Despliega el menú
Zaragoza

Barrios de Zaragoza

Los vecinos de La Jota pedirán un informe a bomberos para evaluar la peligrosidad de sus solares vacíos

El colectivo vecinal del barrio lleva tiempo denunciando la acumulación de suciedad y la presencia de ratas en las parcelas vacías, en las que ya se ha producido algún conato de incendio.

Solares vacíos en el barrio zaragozano de La Jota.
Uno de los solares que se utilizan como aparcamiento en La Jota.
Leyre Ruiz

Los vecinos del zaragozano barrio de La Jota han vuelto a denunciar el estado de los solares vacíos que hay en el vecindario. La mayoría de ellos se concentran en la zona exterior del barrio, lindando con el Tercer Cinturón. La mayoría de las quejas hacen referencia a la suciedad, la presencia de roedores y la maleza que crece en las parcelas.

Esta situación ya ha provocado algún que otro incendio en los solares. El último de ellos se produjo el pasado 18 de septiembre en un terreno ubicado entre el final de la calle Manuel Viola y la Ronda Hispanidad, aunque finalmente solo quedó en un susto. No obstante, este episodio ha hecho que la Asociación de Vecinos de La Jota decida pasar a la acción y pedir a Bomberos un informe en el que se evalúe la peligrosidad de este solar. “Queremos que analicen los riesgos y tener un poco más de fuerza para que se actúe y se limpien las zonas más cercanas a las viviendas y los coches”; explica Juan Antonio Andrés, presidente del colectivo.

En los últimos cinco años la asociación ha registrado tres incendios junto a la Z-30, aunque la rápida intervención de los bomberos siempre ha evitado que el fuego fuera a más. Debido a la cercanía de la carretera, temen que puedan haberse producido por las colillas que arrojan algunos conductores desde sus vehículos, aunque apuntan que tan solo se trata de una posibilidad.

Los solares vacíos se concentran, en su mayoría, en la zona lateral del Tercer Cinturón, las inmediaciones de la calle Manuel Viola y la avenida de La Jota. “Muchos pertenecen a la Junta de Compensación que quebró, y hay otros que pertenecen a particulares en los que tampoco se actúa”, señala Andrés, que comenta que basta con echar un vistazo a Google Maps para ver a vista de pájaro la cantidad de parcelas sin uso que hay en el barrio. “Algunos llevan así 30 años, otros 20, otros una década… Los últimos se vendieron para construir al final de Manuel Viola, pero con la irrupción de la crisis esa zona se ha quedado muerta”, explican desde la asociación.

Algunos de estos solares –los que están sin vallar- se utilizan como aparcamiento, ya que la escasez de plazas y garajes obliga a muchos vecinos a dejar sus vehículos en las calles. “Pueden haber perfectamente entre 80 y 90 coches aparcados. Somos un barrio antiguo y muy pocos edificios tienen garaje”, afirma Andrés. Por este motivo, tampoco son partidarios de que todos los solares se vallen, ya que perderían una gran cantidad de plazas para estacionar. “Este es un problema real en el barrio y hay que buscar el equilibrio entre una cosa y otra. No pedimos que se asfalten, con que se eche grava, se allanen y se limpie la maleza nos vale”, aseguran.

Por último, el colectivo también ha recibido quejas debido a los malos olores y a los insectos que se acumulan en los solares cada vez que llueve. “Todavía hay por ahí alguna acequia que cuando llueve se llena de agua, lo que genera olores y que haya muchos mosquitos”, apuntan.

El Ayuntamiento de Zaragoza, por su parte, recuerda que los solares de propiedad privada han de ser mantenidos por sus propietarios, aunque si ellos no lo hacen, el propio consistorio “puede intervenir cuando existan razones para ello y tras requerimiento administrativo”.

Además, hacen un llamamiento para que se dirijan sus denuncias al Instituto Municipal de Salud Pública (IMSP), que actúa con celeridad –en menos de 48 horas- en cuanto reciben alguna denuncia de particulares o juntas municipales sobre la presencia de plagas el solares de titularidad pública.

Etiquetas
Comentarios