Despliega el menú
Zaragoza

sucesos

El incendio de una cocina en Tarazona pudo acabar en una tragedia

El Ayuntamiento turiasonense destaca la labor de dos policías locales que evacuaron del edificio de viviendas a seis personas y controlaron la situación hasta la llegada de los Bomberos y la Guardia Civil.

Los vehículos del parque de bomberos de Tarazona, esta tarde, en el lugar del incendio.
Los vehículos del parque de bomberos de Tarazona, la tarde del lunes, en el lugar del incendio.
Diputación Provincial de Zaragoza

El incendio de una cocina en una vivienda de Tarazona la tarde de este pasado lunes, que se saldó con dos mujeres intoxicadas de carácter leve por la inhalación de humo, pudo acabar en tragedia. Así lo ha asegurado este miércoles el Ayuntamiento de la localidad turiasonense, que ha destacado la intervención de dos agentes de la Policía Local que pusieron en riesgo "su propia integridad física" para desalojar del edificio donde se produjeron las llamas a seis personas y controlar la situación hasta la llegada de los Bomberos y la Guardia Civil.

Aunque en un primer momento se habló de que en el momento de producirse las llamas en el inmueble solo había tres mujeres, el consistorio ha dado a conocer más detalles sobre la intervención que se llevó a cabo en el número 44 del paseo de los Fueros de Aragón. 

Todo comenzó a las 18.30, cuando en la centralita de la policía se recibió un aviso del 112 advirtiendo del fuego y dos agentes acudieron al lugar. Cuando llegaron, las dos personas que vivían en el piso donde había comenzado el fuego ya habían salido a la calle por su propio pie, aunque la mujer tuvo que ser atendida por uno de los policías. Mientras, el otro agente subió a comprobar lo que ocurría y  apagó las llamas con el extintor que forma parte del equipo habitual del vehículo de este cuerpo. 

Al comprobar que el humo estaba inundando todo el bloque de viviendas, los agentes empezaron a avisar a los vecinos para que desalojaran el edificio. En el tercer piso se encontraba un varón en compañía de sus tres nietas, de 17 y 6 años (gemelas). Uno de los policías bajó en brazos a una de las niñas más pequeñas y el otro ayudó al hombre y a sus dos nietas a ponerse a salvo. 

Cuando parecía que la casa estaba vacía, los agentes vieron a una persona que se asomaba por una ventana lateral y tuvieron que volver a actuar. Se trataba de dos mujeres que se encontraban en un piso en el que durante la llamada de desalojo no habían recibido respuesta. Una vez que les abren la puerta comprueban que una de ellas presentaba dificultades respiratorias y consideran que no es conveniente evacuarla, por lo que deciden cerrar la puerta y asistirla preventivamente con una toalla totalmente mojada hasta espera la llegada de los bomberos. Cuando los bomberos del parque de Tarazona llegan, la evacuan del lugar con una máscara de oxígeno.

Las dos mujeres que resultaron intoxicadas por humo fueron trasladadas a un hospital como medida de precaución para descartar cualquier complicación. Finalmente, tras inspeccionar el edificio, los bomberos decidieron permitir de nuevo la entrada a los vecinos a sus hogares, salvo los del piso donde se originaron las llamas a la espera de una revisión de la instalación eléctrica por parte de un profesional.

Los dos agentes de la Policía Local, debido a la gran inhalación de humo, padecían una irritación de las vías respiratorias y cierto malestar físico, según han especificado fuentes del Ayuntamiento de Tarazona, pero no requirieron atención médica y continuaron su turno con normalidad.

Etiquetas
Comentarios