Zaragoza

zaragoza

Una veintena de policías tratan de frenar la espiral de robos violentos y con ‘mata león’

La Jefatura Superior crea un grupo dedicado en exclusiva a investigar estos delitos y activa un refuerzo de patrullas que peinan las zonas de ocio cada fin de semana.

Una de las víctimas explicaba cómo le pasaron un brazo por el cuello y le presionaron hasta perder la consciencia.
Una de las víctimas explicaba cómo le pasaron un brazo por el cuello y le presionaron hasta perder la consciencia.
Guillermo Mestre

Nada o muy poco se conocía hasta hace unas semanas del ‘mata león’ o ‘rear naked choke’, una técnica de sumisión cuyo uso se restringía principalmente a los gimnasios y a la práctica de artes marciales y modalidades como el Brazilian Jiu Jitsu. Sin embargo, la espiral de asaltos violentos que desde principios de año padece Zaragoza ha hecho que esta peligrosa maniobra esté ahora en boca de todo el mundo. Solo durante los dos primeros fines de semana de agosto, los delincuentes han recurrido a ella para dejar inconscientes a nueve personas –hay que sumar un décimo caso registrado ayer– en la capital aragonesa, varias de las cuales terminaron hospitalizadas. Además, los ataques no se han registrado ni en la periferia ni en lugares poco transitados, sino en algunas de las calles más céntricas de la ciudad.

La Jefatura Superior de la Policía Nacional no es ajena a la enorme preocupación que este repunte de los asaltos con violencia, con o sin ‘mata león’, está provocando entre los zaragozanos. Y aunque aconseja no caer en el alarmismo, está adoptando medidas muy concretas para tratar de ponerle freno. De hecho, una veintena de agentes se están dedicando en exclusiva a investigar estos delitos y a atrapar a sus responsables. La mitad de ellos están adscritos al nuevo Grupo de Robos con Violencia e Intimidación de la comisaría de Centro, creado a finales de febrero al detectar un notable incremento de las denuncias. El resto forma parte del dispositivo de patrullas especiales que desde hace unos fines de semana peinan las principales zonas de ocio de la capital para evitar nuevos asaltos.

Diez casos solo en agosto

"El ‘mata león’ se daba solo en un 5% de los robos violentos registrados desde febrero. Pero es cierto que este mes de agosto las cifras han aumentado bastante. Y es algo que nos preocupa, porque la agresión es gratuita. Los delincuentes están recurriendo a esta maniobra por imitación y porque saben que con ella consiguen neutralizar la capacidad de respuesta de las víctimas, que al perder la consciencia tampoco son capaces de facilitar información para atrapar a sus atacantes", explica Alberto Modrego, inspector jefe de esta nueva unidad especial de la Policía Nacional.

Tradicionalmente, cada una de las cinco comisarías de la ciudad –Centro, Delicias, San José, Actur y Arrabal– se encargaba de esclarecer los casos que les llegaban. Desde la creación del Grupo de Robos con Violencia e Intimidación, este recopila todas las denuncias para buscar coincidencias o patrones de actuación. "Así conseguimos desarticular en marzo un grupo muy activo que contaba con un piso refugio en la calle Cerezo. Detuvimos a tres jóvenes de entre 19 y 26 años que se dedicaban a asaltar a chicos y chicas cuando salían, sobre todo, de la sala Oasis", recuerda Modrego.

Un 12% de denuncias falsas

Algo que ha llamado la atención de la Policía es el alto porcentaje de denuncias falsas que se tramitan por robo con violencia, simplemente, para intentar que el seguro pague un móvil extraviado. Según los investigadores, quienes las interponen suelen ser jóvenes "mal aconsejados" a los que han hurtado al descuido el teléfono o lo han perdido durante una noche de alcohol y fiesta. "Hemos comprobado que una de cada diez denuncias no es real. Y las supuestas víctimas lo acaban reconociendo, lo que nos obliga a imputarles un delito de denuncia falsa y otro de estafa, si es que han llegado a ser indemnizados por la aseguradora", advierte el inspector jefe Alberto Modrego.

La Policía recuerda que también incurre en un delito de receptación quien adquiere un móvil robado y que de poco sirve alegar que se ignoraba su procedencia al comprarlo.

Las pesquisas practicadas desde febrero han permitido al Grupo de Robos con Violencia diferenciar claramente entre los asaltos practicados por mayores de 18 años y aquellos cometidos por menores. Los primeros suelen actuar por parejas o tríos y recurren bastantes más veces al ‘mata león’.

Observan a los jóvenes que salen de las discotecas de madrugada, se fijan si van solos o bebido, y los abordan por la espalda. Sin embargo, los menores actúan principalmente por el entorno del paseo de Echegaray y Caballero y eligen como víctimas a chicos de su misma edad que han estado de botellón. A diferencia de los mayores, estos actúan siempre en grupo y emplean cualquier tipo de violencia.

Etiquetas
Comentarios