Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

La nueva perrera sigue sin el permiso de la DGA para abrir por sus deficiencias

El Ayuntamiento confía en lograr el visto bueno en "pocas semanas" para iniciar el traslado de los animales.

Estado actual de las nuevas instalaciones de protección animal, en el polígono Empresarium
Estado actual de las nuevas instalaciones de protección animal, en el polígono Empresarium
Guillermo Mestre

El nuevo Centro Municipal de Protección Animal (CMPA) de Zaragoza todavía no ha logrado que el Gobierno de Aragón lo autorice como núcleo zoológico, por lo que su estreno tendrá que esperar, pese a que el proyecto acumula meses de retrasos. Las deficiencias en las instalaciones han llevado a los técnicos autonómicos a no dar su visto bueno hasta en tres ocasiones. Sin embargo, los responsables municipales confían en subsanar estos problemas «en pocas semanas» para poder iniciar inmediatamente el traslado paulatino de los animales de la antigua perrera de Peñaflor, que se encuentra saturada.

El concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, detalló en la comisión del área a pregunta del PSOE las reiteradas negativas de la DGA que hasta ahora han impedido estrenar las instalaciones. «Hay problemas visibles que vienen de origen, de cómo se concibió el proyecto», destacó el edil. Entre las deficiencias, señaló que el recinto carece de zona de esparcimiento para los animales, espacio de cuarentena, vallado perimetral o cubiertas en determinadas dependencias, lo que podría propiciar la fuga de algunos animales.

"Hay problemas visibles que vienen de origen, de cómo se concibió el proyecto"

Según Javier Rodrigo, concejal de Protección Animal, el Ayuntamiento logrará el aval de la DGA en «pocas semanas», y a partir de ese momento se iniciará de forma inmediata el traslado de la fauna que hasta ahora se aloja en Peñaflor, unos 120 ejemplares.

«Por falta de personal y de recursos se está alargando más de lo previsto», reconoció el edil, que criticó la gestión del anterior equipo de gobierno de ZEC, que llegó a anunciar la inauguración del nuevo centro para el pasado mes de febrero. «Ha habido que hacer muchas modificaciones sobre lo contemplado inicialmente, ni siquiera contaba con vestuarios ni clínica», denunció.

Nuevas obras

Al margen de las intervenciones necesarias para ser constituido como núcleo zoológico, Urbanismo prevé nuevas obras para acondicionar las instalaciones, como la adecuación de los accesos. En cambio, el portavoz de ZEC y anterior alcalde de la ciudad, Pedro Santisteve, defendió que el proyecto del nuevo CMPA sí contaba con todos los requisitos para abrir con normalidad.

Por su parte, la concejal socialista Inés Ayala advirtió del «estrés» que sufren los animales en Peñaflor por los retrasos en el nuevo centro. Además, criticó que «no se han previsto fórmulas de salida» para los ejemplares y pidió soluciones al gobierno PP-Cs. Desde Podemos, Fernando Rivarés criticó la «mala gestión» del centro y reclamó medidas para abordar el creciente número de perros potencialmente peligrosos ligados a los «criaderos ilegales». «La gente no los adopta por miedo», apuntó.

El proyecto de la nueva perrera tiene un coste de más de 3 millones de euros, aunque de momento solo se ha ejecutado la primera fase, la básica para abrir con una capacidad de 130 animales, por 850.000 euros. Con las futuras intervenciones podrá llegar a acoger a 400 perros y 100 gatos.

Etiquetas
Comentarios