Despliega el menú
Zaragoza

Medio Ambiente

Contra los enemigos de los árboles

El Ayuntamiento de Zaragoza llevó a cabo un tratamiento urgente para eliminar una plaga de escarabajo picudo rojo en alrededor de 25 palmeras del Parque Grande.

Operarios de Parques y Jardines eliminan la plaga de picudo de las palmeras del Parque Grande.
Operarios de Parques y Jardines eliminan la plaga de picudo de las palmeras del Parque Grande.
Ayuntamiento de Zaragoza

Aunque forman parte del paisaje habitual de los espacios naturales y no suelen representar ninguna inconveniencia –excepto para quienes sufran de entomofobia–, hay algunos insectos que acaban convirtiéndose en una plaga que puede suponer un problema de sanidad vegetal y, en ocasiones, de salud pública. Para luchar contra este asunto y al mismo tiempo minimizar todo lo posible el uso de productos químicos, el servicio de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Zaragoza debe desplegar todas sus armas, como la suelta de enemigos naturales o la colocación de trampas de feromonas.

Un ejemplar de picudo rojo.
Un ejemplar de picudo rojo.
Ayuntamiento de Zaragoza

A pesar de que seis veces al año se lleva a cabo un tratamiento biológico preventivo, una especie de llamativo escarabajo de color rojo y negro logró colarse hace un par de semanas en algunas palmeras del Parque Grande José Antonio Labordeta. Se trata del picudo rojo, que puede llegar a medir hasta cuatro centímetros y se extiende rápidamente provocando importantes afecciones o incluso la muerte de los ejemplares en los que se asienta. La causa de su aparición la tienen probablemente las palmeras afectadas que se encuentran alrededor de la zona pero que no son propiedad municipal, y que, según cuenta Amalia Barnola, jefa de la Unidad de Gestión del Arbolado Urbano de Zaragoza, son unos "focos importantes".

Para paliar sus efectos y salvar las palmeras a las que atacó el picudo, el servicio de Parques y Jardines tuvo que poner en marcha un tratamiento de urgencia. Se actuó sobre unas 25 o 30 palmeras ubicadas en la plaza de la Princesa y en el Jardín Botánico, saneando las partes afectadas mediante cirugía y aplicando después y como último recurso un producto químico autorizado por el Ministerio de Agricultura.

El tratamiento biológico preventivo se había realizado, como siempre, sobre las 500 palmeras municipales de la especie a la que ataca este insecto, la Phoenix canariensis. Pero no fue suficiente. "Necesitamos que los demás propietarios hagan lo mismo", explican desde Parques y Jardines.

El picudo se mueve por las temperaturas, por lo que esperan que cuando se haga el siguiente monitoreo el vuelo del insecto ya haya terminado y sea el momento de podar las hojas de las palmeras. Siempre se espera al invierno, como recomienda el Gobierno de Aragón, porque las palmeras emiten por las heridas de poda una sustancia volátil que actúa como atrayente.

Otras plagas se convierten además en un problema de sanidad pública porque no solo afectan a la vegetación, sino también al ser humano y a los animales. En este caso, las más habituales en Zaragoza son la Galeruca del olmo y la procesionaria, esta última la que "por excelencia genera más alarma social", a menudo desproporcionada.

Molesta pero inofensiva, la galeruca puede llegar a invadir viviendas de manera "bastante explosiva". "Una vez infestó un colegio y se llegó a meter dentro de las taquillas donde los alumnos guardaban sus abrigos", recuerda Barnola. No obstante, en cuanto se detecta su presencia se aplica un tratamiento por endoterapia, inyectando un producto en los troncos de los olmos, que es muy efectivo.

Las orugas de la procesionaria, sin embargo, tienen un efecto urticante, por lo que no se deben tocar ni dejar a las mascotas acercarse. El Ministerio de Agricultura limitó el uso del producto ecológico que se usaba hasta ahora a modo de prevención y no se ha podido utilizar en los árboles de la vía pública en esta campaña. Aun así, Parques y Jardines asegura que los controles de vuelo realizados en colaboración con la Universidad de Zaragoza indican que no será un año complicado.

Etiquetas
Comentarios