Despliega el menú
Zaragoza

embalse de mequinenza

Identifican a los dos alemanes por los dientes

Tras haber estado los cadáveres tres días en el fondo del embalse de Mequinenza, las huellas dactilares no eran fiables para identificarlos.

La Guardia Civil mantiene en la zona un amplio dispositivo de búsqueda de los pescadores alemanes cuya barca volcó la tarde del viernes en el embalse de Mequinenza (Zaragoza).
Operativo de búsqueda de los dos alemanes en el embalse de Mequinenza (Zaragoza).
Guardia Civil

El proceso de identificación de los dos pescadores alemanes que fallecieron ahogados en el embalse de Mequinenza después de haber sufrido un accidente al chocar con otra barca se ha complicado. Los forenses del Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA) han tenido que utilizar el reconocimiento por la prueba odontológica debido a las dificultades que han encontrado con las huellas dactilares y la prueba de ADN.

Fuentes próximas al caso señalaron que la Guardia Civil ha tenido que solicitar a través de la Interpol las fichas dentales de los dos pescadores a Alemania para poder compararlas con los análisis de los cadáveres.

Aunque la Guardia Civil tiene acreditada la identidad de los pescadores alemanes por sus documentos (dos ciudadanos de 54 y 55 años, cuyas siglas son C. J. W. B. y J. E. H.), los dos forenses que realizan las autopsias tienen que corroborarla a través de sus huellas dactilares, la prueba de ADN o los dientes, que no es lo más frecuente.

Según las mismas fuentes, el hecho de que los dos pescadores hayan estado tres días en el fondo del embalse de Mequinenza (el accidente se produjo el viernes 31 de mayo y fueron encontrados el lunes pasado día 3) ha podido perjudicar el estado de los cadáveres y sus huellas dactilares para que ese sea el método utilizado. Aun así, la Guardia Civil también las han solicitado a las autoridades de Alemania para que también se realice la prueba de identificación, pero puede tardar en concluirse un mes.

En el primer examen sobre los dos turistas germanos se apreció que la causa de la muerte fue por ahogamiento, pero también presentaban traumatismos en varias partes del cuerpo, como consecuencia del impacto tan fuerte que sufrieron en el choque con la otra embarcación. De hecho, la barca en la que viajaban los dos pescadores alemanes quedó totalmente quebrada en el accidente. La otra, en la que iban tres personas (dos eslovacos y una checa) era más consistente.

Etiquetas
Comentarios