Despliega el menú
Zaragoza

sucesos 

Juicio por un robo que acabó con disparos y persecución policial en Zaragoza

Una patrulla sorprendió a los ladrones en la urbanización Torres de San Lamberto. Uno de los acusados es padre de un menor condenado en junio por asesinar a un joven en la calle Princesa. 

CIUDAD DE LA JUSTICIA. JUZGADO DE GUARDIA ENTRA EN FUNCIONAMIENTO / 16-09-2013 / FOTO: GUILLERMO MESTRE
El juicio se celebró en la Ciudad de la Justicia este martes.
Guillermo Mestre

Carlos Daniel T. R. y Francisco Manuel G. P., que protagonizaron el pasado mes de marzo una peligrosa fuga por las calles de Zaragoza, se sentaron este martes en banquillo de los acusados para responder por delitos de robo con fuerza, atentado a la autoridad y receptación. Además, al primero de le atribuye dos delitos contra la seguridad vial. Con ellos viajaba en el coche V. P. M., pareja del primero, también juzgada.

Se da la circunstancia de que Francisco Manuel G. P., es el padre del menor que fue condenado en junio a ocho años de internamiento en un centro de reforma por asesinar a Sami Hamidi, de 20 años, de un machetazo en la calle Princesa. En esta ocasión, su progenitor se enfrenta a penas que suman cuatro años de prisión.

Los hechos ocurrieron en marzo. Según la Fiscalía, los tres, utilizando una furgoneta alquilada por Francisco Manuel G. P., se acercaron hasta un bar de la calle Silveria Fañanás, en la urbanización Torres de San Lamberto. 

Al llegar, pertrechado con una tapa de alcantarilla, Carlos Daniel T. rompió el cristal de la fachada y se apoderó de numerosos efectos y 400 euros en billetes. Alertada por la alarma del local, la Policía se presentó en el lugar.

El ladrón tiró entonces los objetos, se dio a la fuga y, tras saltar una tapia, se metió en la furgoneta donde le esperaban los otros acusados y se dieron la fuga a toda velocidad por la carretera de Logroño en dirección a Zaragoza, no sin antes chocar con otro vehículo.

Los agentes, que habían salido corriendo tras Francisco Manuel G., se pusieron delante para impedir su huida y dispararon varias veces a las ruedas, aunque finalmente tuvieron que apartarse para no ser atropellados. 

La fuga se prolongó varios kilómetros y durante la misma Francisco Manuel G. abrió hasta en cinco ocasiones el portón trasero y arrojó hacia los agentes que le perseguían objetos tales como una carretilla, una rueda y una herramienta de grandes dimensiones. 

Así llegaron hasta Valle de Broto, donde les esperaba una barrera policial y, al esquivarla,  chocaron contra un semáforo y una farola. Aún así no se detuvieron, descendieron del vehículo y se fueron corriendo en direcciones distintas. Finalmente fueron detenidos. 

La Fiscalía añadía la acusación de pertenencia a grupo criminal, pero terminó retirando este cargo, como solicitaron las abogadas Carmen Sánchez y Olga Oseira.

Etiquetas
Comentarios