Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

“En los últimos diez años, el parque de Valmaseda ha caído en el olvido”

El colectivo vecinal del barrio de La Jota hará llegar al Ayuntamiento un informe sobre el mal estado de esta zona verde y pedirá que se reforme de manera integral.

Estado del parque de Valmaseda, en La Jota.
Estado del parque de Valmaseda, en La Jota.
L. R.

Es, según los propios vecinos de La Jota, uno de los parques más desconocidos y olvidados del barrio. El parque de Valmaseda, con sus cerca de 8.000 metros cuadrados, ha vivido tiempos mejores. La desaparición de buena parte de su arbolado y sus bancos y el mal estado de la única zona infantil que queda en pie preocupa a los residentes, que reclaman al Ayuntamiento mejoras para poder volver a disfrutar de este parque.

La historia de estos jardines está ligada a la urbanización de las calles de La Jota, hace ya más de tres décadas. El parque de Valmaseda está situado detrás de los bloques impares de la calle Manuel Viola, y termina abruptamente poco antes de llegar a la Z-30. “Está sin terminar, porque falta de urbanizar toda esa zona hasta el Tercer Cinturón”, explica Juan Antonio Andrés, presidente de la Asociación de Vecinos de La Jota. A pesar de ello, el parque contaba en sus orígenes con todos los elementos necesarios para pasar en él un rato agradable. “Se puso arbolado, fuentes, pistas de petanca, bancos y dos zonas de juegos. Quedó bastante bien”, apuntan desde la entidad.

Estado del parque de Valmaseda, en La Jota.
Estado del parque de Valmaseda, en La Jota.
L. R.

No obstante, la imagen que ofrece ahora el parque es muy diferente. Gran parte del mobiliario se ha ido perdiendo sin que haya sido repuesto, y ya son pocas las familias que acuden a jugar allí con sus hijos. “El parque ha ido cayendo en el olvido en los últimos diez años: han quitado bancos, árboles, y apenas queda nada de las dos zonas de juegos que había”, señala Andrés. Lo único que hay en pie de ellas es una estructura de madera totalmente precintada que se mueve en cuanto la tocas, explican los vecinos. Según explican fuentes del Ayuntamiento, el juego fue precintado a finales de septiembre “porque su estructura tenía mucha oscilación, presentando peligro de caída”.

En cuanto a la vegetación, la asociación asegura que el año pasado el Ayuntamiento replantó seis árboles en el parque, pero no son suficientes. “Tras la famosa tormenta del verano de 2018 cayeron alrededor de ocho pinos gigantescos que aún no se han repuesto”, lamentan.

Además, advierten de la aparición de dos oquedades en el césped, y temen que puedan suponer un peligro para los viandantes. “Hay zonas que se han ido hundiendo poco a poco. Se ha abierto una pequeña sima que no sabemos como acabará, y ahora parece que se empieza a abrir otra. Han cubierto una de ellas con un palé, pero eso no son formas”, critica Andrés. El consistorio también es conocedor de esta situación, y dio parte de las hendiduras hace poco más de una semana.

Estado del parque de Valmaseda, en La Jota.
Estado del parque de Valmaseda, en La Jota.
L. R.

El colectivo que preside Andrés ha elaborado un informe en el que se documentan este y otros desperfectos del parque de Valmaseda. La intención es hacérselo llegar al consistorio para que intervengan y lleven a cabo una reforma integral en la zona. “La Junta todavía no ha constituido las comisiones de trabajo, así que registraremos el informe nosotros mismos. Lo llevaremos al Ayuntamiento para solicitar que hagan algo, porque es un parque precioso”, comenta.

Y es que la asociación recibe a menudo las quejas de vecinos que viven cerca del parque, ya que además de estar deteriorado, es un lugar en el que se practica botellón de vez en cuando. “Los propios vecinos que salen a pasear con sus perros por las noches han ido espantando un poco a los chavales que venían a beber, pero aún se encuentran botellas y cristales”, afirma Andrés.

Además, creen que si el parque estuviera en mejores condiciones serviría para que muchos jóvenes que entrenan en el pabellón colindante, lo hicieran al aire libre. “Ahora es complicado, porque sigue habiendo desniveles y tubos de hormigón del antiguo sistema de riego”, explican desde la asociación.

El consistorio, por su parte, asegura que la contrata de mantenimiento de Parques y Jardines (FCC) tiene ya desde hace unos días las notificaciones correspondientes para proceder, lo antes posible, a la reparación tanto de la zona infantil como de las oquedades.

Otras zonas verdes “mejorables”

El parque de Valmaseda no es el único sobre el que los vecinos han expresado su preocupación. El mantenimiento del parque de Oriente y del parque Royo del Rabal también ocupan los puestos más altos en su listado de reivindicaciones. Hace tres meses, el parque de Oriente se quedó sin riego durante varios días tras la rotura de una bomba, lo que afectó muy negativamente al estado del césped.

En el caso del parque Royo del Rabal, que es utilizado por centenares de personas a diario, los vecinos piden la mejora de los viales y el vallado de la zona infantil. Ahora la rodea un asiento corrido que no impide que, durante las horas de suelta, los perros entren y hagan ahí sus necesidades. “También necesitamos más elementos en las zonas de césped, como porterías, y el arreglo de la cancha de baloncesto. Son cosas sencillas que se podrían hacer con poco dinero pero que no se están haciendo”, concluyen.

Etiquetas
Comentarios