Aragón
Suscríbete por 1€

sucesos

La Guardia Civil usó un sónar de pescadores en Mequinenza para hallar los cadáveres de los dos alemanes

Doce buceadores participaron en la búsqueda de los desaparecidos, que se hacía a ciegas hasta que se utilizó el método con el que se localizan los siluros.

Los efectivos que buscaban a los dos pescadores desaparecidos desde el pasado viernes han encontrado los cuerpos a primera hora de la tarde de este lunes y los han rescatado.

Los cadáveres de los dos pescadores alemanes ahogados en Mequinenza han sido hallados a primera hora de la tarde de este lunes. Ambos desaparecieron el pasado viernes y, tras tres días de búsqueda, por fin han dado resultado las labores del dispositivo, en el que participaban efectivos de la Guardia Civil, así como bomberos del Ayuntamiento de Zaragoza y de la Diputación Provincialcon una zódiac para peinar la el Mar de Aragón y un dron para poder detectar desde el aire el lugar donde podían encontrarse los cuerpos.  

Los cadáveres han sido hallados a primera hora de la tarde por los buceadores del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (Geas) de la Guardia Civil de Huesca.

Los pescadores sufrieron un accidente con su lancha, alquilada en la zona, y chocaron sobre las 19.30 del pasado viernes con otra en la que iban tres pescadores (dos eslovacos y un checo) debido, al parecer, a que el sol les cegó.

El rescate de los dos cadáveres se ha producido entre las 17.30 -cuando se ha recuperado el primer cuerpo-, y las 18.10, cuando se ha logrado extraer el segundo, según confirmaron fuentes de la Guardia Civil. El hallazgo se produjo gracias a las máquinas que usan los pescadores del Mar de Aragón (un sónar) para localizar siluros. Ambos cuerpos se hallaban a unos 800 metros del embarcadero del Club Náutico de Caspe.

La falta de visibilidad en embalse dificultó el rescate de los dos desaparecidos, en el que han colaborado casi 30 personas, entre los efectivos del Geas, del helicóptero y del cuartel de la Guardia Civil, así como bomberos del Ayuntamiento de Zaragoza y de la Diputación Provincial (DPZ), con una zódiac para peinar el embalse, y un dron para poder detectar desde el aire el lugar donde podían encontrarse los cuerpos.

José Luis Fernández Martínez, jefe de los Geas de Huesca, ha explicado que el hallazgo se produjo con "visibilidad nula" en los tres días de búsqueda y después de haber realizado un rastreo de unos 13.000 metros cuadrados "a ciegas" en el fondo del pantano.

"No podíamos ver ni los elementos digitales. Teníamos que bucear analógicamente, midiendo los tiempos del aire en esa zona y un reloj digital nos avisaba cuándo debíamos salir", ha detallado.

Una piscina de cuadrículas 

Habían delimitado una zona de referencia desde el lugar donde se produjo el accidente el pasado viernes y crearon una cuadrícula progresiva para la búsqueda con unas cuerdas lastradas con plomos para generar el efecto de una piscina. Cada calle tenía 100 metros de largo por 30 de ancho y a la cuarta formada (de los 12.000 metros cuadrados recorridos) encontraron una caña de pescar y una caja de herramientas, que eran indicios de la lancha accidentada.

"Con la colaboración de pescadores que tienen un sónar lateral para localizar siluros, aprovechamos esa capacidad y nos señalaron dos bultos. Hicimos la inmersión y hallamos a los fallecidos: un cuerpo lo sacamos a las 17.30 y el otro a las 18.10", ha concretado el jefe de los Geas de Huesca.

La dificultad de la búsqueda llevó a reforzar este lunes el equipo de Geas de Huesca, integrado por siete buceadores, con otro grupo de Cataluña que se trasladó a última hora de la mañana y trajo otros cinco expertos.

Los cuerpos de los dos ciudadanos alemanes, de 54 y 55 años, identificados como C. J. W. B. y J. E. H., que pasaban unos días pescando en el embalse, han sido trasladados directamente al Instituto de Medicina Legal de Aragón para realizarles sendas autopsias.

El conductor dio negativo en la prueba de alcoholemia

El capitán de la Guardia Civil Agustín Díaz ha explicado este lunes que dentro de la investigación de la Policía Judicial se realizó una prueba de alcoholemia que dio negativo al conductor de una de las lanchas implicadas en el siniestro, de nacionalidad eslovaca. Los agentes le tomaron declaración para aclarar si el choque frontal de las dos embarcaciones alquiladas en el Mar de Aragón pudo producirse porque el sol cegó a uno de los patrones.

Según pudo determinar la Guardia Civil, el choque frontal ocurrió a gran velocidad y los dos pescadores accidentados no llevaban chaleco salvavidas ni el dispositivo de seguridad conocido como ‘hombre al agua’. "Hemos tenido que buscarlos palpando por la falta de visibilidad en el embalse", ha explicado el capitán de la Guardia Civil.

El comandante Antonio González ha afirmado que tras la llegada de los Geas vivieron "jornadas muy intensas". En total, han participado en el rescate un helicóptero, patrullas de seguridad civil y los bomberos de la DPZ, con una treintena de efectivos. La dificultad para encontrar a los dos alemanes desaparecidos condujo a la Guardia Civil a reclamar también la ayuda de varios perros de la unidad cinológica especializados en localizar víctimas. Los canes iban a llegar este martes desde Madrid, pero el hallazgo de los cadáveres hizo que se cancelara la solicitud.

Los dos ciudadanos alemanes sufrieron un accidente náutico el pasado viernes sobre las 19.40. Los hombres estaban pasando unos días en Caspe junto a unos amigos haciendo turismo de pesca. Cuando se encontraban a poco más de un kilómetro del puerto deportivo, chocaron frontalmente con otra embarcación ocupada por tres personas, dos hombres y una mujer.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión