Despliega el menú
Zaragoza

El carril bus de la avenida de América estrena asfaltado a la espera de una reforma que no llega

El colectivo vecinal del barrio no sabe cuánto durará este nuevo “parche” e insiste en la necesidad de descongestionar el tráfico de esta vía para renovarla por completo.

La historia de actuaciones que acumula la avenida de América, arteria principal del barrio de Torrero, ha sumado en las últimas semanas dos nuevos capítulos. El Ayuntamiento de Zaragoza ha intervenido en las rígolas y el carril bus para mejorarlos y, aunque es una medida que agradecerán tanto conductores como pasajeros, los colectivos vecinales siguen reclamando una reforma integral que ponga fin a los problemas que se dan en esta calle.

“Queremos una intervención integral. Levantarla y hacerla nueva”. Así de tajante se muestra Joaquín Salvador, miembro de la Asociación Vecinal Montes de Torrero. La de renovar la avenida en su totalidad no es una reivindicación nueva, sino que lleva décadas ocupando los puestos más altos del listado de demandas de este colectivo. Aún así, consideran que todas las actuaciones que se han ido llevando a cabo a lo largo de estos años solo han sido “parches”, y no soluciones definitivas.

Es el caso de los últimos trabajos acometidos por el consistorio. El pasado 22 de julio comenzó la reparación de la rígola derecha de la avenida, en el tramo comprendido entre la calle Oviedo y el paseo de Tierno Galván. Las obras se prolongaron hasta el viernes 2 de agosto, y precedieron a las que se han llevado a cabo esta semana. El lunes, los operarios procedieron a asfaltar el carril bus, ya que presentaba numerosos baches y agujeros.

“Nos dijeron que se iba a asfaltar, pero pensábamos que iba a ser una actuación más allá del carril bus, que estaba deshecho”, comenta Salvador, que señala el gran volumen de tráfico que soporta a diario esta avenida. Por ella pasan hasta siete líneas de autobús regulares -34, 31, 33, 39, 42, C1 y C4-, además de una nocturna (N5). Para Salvador, la clave reside en “acondicionarla y reorganizar el transporte público de otra manera, a lo mejor utilizando Lasierra Purroy”. Y es que, al tráfico de autobuses hay que sumar la circulación de vehículos particulares, muchos de los cuales provienen del Tercer Cinturón y se dirigen hasta San José. Por este motivo, Salvador cree que la apertura de Tenor Fleta contribuiría a los planes de la asociación de reducir la circulación por la zona. “Serviría para desahogar esta avenida, porque mientras no se reduzca el tráfico seguirán apareciendo baches”, apunta.

Sea como sea, el colectivo lamenta que no se haya actuado en la avenida “desde hace mucho tiempo”, y pone como ejemplo Fray Julián Garcés, la calle paralela que sirve de entrada al barrio. “Está menos deteriorada, a pesar de que soporta todo el tráfico de subida, porque se renovó hace unos cuantos años”, comenta Salvador.

Las entidades vecinales del barrio han llevado la reivindicación a la Comisión de Urbanismo del Distrito en muchas ocasiones, aunque reconocen que sin resultados, por el momento. “Nunca ha habido un compromiso en firme por parte del Ayuntamiento, más allá de estos parches y actuaciones puntuales”, añade.

Hundimientos y raíles del antiguo tranvía

Además de los baches y el mal estado de la calzada, en la avenida de América son habituales los reventones, ya que las tuberías que discurren por debajo del firme son viejas y a veces sufren fugas que obligan incluso a cortar el tráfico rodado.

Las fugas y sus posteriores reparaciones han sacado a la luz vestigios de la Zaragoza del siglo pasado, cuando el tranvía permitía a los viajeros subir hasta el camposanto de Torrero. “Debajo de la avenida aún hay raíles. Desde la cárcel al cementerio los retiraron, pero de ahí para abajo aún quedan y cuando hay algún reventón tienen que sacar algún trozo”, señala Salvador. Durante la década de los 80, varios locales de la zona también vieron como sus suelos se fueron hundiendo debido a los huecos que se habían hecho en la tierra, según explica el miembro de la asociación.

A la espera de una obra de mayor calado, los vecinos tendrán que conformarse con este nuevo asfaltado. “A ver cuánto dura”, dicen. No obstante, esta no es la única gran avenida que estos días está siendo objeto de la ‘operación asfalto’. También se realizarán trabajos en el Paseo de Sagasta con Camino de las Torres y Juan Pablo Bonet, así como el tramo que va desde esta calle a la plaza Diego de Velázquez y la intersección de Sagasta con Goya y Tenor Fleta.

Etiquetas
Comentarios