Despliega el menú
Zaragoza

Ayuntamiento de Zaragoza

El PSOE pide una comisión sobre la nueva Romareda y el gobierno votará en contra

La propuesta, que se debatirá en el pleno de este viernes, eleva las discrepancias entre los socialistas y PP-Cs sobre la gestión de la operación del campo de fútbol.

Imagen aérea de La Romareda
Vista del campo de fútbol de La Romareda.
HA

El propósito del alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, de lograr que la reforma del campo de fútbol sea un proyecto consensuado, sobre todo con el PSOE, se complica. La decisión de los socialistas de presentar una moción al próximo pleno municipal en la que se solicita la creación de una comisión de estudio sobre el proyecto ha suscitado un gran malestar en los partidos de la coalición de gobierno hasta el punto de que PP y Cs anunciaron ayer su voto en contra. En principio, con el apoyo de Vox impedirán que prospere la iniciativa.

La propuesta del PSOE pretende impulsar una comisión especial, una figura prevista por el reglamento por ejemplo para las comisiones de investigación. Este hecho ha generado un gran malestar en el gobierno, que ya se había comprometido a crear una comisión de seguimiento.

Este nuevo organismo pretende evaluar alternativas a la reforma, soluciones constructivas, costes y mecanismos de financiación, modelos de gestión y explotación, estudios de movilidad, compatibilidad con otros usos... La comisión, que se debería constituir en la primera quincena de diciembre, podría requerir la presencia de expertos o de personal municipal. Asimismo, como establece el reglamento, debería elevar sus conclusiones al pleno.

En la junta de portavoces, el gobierno PP-Cs, al igual que Vox, ya anunció su voto en contra, sin dar margen a una transacción. Por eso, salvo sorpresas, la moción fracasará. Está por ver si en los próximos días, antes del pleno del viernes, hay un acercamiento con los socialistas para abrir una vía de entendimiento.

Pero al margen del futuro de la moción, su mera presentación y la respuesta del gobierno evidencian que las vías para lograr un proyecto consensuado siguen sin concretarse y que la desconfianza entre los partidos crece. Hay que tener en cuenta que hasta ahora para PP-Cs era imprescindible el respaldo del PSOE, no tanto por cuestiones numéricas, sino para evitar que la polémica política lastre la operación, como ocurrió en el pasado, y para lograr también la colaboración de la DGA. De momento, el alcalde y la portavoz socialista, Pilar Alegría, mantuvieron recientemente una reunión para hablar del estadio sin lograr avances.

Distintos responsables del gobierno han manifestado en los últimos días que el PSOE quiere retrasar el proyecto de estadio para que no fructifique en la presente corporación. Por otro lado, en el PSOE sostuvieron que PP-Cs no quiere "transparencia", aunque reiteraron su compromiso con la reforma del campo. Y recuerdan que se convocó una comisión similar para aplicar mejoras en el rastro, cuando la Romareda es un proyecto "de mayor enjundia".

Etiquetas
Comentarios