Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Un mantero, condenado a seis meses de cárcel y 480 euros de multa por lesionar a dos policías locales

La titular del Juzgado de lo Penal número 6 de Zaragoza considera que Mamadou T. cometió un delito de atentado y dos leves de lesiones durante una persecución policial en el paseo de la Independencia. 

Imagen de archivo de un grupo de manteros en el paseo de la Independencia.
Imagen de archivo de un grupo de manteros en el paseo de la Independencia.
Guillermo Mestre

La titular del Juzgado de lo Penal número 6 de Zaragoza ha condenado a Mamadou T., un vecino de la capital aragonesa de origen senegalés que se dedica a la venta ambulante, a seis meses de cárcel y al pago de 480 euros de multa por las lesiones que le causó a dos policías locales de la capital aragonesa durante una persecución que se registró en marzo de 2018 en el paseo de la Independencia. Además, la magistrada ha determinado que el inmigrante tendrá que hacer frente a una indemnización de 600 euros (300 para cada agente). 

El juicio contra Mamadou T., de 40 años, se celebró el pasado 29 de abril y el incidente se remonta al 10 de marzo de 2018. De acuerdo con el relato de hechos probados que contiene la sentencia, sobre las 18.00 del citado día, el vigilante de una tienda de ropa cercana a la plaza de España llamó a la Policía Local porque, según dijo, un grupo de personas que estaba ejerciendo la venta ambulante frente al establecimiento le habían amenazado después de que les conminara a alejarse del comercio y dejar espacio libre para que los clientes pasasen.

Una patrulla de la Policía Local tardó en llegar "uno o dos minutos" y cuando los manteros vieron aparecer a los agentes, que iban uniformados, recogieron las sábanas con la mercancía y echaron a correr. Siempre según el relato de hechos probados, fue en esta fuga cuando el ahora condenado propinó un "fuerte" puñetazo en el ojo a uno de los policías que le perseguía, ofreciendo además, "tenaz" resistencia a ser interceptado. A consecuencia de estos hechos, otra funcionaria resultó lesionada porque cayó al suelo en el forcejeo. Ambos policías reclamaron en el proceso judicial por las heridas que sufrieron, que en uno de los casos fueron impeditivas para desarrollar su trabajo. 

Los hechos fueron calificados por la Fiscalía como un delito de atentado y dos leves de lesiones. Por el primero de ellos, el ministerio público exigió un año de prisión y por cada uno de los segundos, 600 euros de multa (dos meses a razón de diez euros diarios). Sin embargo, la magistrada María José Alegre ha reducido la petición fiscal.  

La prueba de cargo que ha tenido en cuenta la jueza viene constituida por la declaración de los policías durante el juicio, que estima un relato "persistente en el tiempo" y corroborado por los informes médico-forenses, porque el encausado negó los hechos que se le imputaban: declaró que iba corriendo con sus cosas y un policía le hizo caer, sufriendo un golpe en la cara por el que fue asistido en urgencias. 

La sentencia del Juzgado de lo Penal número 6 no es firme y se puede recurrir. De hecho, el Grupo de Derechos Civiles 15-M, que defiende los derechos de los inmigrantes que se dedican a la venta ambulante entre otros colectivos vulnerables, Mamadou T. ha sido condenado "por un delito no probado, por mucho que lo diga una juez" y han recurrido en apelación. 

Por su parte, el sindicato CSL, organización que vela principalmente por los intereses profesionales de los policías y bomberos de la capital aragonesa, han mostrado públicamente su apoyo a los agentes y han defendido "la profesionalidad de todos los compañeros de la Policía Local de Zaragoza".

Etiquetas
Comentarios