Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

El Ayuntamiento plantará casi 400 árboles antes de fin de año como "medida urgente"

El gobierno PP-Cs actuará en los parques Miraflores y Pignatelli y en la calle de Melilla, zonas que se vieron muy afectadas por las fuertes tormentas del verano pasado.

Varios operarios plantan una palmera en el parque Miraflores, este jueves.
Varios operarios plantan una palmera en el parque Miraflores, este jueves.
Guillermo Mestre

El Ayuntamiento de Zaragoza, a través del Servicio de Parques y Jardines, ha iniciado la mañana de este jueves en el parque Miraflores la plantación de más de 370 árboles que llevará a cabo como "medida de urgencia" antes de fin de año. Se actuará en las zonas de la ciudad que se vieron más afectadas durante las fuertes tormentas vividas en julio de 2018, concretamente en los parques Miraflores, Pignatelli y La Granja y en una zona verde de la calle de Melilla. La concejal de Servicios Públicos, Natalia Chueca, ha anunciado que estos árboles se sumarán a los 3.000 que se prevé plantar en 2020 en los alcorques vacíos de la ciudad y ha acusado a la anterior corporación de Zaragoza en Común de centrarse en "conflictos ideológicos" y no ocuparse "de lo que realmente es prioridad de los zaragozanos". 

La responsable del área ha asegurado que esta es, junto al plan de poda que se inició en verano y que todavía se está acometiendo, una de las medidas de "máxima urgencia" que el gobierno PP-Cs está llevando a cabo a razón de la situación que encontraron al llegar al Ayuntamiento. Se van a plantar ejemplares de unas 50 especies diferentes, "las más adecuadas a cada uno de los espacios de la ciudad". Según ha explicado el jefe de Parques y Jardines, Jesús Giménez, se está teniendo en cuenta que las especies escogidas, como la Melia azedarach, la Koelreuteria paniculata, la Acer campestre y la Celtis australis, no presenten problemas de seguridad -madera blanda- ni de alergenidad, mientras que se han dejado de plantar otras, como la Platanus hispanica, por las alergias que puede provocar. 

A partir de enero está prevista la plantación de unos 3.000 nuevos ejemplares, repartidos en distintos puntos de la ciudad, que supondrá la eliminación del 43% de los alcorques vacíos. Las primeras actuaciones tendrán lugar en el parque Tío Jorge, el parque de Valmaseda y el parque del Oeste. También están programadas plantaciones en la avenida de la Ilustración y en las zonas deTorrero, Las Fuentes, Centro, Casco Histórico, Universidad, Actur, Delicias y Arrabal"Queremos que nuestros árboles no solo estén en el mejor estado posible, sino que también nos ayuden a mejorar la calidad del aire y la salud de la ciudadanía", ha explicado Chueca.

No obstante, la concejala ha recordado en este sentido que la existencia de un alcorque vacío no supone que haya que plantar un árbol, sino que se estudiará el espacio y se decidirá hacerlo o no en función del "beneficio ambiental, que está en el volumen de su copa, no en tener un alto número de troncos sin más". 

Evitar que las malas hierbas invadan la ciudad

La concejal Natalia Chueca ha querido asimismo pronunciarse sobre el debate del uso del glifosato, aunque sin adelantar todavía cuál será la decisión que se tome al respecto. Ha acusado a ZEC de hacer con la prohibición de este herbicida "un golpe de efecto con una causa muy ideológica" sin gestionar después el problema de malas hierba que la decisión generó. Ha asegurado que la política de PP-Cs consistirá en gestionar que no sean malas hierbas sino que "favorezcan la biodiversidad y la polinización para apostar por una ciudad más verde y natural". 

Etiquetas
Comentarios