Despliega el menú
Zaragoza

urbanismo

Las obras más gafes de la historia reciente de Zaragoza

Hay obras que no han tenido mucha suerte en la ciudad. Mil y un imprevistos en forma de lluvias, simas, hallazgos arqueológicos o, simplemente, mala gestión por presupuestos o plazos las han ido lastrando. Las infografías son una cosa y la realidad, otra bien distinta.

Las obras en la calle de Matheu, en el Arrabal, comenzaron en abril.
Las obras en la calle de Matheu, en el Arrabal, comenzaron en abril.
José Miguel Marco

Cuando no se abre una sima, aparecen restos arqueológicos o cae una tormenta torrencial que arrambla con el acopio de materiales. Hay obras que parecen gafadas. Como si uno de los jubilados ociosos apostados junto a las vallas las mirara fijamente… ¡con su ojo tuerto! Entre las que menos suerte han tenido en la historia reciente de la ciudad está de la calle de Matheu, en el Arrabal, que se retrasó varios años, hubo problema con un colector, disparó su precio y en los últimos días ha provocado atascos.

Las obras de la calle de Matheu han afectado a la circulación en la plaza de San Gregorio.
1

Calle de Matheu

La reforma de esta vía del Arrabal era una reivindicación vecinal desde hace años. Las obras comenzaron en abril con un plazo de cuatro meses, pero se retrasaron por un problema con un colector, que obligó a modificar el proyecto. El cambio de tuberías provocó un sobrecoste del 35% y, para colmo de males, en las últimas semanas se ha sufrido en el entorno un cierto caos de tráfico.

calle de oviedo
2

Calle de Oviedo

El proyecto de reforma de esta vía de Torrero-La Paz se pasó años y años (doce concretamente) durmiendo el sueño de los justos en los cajones municipales. Cuando finalmente se puso en marcha el año pasado un imprevisto estuvo a punto de mandarlo todo al traste: las simulaciones virtuales con ordenador evidenciaban que los buses no podrían tomar las curvas en la calle. Hubo que modificar el ancho de las calzadas para salvar el ‘match ball’. También en la reciente reforma de la calle de Antonio Leyva ha habido que improvisar chicanes porque no se previeron las enormes rectas ‘propicias’ a coger velocidad.

estación del norte
3

Estación del Norte

Hasta los servicios municipales reconocen que “es una de las zonas con peor fortuna de la ciudad”. Su remodelación se ha prometido en muchas ocasiones, pero sigue siendo un secarral lejos de la ajardinada zona verde que llegó a presupuestarse en 240.000 euros. En su día se prometió un ‘Covent Garden’, pero los vecinos todo lo que han encontrado -a pesar de los presupuestos participativos- es una pista de cemento en una esquina que usan, sobre todo, los patinadores.

balcón
4

Balcón de San Lázaro

Formaba parte del plan de riberas de la Expo, pero no llegó a la apertura de la muestra internacional pues su ejecución fue una tortura. De los 2,5 kilómetros de ribera que se remozaron, estos 200 metros no dieron más que problemas porque se hallaron -como es lógico- restos arqueológicos y un osario de la Guerra de la Independencia. Esto impidió que se ejecutara un túnel carretero previsto para soterrar el tráfico y hubo que ‘improvisar’ la solución actual, con un centro de interpretación y más espacio peatonal.

TUNEL ACCESO A-68 / OBRAS PARADAS /  15-10-09 / FOTO: JUAN CARLOS ARCOS
5

Túnel de la A-68

Una infraestructura faraónica que se dejó semiabandonada y está... muerta de la risa. Se ve que el cálculo presupuestario no se hizo del todo bien y tras haber invertido 34,1 millones de euros lleva más de una década sin prestar servicio. Quedan por completar elementos de seguridad, del sistema de suministro de energía, de alumbrado, del control del aire, de la ventilación… Se necesitarían otros 23 millones de euros que no están ni se les esperan.

TERCER CINTURON VIA HISPANIDAD / 9-4-02 / FOTO: J.C.A. Img_5135.jpg
6

Vía Hispanidad

Hay que remontarse a 2005, pero la reforma de Vía Hispanidad se convirtió en un auténtico quebradero de cabeza para los próceres de entonces. Se tardó más de tres años en ejecutar el proyecto y el hecho que sea una de las arterias con más densidad de tráfico tampoco ayudó. Como en el caso de la avenida de Cataluña, se firmó una cesión sin fondos, y la única solución parecía ir sumando un remiendo tras otro.

Calle Miguel de Ara, antes de la reforma
7

Miguel de Ara

Esta pequeña calle de San Pablo puede servir de botón de muestra para muchas otras vías humildes que aguardan durante años su reforma y que luego, ay, quizá no es la maravilla que se esperaba. Durante años fue excluida de arreglos y cuando se peatonalizó completamente, los vecinos descubrieron que seguían pasando numerosos vehículos de carga y descarga. El mal endémico de bolsas de basura y objetos abandonados en la vía y los portales afea una estampa que sería muy mejorable.

Sima en Parque del Oeste/10-11-2012/ Foto: Asier Alcorta
8

Parque de Cala Verde

El capítulo de parques daría mucho de sí. De hecho, dos grandes pulmones verdes de la ciudad, el parque Grande y el Tío Jorge, tienen dos planes directores que no han llegado a ejecutarse. Una de las zonas verdes con peor suerte, no obstante, es la de Cala Verde, en La Paz. Se invirtió 1,5 millones y durante un tiempo (escaso) creció verde la hierba, pero solo fue un espejismo porque una dolina -en realidad, una mala compactación del suelo- hizo que los árboles y el césped se secaran con rapidez.

baños judíos
9

Baños judíos

Este es solo un ejemplo de los muchos edificios del patrimonio municipal que, incluso pese a las buenas intenciones, no han tenido un gran destino. Cabría citar Fuenclara, Pontoneros, el atasco en la Imprenta Blasco… En los baños judíos, el Consistorio pasó años esperando el informe de un experto sevillano, delegado de la Real Academia de Bellas Artes y designado por el Instituto de España, que -según explicaron- no atendía a las llamadas ni los requerimientos.

indep
10

El paseo de la Independencia

Como 'bola extra' y por aclamación popular (los lectores nos ha afeado este olvido), hay que añadir el culebrón de la reforma del paseo de la Independencia que pasó en 2002 de ser 'obra estrella' a 'quebradero de cabeza' para el Ayuntamiento. El paseo se reformó a trompicones y un rosario de cambios deslució el proyecto original. La aparición de un arrabal musulmán obligó a renunciar a un aparcamiento subterráneo de mil plazas y la inauguración se hizo para la Navidad de 2002 cuando el paseo aún estaba en obras y con el tráfico cortado. Acababan de colocarse las farolas, pero faltaban aún marquesinas, alcorques, señales...

Etiquetas
Comentarios