Despliega el menú
Real Zaragoza

Real Zaragoza

Los espejos de la futura Romareda

Varios equipos reformaron o reformarán sus estadios sin dejar de usarlos. El modelo de financiación varía en cada caso.

Anoeta, Carranza, Mendizorroza y Balaídos, cuatro ejemplos de renovaciones integrales en estadios municipales.
Anoeta, Carranza, Mendizorroza y Balaídos, cuatro ejemplos de renovaciones integrales en estadios municipales.
HERALDO

Un nuevo recinto manteniendo su actual ubicación. Ese es el punto de partida para el futuro estadio de La Romareda, un proyecto del que por el momento se sabe más bien poco. Sí ha trascendido que el coste final lo afrontará el Real Zaragoza mediante el abono de una aportación anual y un canon por su disfrute durante 75 temporadas. Así se acordó en el convenio que rubricó el mes pasado junto al Ayuntamiento de la capital aragonesa. Este último se encargará del diseño y de encontrar el modelo de financiación de los alrededor de 70 millones que se calcula se invertirá en las obras. Un desembolso con el que se modernizará una instalación municipal cuyo estado y tamaño actuales no solo lastran el crecimiento de la masa social del club, que ya no puede comercializar abonos y entradas de bajo coste por la sencilla razón de que no quedan asientos libres en las zonas más asequibles, sino que además impiden que la ciudad disfrute de un espacio en el que acoger eventos deportivos y culturales de calado. Lejos quedan las citas internacionales de la Selección (la última, ante Grecia, tuvo lugar en 2004, y los grandes conciertos, como los ofrecidos por Metallica (2004) o Michael Jackson (1996). Pese a su privilegiada ubicación entre Cataluña, País Vasco, Madrid y Comunidad Valenciana, Zaragoza lleva 23 años sin acoger una final de Copa del Rey. Los equipos de las citadas comunidades acumulan desde entonces abundantes participaciones en el partido decisivo del torneo, una oportunidad de la que la ciudad no se ha podido beneficiar como consecuencia de la falta de consenso.

A falta de conocer los pormenores del futuro proyecto, el planteamiento es que la venerable anciana pierda una a una sus tribunas y fondos y que al mismo tiempo se vayan levantando los nuevos hasta sumar unos 45.000 asientos. Reubicando a los aficionados afectados en cada momento se podrán seguir disputando partidos en el coliseo blanquillo. Varios equipos españoles han pasado o pasarán por el mismo trago, cada uno con sus particularidades, tanto en coste y financiación como en lo que a proyecto arquitectónico se refiere. Siete de esas iniciativas pueden servir de espejo a la futura Romareda.

Maximizar ingresos

Pero no solo la forma de afrontar las obras son aspectos en los que conviene fijarse. Los distintos clubes españoles que han metido la piqueta en sus hogares han aprovechado la coyuntura (o lo harán) para aumentar las vías de ingresos, sobre todo a través de la comercialización de palcos para empresas, el uso de espacios comerciales y hosteleros en los bajos de los recintos o el alquiler de salas para congresos. Otra vía es el ‘naming’, que consiste en renombrar el estadio con la marca comercial de una empresa a cambio de un buen pellizco. La Real Sociedad ingresará 10 millones tras llegar a un acuerdo por seis años con una aseguradora.

Recreación aérea del estadio de Balaídos a su conclusión
1

Vigo: Balaídos muta para "entrar en el siglo XXI"

Propiedad del Ayuntamiento de Vigo, la obra de reforma de Balaídos, de unos 30 millones de euros, la sufragan a partes iguales el Consistorio y la Diputación de Pontevedra, mientras que el Celta aporta apenas dos millones. En el convenio firmado se acordó que, en caso de que a la obra se sumasen como inversores otras entidades, el gasto se reducirá proporcionalmente entre las partes involucradas. Las obras en el hogar celeste se encuentran en estos momentos en su ecuador con el mismo método que se busca para la capital aragonesa: sustituyendo cada una de las anticuadas gradas por otras nuevas hasta alcanzar una capacidad de 31.500 espectadores.
Abel Caballero, el alcalde socialista de Vigo, destacó que se trata de un proyecto de ciudad para «entrar en el siglo XXI».

Este será el aspecto de Mendizorroza una vez concluyan las obras de ampliación y mejora de sus instalaciones.
2

Vitoria: crecer económica y deportivamente en Mendizorroza

El Alavés tiene un ambicioso proyecto deportivo, pero también económico, para el que cuenta con la ampliación y mejora de las instalaciones de su feudo, Mendizorroza. Las butacas disponibles del campo municipal pasarán de las 19.800 actuales a alrededor de 27.000. El club, que vio de cerca la desaparición durante su transcurso por 2ªB, puede ahora abonar 33 de los 55 millones de la cimentación y elevación de los graderíos, la retirada de columnas y la extensión de un nuevo tejado. Los 22 millones que restan para financiar los trabajos saldrán de las tres instituciones implicadas:Ayuntamiento, Diputación y Gobierno autonómico. Los babazorros confían en generar hasta 12 millones anuales a través de la comercialización de palcos privados y la acogida de eventos y congresos.

