Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Así imaginan en el barrio Jesús la ampliación de la línea 21

El colectivo vecinal lleva más de una década demandando que su recorrido se alargue para dar servicio a La Jota, y ahora piden también que la línea llegue hasta las nuevas viviendas del final del Paseo Longares.

Algunos usuarios de la línea 21, que transporta a cerca de 400.000 viajeros al mes.
Algunos usuarios de la línea 21, que transporta a cerca de 400.000 viajeros al mes.
Toni Galán

El crecimiento que en los últimos meses ha experimentado el barrio Jesús ha vuelto a poner de manifiesto, según su asociación de vecinos, la necesidad de que la ansiada ampliación de la línea 21 se materialice.

No se trata de una reivindicación nueva, ya que el colectivo lleva peleando por ella más de una década, aunque recientemente se ha vuelto a poner encima de la mesa. “Hemos mandado la propuesta al Servicio de Movilidad Urbana del Ayuntamiento de Zaragoza y hemos solicitado una reunión con la concejala de Servicios Públicos y Movilidad, Natalia Chueca”, explica Raúl Gascón, presidente de la Asociación de Vecinos del Barrio Jesús.

Gascón espera que ese encuentro pueda producirse “cuanto antes”, para poder exponer al consistorio la propuesta de ampliación en la que trabajan desde hace años. En esta ocasión, su propuesta contempla que el recorrido del autobús se incremente poco más de 1km para dar servicio a los nuevos vecinos del final del Paseo Longares. “Las calles del F-51-3 se van a abrir, están prácticamente urbanizadas y entendemos que es una buena oportunidad”, señala.

Los residentes que ya llevan un tiempo viviendo allí han trasladado sus quejas sobre el transporte al colectivo, ya que ningún autobús de los que tienen cerca les comunica de forma rápida y eficaz con el centro de la ciudad. “Sí que tienen los circulares más o menos cerca, pero para coger el 21, el 32 o el 39 tienen que irse hasta la otra punta del barrio”, lamenta Gascón.

En la actualidad, la línea 21 cubre la ruta que va desde el barrio Oliver a la plaza Mozart. La propuesta de la asociación es que después circule por Marqués de la Cadena, Enriqueta Castejón, Paseo de la Ribera y Cosuenda, que se constituiría como final y principio de línea. De esta manera, se aprovecharían todas las paradas del C2 y los vecinos de La Jota también se verían beneficiados. “Conseguiríamos que toda la parte de La Jota cercana a Marqués de la Cadena ganara una nueva línea”, explica Gascón.

Dos “zonas de sombra” en el barrio

El colectivo también ha detectado que existen dos “zonas de sombra” en las que los vecinos tienen que caminar entre 400 y 500 metros para llegar a la parada de bus más cercana. Una de estas zonas es la de la Azucarera, aunque reconocen que quienes residen aquí disponen del servicio que prestan tanto las líneas circulares como la línea 35 en el eje Sobrarbe-San Juan de la Peña.

La segunda de estas zonas es la que comprende el final del paseo Longares y de las calles Arnal Cavero, Aguarón, María de Huerva y Paseo de la Ribera. Una zona que, además, representa el 25% del territorio del barrio y aglutina al 23% de la población.

“Tampoco somos partidarios de que haya una parada en cada portal, pero unos 200 o 250 metros de distancia entre una y otra sería lo ideal”, consideran desde la asociación.

Una línea ya ampliada

La línea 21 siempre ha sido objeto de las reivindicaciones de esta asociación en su empeño por mejorar la movilidad de la margen izquierda. La presión vecinal consiguió que, en 2007, la línea discurriera por el puente de Hierro hasta el entorno de la Casa Solans, en lugar de finalizar en Tenerías.

“Por aquel entonces quedó pendiente, por no saber cómo iba a crecer el barrio, otra ampliación”, comenta Gascón. Ya en la anterior legislatura el colectivo mantuvo reuniones con la concejala de Movilidad, Teresa Artigas, pero el proyecto no se llegó a impulsar. “Entendían que la ampliación era necesaria, pero consideraron que no era el momento idóneo porque se estaba trabajando en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS)”, añade.

Ahora, con más de 3.000 nuevos vecinos en el barrio, la asociación cree que es hora de que el recorrido se amplíe, aunque no a cualquier precio. “Nos han propuesto varias veces que pase por el Paseo Longares, pero queremos preservarlo tal cual está. Es una zona en la que juegan muchos niños y con el incremento del tráfico tememos que puedan acabar instalando semáforos”, concluye el presidente.

Etiquetas
Comentarios