Despliega el menú
Zaragoza

Aragón en fiestas

Vibrante desafío taurino entre abanicos y charangas

Los espectáculos de recortadores de La Puebla de Alfindén llevan fama y atraen a numeroso público.

Una vaquilla de la ganadería Rafael Alarcón de Pastriz intenta subir a uno de los obstáculos.
Una vaquilla de la ganadería Rafael Alarcón de Pastriz intenta subir a uno de los obstáculos.
Toni Galán

Los espectáculos taurinos coparon este domingo el protagonismo de las fiestas de La Puebla de Alfindén, donde los vecinos son muy diestros con los astados –puede comprobarse en los encierros matinales– y muy exigentes con los espectáculos de emboladores y recortadores que acostumbran a llenar la plaza por la noche. Este domingo, en horario vespertino y bajo un sol de justicia, se celebró un desafío entre ganaderías (una llegada de Pastriz y otra de Valtierra, Navarra), que llenó la zona de sombra para ver cómo cuatro recortadores lidiaban con destreza –y algún que otro susto– a los animales que saltaban al ruedo.

"Nos gusta mucho este festejo. Somos abonados desde hace varios años y conocemos a los recortadores. Desde pequeños seguimos esta tradición porque hay mucho ambiente: te juntas con los amigos, escuchas la charanga, te puedes traer tu neverita...", explicaba ayer Amelia Marín, en la plaza. Las acrobacias de los mozos –con desigual fortuna– hacían las delicias de Darío e Iker, los dos chavales que acompañaban a Amelia y que se mostraban ilusionados porque un recortador les había regalado una anilla. "A estos niños les gustan más los actos taurinos que los cabezudos", comentaban entre bromas sus familiares y lo corroboraban los propios chavales: "Nuestro sueño es bajar al ruedo algún día". Tiempo habrá...

A la misma hora del ‘desafío de bravura’, se celebraba otra singular competición que se convocaba por primera vez: el concurso Megabuguer Granuja. Este ‘sofisticado’ certamen consiste en comer el máximo número de hamburguesas en el mínimo tiempo posible y –eso sí– la comisión de festejos "no se hace responsable de empachos ni retortijones", decían en el programa de fiestas.

Para bajar la comida, nada mejor que una sesión de baile, este domingo con la orquesta Tarantella y, después, de nuevo, a correr delante de los toros –esta vez– de fuego.

Las fiestas de La Puebla tocan este lunes a su fin pero los vecinos se han reservado algunos platos fuertes para acabar en alto. A las 12.30 saldrá por última vez este año la comparsa de gigantes y cabezudos, acompañados por la charanga Los Negaos, si bien los pequeños también tienen a su disposición el parque infantil de la calle Eras Altas. A los encierros –chiquis y mayores– se suma esta tarde (18.30) el concurso de fútbolvaca, que concluirá con una suelta de becerras.

¿Otros reclamos? También este lunes tarde se celebrará el siempre reñido concurso de tortillas y se podrá disfrutar de la actuación jotera del grupo Carisma Aragonés. La traca final se hará en la zona de los colegios, pero tras el castillo de fuegos artificiales aún se podrá bailar al ritmo de la C-Show Macro Discomóvil.

Etiquetas
Comentarios