San Mamés, estadio del Athletic club.
3

San Mamés, el tercer museo de Bilbao

El estadio con el que toda la España futbolera suspira y el ejemplo de colaboración público-privada que busca el alcalde de Zaragoza. Propiedad de la sociedad mixta San Mamés Barria, compuesta por el Athletic, Kutxabank, el Ayuntamiento, la Diputación de Vizcaya y el Gobierno vasco, su construcción en un solar anexo al viejo San Mamés (la ubicación de uno de los fondos del anterior estadio coincide con una de las gradas del nuevo) costó 173 millones, muy lejos de los números que se pueden permitir Zaragoza. En cada partido de la próxima Eurocopa dará cobijo a 53.289 aficionados.
En su reciente visita, Azcón destacó de él que es «un motor económico para la ciudad» y «un pequeño palacio de congresos», así como «el tercer museo más visitado de Bilbao».

Anoeta, estadio de la Real Sociedad.
4

San Sebastián: Anoeta dice adiós a las frías pistas de atletismo

El ‘txuri-urdin’ es otro estadio de titularidad municipal, inaugurado en 1993 y recién reformado para llegar hasta las 39.500 butacas. Es quizá el ejemplo que más encaja con las pretensiones zaragozanas, también en precio: 73 millones. De ellos, diez proceden del Gobierno vasco y 4 de la Diputación guipuzcoana. El Ayuntamiento adelanta el resto y el club afrontará los costes a plazos. Los donostiarras han demolido los dos fondos para dar paso a otros nuevos, eliminado las pistas de atletismo y acercando al terreno de juego los graderíos, completamente a salvo de la lluvia gracias a una moderna cubierta. Como resultado, un recinto prácticamente nuevo y de primer orden, de una capacidad algo inferior a la que se busca en la capital aragonesa. La atmósfera que se consigue en el nuevo Anoeta es realmente envidiable.

Así lucirá el Sadar pamplonica tras la reforma.
5

Pamplona: los navarros levantan un ‘muro’ en El Sadar

El Osasuna ampliará hasta los 24.000 asientos el graderío de su campo, propiedad del Gobierno autonómico después de adquirirlo en 2014 a cambio de la dación en pago de la deuda del club con la Hacienda foral. El proyecto, conocido como ‘muro rojo’ contempla levantar un nuevo anillo sobre los ya existentes. El conjunto navarro invertirá 16 millones tras conseguir un aval por parte del Ejecutivo regional. Con esa cantidad modernizará los interiores de la infraestructura, la cubrirá para protegerla del frío y del viento y generará un entorno más cerrado para potenciar la acústica interior y proteger del sonido los bloques de edificios cercanos. Los operarios ya han empezado a acometer algunas intervenciones básicas y la pretensión es concluir la obra en 2020.

El Molinón de Gijón
6

Gijón: locales comerciales en los bajos de El Molinón

El recinto gijonés es el más antiguo de España. En 2011 concluyó una actualización parcial en la que se aseguraron los cimientos y se elevaron algunas de las gradas para poder dar cabida a 30.000 espectadores. La obra costó 37 millones, de los que 16 se cargaron a los presupuestos de la ciudad, la propietaria. Para sufragar el resto de la obra se recurrió a la licitación a largo plazo de locales comerciales bajo las tribunas, una posibilidad que se ve con buenos ojos a orillas del Ebro y que en la ciudad asturiana da buen resultado. Sin embargo, el hecho de no derribar El Molinón para empezarlo de cero está generando ahora problemas estructurales en forma de filtraciones de agua y goteras.

Ramón de Carranza
7

Cádiz: un Carranza para 2ªB, Segunda y lo que esté por llegar

Cádiz inauguró en 2012 su nuevo Ramón de Carranza. El coliseo de la Tacita de plata perdió sus gradas una a una para dar paso a las nuevas. También vio crecer un hotel anexo y una gran visera en su tribuna de preferencia. El campo da cobijo a unos 23.000 aficionados y, ahora que el club amarillo aspira a regresar a Primera División, algunas voces piden una ampliación del aforo. Se trata de una infraestructura municipal y en cuya reforma, que ascendió a 71 millones de euros, el conjunto amarillo no invirtió euro alguno. La entrega de las obras coincidió con su periplo por Segunda B y  un momento institucional más que complicado.

RCDE Stadium
8

RCDE Stadium: más que un campo de fútbol

A diferencia del resto, el del Espanyol es un estadio de nueva planta. No solo es un campo de fútbol con una capacidad cercana a la que se desea para la futura Romareda, sino que en su interior se han celebrado festivales de música y conciertos de primer nivel (Rammstein, Black Eyed Peas, Ozuna...). También ha acogido la competición Nitro Circus, que congrega a los mejores atletas internacionales de modalidades como BMX, FMX, skate y scooter. La Liga designó el coliseo perico como sede para la celebración de su 90 aniversario en mayo, dos meses antes de que se congregasen miles de fans del hip hop en el evento de rap improvisado más importante en español y en el que se dejó ver el exzaragocista Borja Iglesias. El fútbol base también ha sido protagonista en el estadio catalán, sede de la Danone Cup, competición que congrega a jugadores (y familiares) de veinte países. Hasta ha acogido actos de los testigos de Jehová.
Otras ciudades han puesto sus estadios a disposición de finales de fútbol femenino, torneos con gran arrastre de público como la Copa de España de rugby o las finales europeas de este deporte, que dejaron en Bilbao un impacto económico de 30 millones. El flamante San Mamés acoge congresos y a diario abre las puertas del restaurante de sus bajos. En la captación de ingresos extraordinarios todo es cuestión de ingenio, voluntad y capacidad.

Etiquetas
Comentarios