Despliega el menú
Zaragoza

COMARCA CENTRAL

La carretera de Pastriz acumula ya un año de retraso entre críticas por su estado

Vecinos y ayuntamiento alertan de la falta de seguridad y de la escasa actividad que se registra estos días.

La finalización de las obras de la carretera provincial CV-314, que une Movera con Pastriz, suma ya casi un año de retraso mientras arrecian las críticas por el estado del firme y la falta de seguridad en algún tramo. Vecinos y ayuntamiento alertan de la escasa actividad que se observa los últimos días, mientras que la Diputación de Zaragoza, titular de la vía, niega que los trabajos se hayan interrumpido y prevé retomar el asfaltado la próxima semana, si lo permiten las condiciones meteorológicas, para concluir la actuación antes de que acabe el año.

Esta infraestructura es una demanda histórica de los vecinos de Pastriz y soporta un volumen de tráfico importante. Se calcula que registra una circulación media diaria de más de 5.000 vehículos. En julio de 2018 comenzaron las obras de acondicionamiento, que se adjudicaron por 1,4 millones de euros. Este tramo consta de unos 2,7 kilómetros de longitud y tendrá una anchura de entre seis y siete metros. En febrero de este año se interrumpieron los trabajos por una modificación del proyecto inicial, que supuso un coste añadido de 133.000 euros y obligó a paralizar los trabajos hasta hace tres meses, aproximadamente.

Mientras tanto, los usuarios se quejan del desnivel que presenta el firme en un punto concreto, y que obliga a reducir la velocidad a 20 kilómetros por hora, y la presencia de baches y gravilla suelta. El alcalde de Pastriz, José Miguel Ezquerra (PAR), reconoció que el Ayuntamiento ha trasladado a la DPZ el estado que tiene la carretera porque, tal y como está, "es un peligro". "Entendemos que en una obra aparecen problemas –dijo–, pero ahora no es segura para los conductores". "Tenía que haber estado terminada hace un año y, por un modificado que hubo que hacer, estuvo parada siete meses", indicó, al mismo tiempo que indicó que "hubiera sido más sencillo reformar el camino de La Puebla".

Al mismo tiempo, Miguel Ángel Guiu, concejal de Pastriz para Todos-Podemos, el principal grupo de la oposición, señaló que "los trabajos se han ralentizado las dos últimas semanas" y criticó la "falta de respeto a los vecinos y la seguridad vial" y, según dijo, "podría haber cedido el asfalto en algún punto". Adelantó su intención de "pedir explicaciones" a la DPZ, a través de la diputada provincial, y no descarta presentar una pregunta en pleno sobre esta "obra interminable".

Por su parte, fuentes de la institución provincial explicaron que las obras no están paradas, e indicaron que cuando llueve las máquinas no pueden realizar las tareas de asfaltado.

Desde la Diputación de Zaragoza confían en poder retomar estos trabajos, "que ya están muy avanzados". Solo faltaría después colocar la señalización horizontal, la bionda y los remates de fin de obra, por lo que "si todo va según lo previsto estará terminada antes de Navidades".

Etiquetas
Comentarios