Despliega el menú
Zaragoza

Nueva Romareda

La izquierda expresa sus dudas sobre el plan de Azcón para impulsar el estadio

El pleno decidirá mañana sobre el convenio para reformar la Romareda y su concesión al club durante 75 años.

REAL ZARAGOZA ROMAREDA LLENA /ENVUELO
Vista aérea del campo de fútbol de La Romareda, en Zaragoza.
En Vuelo

Los grupos de izquierdas velan armas sobre el desarrollo del proyecto de reforma de La Romareda. A un día de que el pleno se posicione sobre el futuro del estadio, crecen los reparos de PSOE, ZEC y Podemos-Equo mientras el gobierno mantiene su exigencia de que la reforma debe gozar de un amplio consenso, que vaya más allá de la mayoría de PP, Cs y Vox, lo que implica sobre todo a los socialistas.

El pleno decidirá este jueves si se inician los trámites para redactar los pliegos de condiciones que regirán la concesión del estadio al Real Zaragoza. El Ayuntamiento está dispuesto a ceder La Romareda durante 75 años a cambio de que el club pague durante ese periodo el coste de la reforma. Será la primera vez que los partidos voten sobre el plan del alcalde, Jorge Azcón, para el futuro del estadio de fútbol.

La posición clave es la del PSOE, que siempre ha sido favorable a la reforma del estadio. De hecho es una promesa electoral de su líder, Pilar Alegría. Desde el gobierno PP-Cs se habla incluso de renunciar al proyecto del estadio si no se cuenta con el apoyo de los socialistas, tanto en el Ayuntamiento como en la DGA.

El PSOE ha decidido no posicionarse formalmente hasta hoy, pero en los últimos días ha manifestado "dudas" respecto al convenio y al proyecto de reforma, del que todavía se desconocen su coste, sus plazos y su modelo de financiación. También hay malestar por la decisión de Azcón de llevar al pleno de mañana, a 10 días de las elecciones, la votación sobre el convenio. Los socialistas centran sus quejas en las "prisas" del gobierno "con un proyecto del que todavía no se sabe nada".

ZEC no avanzó qué votará en el pleno, más allá de anunciar una moción en la que se solicitará que el proyecto no sea prioritario mientras se planteen "recortes" en otros ámbitos. Pero la posición crítica de su portavoz, Pedro Santisteve, permite avanzar que la formación de izquierdas está muy lejos de la operación.

De momento, Santisteve criticó "la falta de transparencia" que a su juicio rodea a este proyecto y exigió "un debate ciudadano" para concretar qué se debe hacer. Exigió una comisión de seguimiento del convenio en la que estén representados todos los grupos. Señaló que el proyecto precisa de mayor implicación de otras instituciones que la manifestada hasta ahora, puso en duda que haya "un beneficiario único" del estadio y calificó de "barbaridad" el plazo de 75 años.

La cuestión del plazo fue también cuestionada por Podemos-Equo, que calificó el convenio marco de "brindis al sol". La formación morada expresó su apoyo a llegar a acuerdos con el club o la reforma del estadio, siempre que siga siendo público. Pero fuentes del grupo municipal indicaron que "hay muchas cosas que no están claras" y que el compromiso del Real Zaragoza con el proyecto "es mínimo".

Etiquetas
Comentarios