Zaragoza

zaragoza

El Consistorio buscará con la DGA un acuerdo extrajudicial para desbloquear el plan Pignatelli

El concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, confía en acortar los «siete u ocho meses» que requeriría esperar a que el juez tome una decisión.

La parcela se extiende entre el actual parque Pignatelli y la calle de Santiago Guallar
La parcela se extiende entre el actual parque Pignatelli y la calle de Santiago Guallar
Guillermo Mestre

No se paraliza el proyecto, pero sí su procedimiento de adjudicación. El plan para levantar vivienda libre en el parque Pignatelli se encuentra en «stand by», en palabras del concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, hasta que se resuelva el contencioso planteado por el Gobierno de Aragón tras detectar «irregularidades en el proceso», concretamente, en lo referido a la subasta de suelos mediante la fórmula de permuta. En cualquier caso, Serrano se mostró ayer partidario de «abrir conversaciones con el Ejecutivo autonómico para tratar de resolver este asunto cuanto antes, acortar los plazos y no tener que esperar a la resolución judicial».

El Ayuntamiento tiende así la mano a la DGA para aclarar la situación del llamado plan Pignatelli, que fue impulsado por Zaragoza en Común en el anterior mandato con el respaldo de todos los grupos políticos. «El proyecto de construcción de viviendas no se paraliza, sino que se deja temporalmente en suspenso», añadió Serrano, partidario de fomentar una «coordinación» con la DGA para evitar que se «judicialice la política» en asuntos como este.

La portavoz del gobierno, la popular María Navarro, también aludió al «principio elemental de la prudencia» como guía de la nueva corporación y explicó que son los mismos motivos por los que también se paralizó el contrato de atención domiciliaria.

Serrano informó de que hasta la fecha cuatro empresas habían mostrado su interés en los suelos de los antiguos depósitos, si bien criticó que el proyecto tenía «una tramitación rara» pues «no había una redacción concreta de las obras sino simplemente una previsión de costes». Aunque rehuyó hablar de plazos, sí admitió que el contencioso administrativo planteado por el Ejecutivo autonómico se podría prolongar durante «siete u ocho meses» con lo que apostó por alcanzar un acuerdo entre administraciones para abordar este asunto y otras cuestiones pendientes.

Pese a que, tal y como adelantó este periódico, el juez ha desestimado las medidas cautelares solicitadas por la DGA, que pedía la suspensión cautelar del procedimiento de licitación pública, el equipo de gobierno lo deja en suspenso –también– para que «el Consistorio no se vea perjudicado por costes judiciales», explicaron fuentes municipales.

El plan Pignatelli no solo supone que se levanten 77 viviendas libres y 30 públicas de alquiler, sino que también contempla una ambiciosa ampliación del parque. Además, se prevé la creación de numerosos equipamientos con los que reconvertir esta enorme parcela de terreno, una de las últimas sin uso dentro de la ciudad consolidada. En su día se habló de crear un lago navegable, una especie de huerto de plantas aromáticas y un auditorio vegetal para pequeñas actuaciones.

Cesión de suelo para 30 pisos públicos

Como muestra de que no está en sus planes renunciar al plan Pignatelli, ayer el nuevo gobierno aprobó la cesión gratuita a la sociedad municipal Zaragoza Vivienda de una parcela para la construcción de 30 viviendas protegidas destinadas a alquiler social en las inmediaciones del parque. Estas viviendas, que se enmarcan en el proyecto de reforma integral, se ubican en una pastilla con una edificabilidad de 2.700 metros cuadrados. Según explicó ayer el responsable de Urbanismo, Víctor Serrano, «una vez que finalicen los trabajos, Zaragoza Vivienda se compromete a revertir al Ayuntamiento los locales, zonas verdes y viales correspondientes».

Si el plan urbanístico fructifica, las 77 viviendas libres (bloques de cinco alturas) se construirían en lo que hoy es la calle de Santiago Guallar, mientras que los otros 30 pisos de promoción pública se ubicarán en la esquina de este vial y Maestro Estremiana. En el frontal de esta calle hacia el paseo de Cuéllar habría equipamientos culturales y sociales: biblioteca, centro de convivencia, centro de día y ludoteca. Justo enfrente, en la parte más cercana a la actual entrada del parque desde Sagasta, se pondría en pie un centro cívico y, a pocos metros, habría pistas deportivas al aire libre. En el mejor de los casos, las máquinas empezarían a trabajar dentro de un año.

Etiquetas
Comentarios