Despliega el menú
Zaragoza

patrimonio

La alegoría de Zaragoza que vigila la ciudad

En el monumento de Los Sitios, en Zaragoza, se une con delicadeza la piedra y el bronce. Se diseñó con motivo de la Exposición Hispano-Francesa de 1908 y es considerada una de las obras más representativas del modernismo zaragozano.

En el monumento de Los Sitios, en Zaragoza, se une con delicadeza la piedra y el bronce. Se diseñó con motivo de la Exposición Hispano - Francesa de 1908 y es considerada una de las obras más representativas del modernismo zaragozano.

Una silueta asoma por encima de los árboles de la plaza de Los Sitios de Zaragoza, en lo que fuera la huerta de Santa Engracia, una zona muy devastada por el devenir de la guerra napoleónica. La vegetación hace complicado ver por completo la figura femenina desde la distancia. Es la que culmina el monumento de Los Sitios. Unas fuentes sostienen que no responde a ninguna heroína en concreto, que es una alegoría de Zaragoza, mientras que otras defienden que es la Patria, por la inscripción que reza a sus pies.

Extiende la mano derecha hacia adelante, al horizonte. Con la izquierda se apoya en el escudo de la ciudad. Agitada por el cierzo, una tela cubre su cabeza. Bajo ella: laurel, que representa la gloria, pasionarias, la fe, y cardo, como símil de patriotismo.

No faltan las escenas históricas, como la desesperación a las puertas de los conventos de Santa Isabel y de San Lázaro, donde los zaragozanos las soportan con sus brazos, con tensión. También lugares clave del episodio bélico que contextualizan, como la Torre Nueva. Además, se adivinan personajes como Agustina de Aragón, la condesa de Bureta y sus empleadas de palacio, que juntas arrastran un cañón. A su lado una mujer le da el pecho a su hijo en plena batalla. Todas están esculpidas en bronce. De piedra es el general Palafox, que las mira con atención. Al igual que la Virgen del Pilar, que parece amparar la escena. La combinación de metal y piedra mezcla relieves con escultura de bulto. Todas las figuras son representadas con un conseguido realismo expresionista, tanto en los rostros como en los gestos.

"La obra que perpetúa en mármoles y bronces la epopeya zaragozana estaba allí, terminada, palpitante, llena de vida, de fuego y de pasión"

El Ayuntamiento de Zaragoza publica que se inauguró sin terminar (faltaba el grupo de las mujeres y el cañón) y cuando apenas quedaba un mes para escribir el punto y final de la Exposición Hispano-Francesa, en presencia de los Reyes de España. Alfonso XIII y Victoria Eugenia fueron testigos, tal y como se puede leer en sus inscripciones. “La obra que perpetúa en mármoles y bronces la epopeya zaragozana estaba allí, terminada, palpitante, llena de vida, de fuego y de pasión” se publicó en las páginas de HERALDO al día siguiente.

A pesar de medir 19 metros, no es el elemento más alto de la plaza de Los Sitios, porque hay edificios por encima del conjunto, pero sí que es considerado el culmen de la trayectoria de Agustín Querol y Subirats, el escultor que ganó el concurso para su construcción, según fuentes municipales. Manuel García Guatas, experto y profesor de Historia del Arte de la Universidad de Zaragoza, explica en su artículo 'Zaragoza monumental' que el tortosino presentó tres bocetos al óleo y se escogió este. Sus esculturas mantienen el sello Querol, de ahí que más de una fuente documental relacione el monumento de Los Sitios con otras obras.

De hecho, García Guatas detalla en su artículo que "la composición y el tratamiento formal de este monumento pudieron servir en cierta medida de modelos o referencias para el monumento a la Carta Magna y a las Cuatro Regiones argentinas", construido al año siguiente en Buenos Aires. En España el legado de este escultor también es importante: desde el frontón de la Biblioteca Nacional de Madrid hasta algunas estatuas del conjunto de Colón, en Barcelona.

De regreso a la capital aragonesa, este es uno de los, al menos, ocho monumentos que recuerdan la contienda librada hace más de 210 años entre zaragozanos y franceses. No es la única que conmemora la efemérides, pero el conjunto está considerado una de las obras más representativas del modernismo de la ciudad.

Etiquetas
Comentarios