Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Malestar en el barrio Jesús por la supresión de dos paradas de la línea 50

El Ayuntamiento ha colocado una nueva dársena entre las dos paradas eliminadas, pero su ubicación no convence a la asociación de vecinos, que advierte de que alejarla de la parte histórica del barrio puede disuadir a los viajeros de utilizar esta línea.

Parada de la línea 50.
Parada de la línea 50.
L. R.

Desde hace tan solo unos días, la línea 50 de autobús que une San Gregorio con Vadorrey cuenta con una parada menos a su paso por el barrio Jesús. El Ayuntamiento de Zaragoza ha eliminado la parada situada al principio de la calle Muel y la del cruce de la calle Valle de Zuriza con Matilde Sangüesa. En su lugar, se ha habilitado una nueva parada junto a la cancha de baloncesto que hay detrás de la Estación del Norte, pero estos cambios recientes no terminan de convencer a la Asociación de Vecinos del Barrio Jesús.

“Alejar la parada de la parte histórica del barrio puede hacer que los vecinos con problemas de movilidad tengan menos accesibilidad al transporte público”, señala Raúl Gascón, presidente del colectivo vecinal.

La línea 50 en sentido a Vadorrey parte del hospital Royo Villanova y recorre las calles Valle de Oza, Valle de Zuriza y Muel, donde tenía habilitada una parada a la altura del número 3, lindando con la avenida Puente del Pilar. Sin embargo, el consistorio zaragozano se ha visto obligado a quitar esta parada debido a las obras de un edificio de nueva construcción. “El nuevo edificio que se está construyendo tendrá el acceso al garaje justo donde estaba la parada del 50, y por tanto, había que suprimirla”, explican fuentes municipales. Además, para mantener “unas distancias homogéneas” entre paradas, el Ayuntamiento ha decidió mover la anterior y trasladarla hasta el potrero.

Esta medida supone que los vecinos que habitualmente cogían el 50 en la calle Muel tengan que caminar ahora cerca de 260 metros hasta la de Valle de Zuriza. Desde el Ayuntamiento explican que la propuesta ya fue notificada a la Junta de Distrito, y que no se ha recibido ningún comentario por su parte en el que se critique esta nueva situación. No obstante, el colectivo vecinal asegura que conoció la decisión del consistorio hace tan solo unos días, pese a que la Junta tenía esta información desde hace meses. “Escribimos a Movilidad y nos dijeron vía Junta de Distrito que ellos ya tenían la información en julio, pero no nos la hicieron llegar entonces”, lamenta Gascón. “Ahora tenemos poco margen de maniobra, pero habríamos intentado que no suprimieran la parada”, añade.

Baile de paradas en la calle Muel

Las paradas de autobús de la calle Muel han experimentado a lo largo de los últimos años varios cambios. Originalmente había una única parada para las líneas 21, 32 y 50 en la calle Muel 11.

Sin embargo, tras la instalación de un vallado que separa la calzada de la acera se comprobó que los vehículos de la línea 32, que muchas veces son dobles, no podían dejar a los viajeros de forma adecuada. Fue entonces cuando trasladaron las paradas del 21 y el 32 hasta el principio de la calle.

Hace tan solo unos meses, debido a unas obras en las inmediaciones de estas paradas, volvieron a su posición original y, finalmente, la del 50 se ha suprimido de manera definitiva. Una decisión que, según el colectivo, podría perjudicar a los viajeros que utilizan la línea para acudir a sus citas médicas. “El condicionante es que la gente la utiliza para ir tanto al Royo, como al centro de especialidades Grande Covián y al Centro de Salud de La Jota. Si la parada se aleja de la gente, se les van a echar encima”, explica Gascón. Para él, la solución habría pasado por eliminar la valla que impedía que los tres autobuses pararan en el mismo poste y volver a la situación original. “No han contado con nuestra opinión para nada”, apunta.

Al margen de la distancia de más que tienen que recorrer los vecinos para llegar a la nueva parada del 50, el colectivo también critica la frecuencia de los autobuses, ya que creen que podría mejorar. “Ya pedimos, y se consiguió, que durante la franja matinal pasara cada 15 minutos, pero el resto del día pasa cada media hora, y es una frecuencia muy poco atractiva”, consideran.

También solicitaron que el consistorio estableciera una hora exacta de paso, por ejemplo, a las horas en punto o y cuarto. De esta manera, los usuarios podrían acudir a la parada con el tiempo justo y ahorrarse esperas innecesarias. Por el momento, esta propuesta no se ha materializado.

Etiquetas
Comentarios