Zaragoza

infraestructuras

Las obras en la carretera de Pastriz siguen paradas por la modificación del proyecto

Los trabajos de mejora del tramo que une Movera con Pastriz se detuvieron hace tres meses para atender una recomendación de la Confederación Hidrográfica del Ebro ante las riadas que afectan esta vía.

Arreglo de la carretera de Pastriz
Arreglo de la carretera de Pastriz
P. Z.

Las obras de mejora de la carretera provincial CV-314 que une Movera con Pastriz comenzaron en julio del pasado año tras unos meses de retraso sobre la fecha prevista inicialmente -principios de 2018-. Desde entonces, y hasta el pasado mes de febrero, los trabajos discurrían a buen ritmo hasta que el pasado 5 de febrero quedaron paralizadas. Según explicaron unos días depues fuentes de la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ), era necesario realizar “una modificación de proyecto para atender una recomendación que hizo la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ante las riadas que afectan esta vía, y que no estaba contemplada en el plan inicial”.

Este cambio plantea la instalación de cuatro marcos de hormigón con el fin de que dejen pasar sin problema el agua por debajo de la carretera y evitar así que quede cortada, como hasta ahora sucedía durante las crecidas del Ebro. El objetivo de la DPZ era retomar las obras el 5 de mayo y, una vez reiniciadas, cortar la carretera dos semanas para instalar los marcos. Pero los distintos trámites por lo que debe pasar la modificación del proyecto han retrasado nuevamente el comienzo de los trabajos.

“En la parte que más se eleva de la carretera, para evitar las riadas, se iban a instalar inicialmente unas tuberías de un metro y medio de diámetro pero el informe de la CHE recomendó que era más adecuado colocar unos marcos con mayor capacidad -de dos metros por dos metros- para que el agua circule de un lado a otro de la carretera sin anegarla. Esta cuestión hizo necesaria una modificación del proyecto que ha supuesto alrededor de un 10% más del presupuesto contemplado inicialmente”, explica Miguel Guiu, alcalde de Pastriz.

La Diputación Provincial de Zaragoza sacó a concurso el arreglo de los 2,7 kilómetros que discurren entre el Centro Deportivo Municipal de Movera y la localidad de Pastriz por 1,6 millones, que finalmente fueron adjudicados por 1,4 millones euros a la unión temporal de empresas (UTE) formada por Ideconsa y Excavaciones Hermanos De Pablo. Tras la modificación, se estima que el gasto total rondará los 1,5 millones de euros.

Durante este parón, los vecinos de Pastriz se han mostrado preocupados ante la incertidumbre de saber qué estaba ocurriendo en la carretera al no ver avance en las obras ni personal trabajando en ellas. Supimos de la modificación y en varias ocasiones se nos ha informado de que la carretera se terminaría con toda seguridad. Pero al comprobar que este pasado 5 de mayo no se veía ningún movimiento, desde el Ayuntamiento de Pastriz solicitamos una reunión urgente con el diputado delegado de Vías y Obras de la DPZ, Francisco Compés, y los responsables de la obra para conocer las razones de este retraso”, relata Guiu.

Si todo marcha según lo previsto, la tramitación “podría contar con el visto bueno en un plazo de 15 días. Después, quedarán pendientes algunas gestiones más con los contratistas para que el próximo mes de julio se proceda al corte de la carretera para instalar los marcos y, en agosto, quede finalizada toda la obra”, cuenta.

La nueva carretera de Pastriz dispondrá en un primer tramo de una anchura de seis metros, además de arcenes de dos metros. En el resto de la vía la calzada tendrá siete metros de anchura con arcenes de un metro y medio. De esta manera, se atenderá un demanda histórica de los vecinos de Pastriz. “En realidad, la carretera no lleva unos meses de retraso, lleva años -apostilla Guiu-. Es la que más tráfico soporta de todas las que pertenecen a la Diputación de Zaragoza y desde que Pastriz duplicó su número de habitantes ya quedó patente que la vía precisaba mejoras”.

Entretanto, el alcalde de Pastriz avanza que tras la reunión mantenida este pasado martes “los responsables de la DPZ se han comprometido a modificar el límite de velocidad en el tramo afectado, de 30 a 50 kilómetros por hora, hasta que se retomen los trabajos. Ha sido una queja recurrente de los vecinos desde que pararon las obras porque es un velocidad muy complicada y supone casi más un riesgo que otra cosa”, añade.

Etiquetas
Comentarios