces a los perros, qué carácter tienen, si tienen ansiedad…", explica. Tras su experiencia estos últimos dos años "comprendimos que la primera noche es la más complicada", pero si el perro que viene está socializado se calma, afirma. Lo que le gusta es proporcionar un "ambiente familiar" a las mascotas. Reconoce que "es mucha responsabilidad" por eso se está formando y está estudiando un curso de auxiliar de veterinaria. "Tienes que tener conocimientos básicos de primer auxilios", aconseja a quienes puedan estar interesados.

Toby pasará esta Navidad en casa de una cuidadora.
Toby pasará esta Navidad con una cuidadora.
Heraldo.es

"El mío es un poco nervioso pero es obediente con nosotros. Se asusta con los petardos. Por eso he pedido a mi cuidadora Samantha que lo lleve atado y no lo suelte", explica Pilar antes de entregar a Toby. Le gusta poder leer referencias de otros propietarios, pagar a través de la aplicación, que la casa tenga terraza y que haya otro perro. "Más entretenido estará al haber otro animal", confiesa. Samantha, estudiante de 23 años, afirma que empezó "como cualquier estudiante en verano para sacarme un dinero extra" pero ha seguido durante el curso porque le ha gustado la experiencia. Y los perros. Ella tiene un pastor catalán.

Críticas pidiendo más regulación

El nuevo modelo de negocio ha llegado con críticas desde el sector tradicional, que pide una mayor regulación, como ha ocurrido con los hoteles y las plataformas de alojamientos particulares como Airbnb y el del taxi con Uber y Cabify. "Para cuidar un perro tienes que tener instalaciones adecuadas. Porque te gusten mucho los perros no puedes ser canguro de perros", critica Yzuel, que también es portavoz de la Asociación aragonesa de centros caninos (AACC), que completan los centros zaragozanos de Dog Garden, Don Perro, Usurbe, Happy Dogs y Los Rosales en Huesca. Desde Gudog explican que cada uno tiene su sitio ya que "muchas de las residencias caninas son también centros de educación y criaderos, servicios que nosotros no hacemos".

Gudog se ha fusionado este año con la irlandesa Housemydog, fundada por los hermanos Timothy y James McElroy, ampliando su presencia en Europa, donde trabajan desde sus inicios. "Creo que tenemos mucho recorrido", afirma su fundador en España. Entre los factores que van a favor del sector destaca que cada vez "la gente tiene menos hijos y más mascotas" y que gracias al turismo de bajo coste "viaja más".   

En ello coinciden desde las residencias caninas. Desde la asociación que las agrupa en Aragón se afirma que el sector "va en aumento" y, el perro sigue siendo la mascota preferida.

 

Etiquetas
Comentarios