Zaragoza

estafa

La red del cáncer infantil quedó al descubierto por su poca inversión pese a las millonarias donaciones

Linceci presumía de ayudas constantes a un hospital de Perú, pero la Policía descubrió el engaño.

Las oficinas de Linceci en Zaragoza, situadas en la calle de Carlos Marx, fueron registradas la semana pasada por la Policía.
Las oficinas de Linceci en Zaragoza, situadas en la calle de Carlos Marx, fueron registradas la semana pasada por la Policía.
Policia Nacional

La Liga Nacional contra el Cáncer Infantil (Linceci) presumía en su página web y en sus perfiles en redes sociales de constante colaboración con entidades de Perú, pero al parecer sus registros de contabilidad no reflejaban todas esas actividades solidarias. Esta fue, precisamente, una de las evidencias que puso a la Policía Nacional tras la pista de la supuesta estafa millonaria de la organización con sede en Zaragoza, que ascendería a unos cinco millones de euros y se remontaría a 2016, de acuerdo con fuentes policiales.

Son cuantiosos los anuncios promocionales de Linceci en los que aparecen dos números de cuenta junto a un llamamiento a la aportación económica desinteresada. Ya en los primeros compases de la investigación, que se puso en marcha por una denuncia de la Asociación de Padres de Niños con Cáncer de Aragón (Aspanoa) en la Fiscalía Provincial de Zaragoza, los agentes de la Brigada Regional de Policía Judicial de Zaragoza pusieron el foco en estas libretas de fondos.

Por ello pidieron a la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de la capital aragonesa, Soledad Alejandre, que autorizara la consulta de los movimientos de las cuentas de la asociación con sede en Zaragoza, pero también presente en Madrid, de acuerdo con la información que proporciona ella misma en su web.

Los investigadores comprobaron entonces que en una de las libretas de Linceci se reflejaban miles de euros de ingresos, pero pocas salidas de dinero con fines solidarios y sí muchas que parecen relacionadas con la actividad empresarial de la asociación. Las pesquisas determinaron que al cabo de un año, en cada una de estas cuentas podía estar entrando hasta medio millón de euros procedente de donaciones y venta de ‘merchandising’ (desde sacos térmicos de semillas hasta marcapáginas pasando por lápices de colores o servilletas para bares).

Cuando completaron el análisis de los movimientos bancarios, los investigadores decidieron comprobar si se correspondían con las colaboraciones solidarias que publicitaba la asociación, sobre todo, en Perú. Para ello pidieron la ayuda de la Interpol, que contactó con los responsables de un hospital de Arequipa (la segunda ciudad más poblada del país) al que Linceci afirmaba haber donado 15 camas clínicas para niños enfermos de cáncer en 2017, entre otras colaboraciones.

El centro sanitario les confirmó que habían recibido el mobiliario en dos partes (primero cinco camas y meses después las diez restantes), pero manifestaron a los agentes que no habían recibido más ayudas. De hecho, los responsables del hospital llegaron a decirles que después de la segunda entrega (en el verano de 2017) ya no habían vuelto a tener contacto con estos benefactores.

La investigación continúa

La semana pasada, la Policía Nacional avanzó en sus pesquisas con el registro a las oficinas de Licenci, situadas en la calle de Carlos Marx. Allí intervinieron varios tomos de información y dispositivos informáticos. También detuvieron a cinco personas, entre las que figuran el presunto cabecilla de la trama, identificado como Roberto Pérez Rodríguez, su esposa y otros tres hombres, identificados como O. A. P., D. C. F. y F. C. U. y que al parecer tenían responsabilidades intermedias en Linceci y otras empresas relacionadas con ella y vinculadas a Pérez Rodríguez.

Los arrestados declararon el pasado viernes ante la instructora asistidos por los abogados Carmen Cifuentes, Javier Osés y Guillermo Sinués. Después, la jueza dictó auto de prisión por la gravedad de las penas que conllevan los delitos que se les atribuyen: estafa agravada y pertenencia a organización criminal. La investigación sigue abierta y no se descartan nuevos avances.

Etiquetas
Comentarios