Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

La supresión de un giro en la calle Cosuenda enfada a los vecinos del barrio Jesús

Los residentes se quejan de que las nuevas marcas viales les impiden girar hacia el paseo Longares y les obligan a ir hasta la rotonda de La Jota para cambiar de sentido. 

giro calle cosuenda
Giro en la calle Cosuenda suprimido
L. R.

Un “sinsentido”. Así definen los vecinos y conductores del barrio Jesús a los cambios que hace unas semanas se produjeron en la circulación de la calle Cosuenda y que han supuesto la eliminación del giro a la izquierda que les permitía incorporarse al paseo Longares. La decisión del consistorio ha levantado ampollas entre los residentes, que reclaman que esta maniobra se vuelva a permitir.

Y es que hasta hace poco más de un mes, quienes circulaban por la calle Cosuenda en sentido hacia La Jota podían girar a la izquierda con sus vehículos para entrar al paseo Longares. Una maniobra que ahora está totalmente prohibida y está suponiendo para los conductores un gasto extra en minutos y combustible. Lo mismo ocurre a quienes se dirigen desde la ribera hacia la calle Arnal Cavero, ya que la línea continua impide también girar a la izquierda para circular por esa vía.

“Todo ha sido a raíz de la urbanización de la parcela F-51-3”, explica Raúl Gascón, presidente de la Asociación de Vecinos del Barrio Jesús. Las obras en ese solar incluyeron también la adecuación de la calle Cosuenda, que contaba con un único carril y carecía de aceras en el lado más próximo a la parcela sin edificar.

Los vecinos del barrio Jesús se muestran molestos con la supresión del giro
Los vecinos del barrio Jesús se muestran molestos con la supresión del giro
L. R.

De hecho, algunos vecinos como Jesús Gracia estaban “convencidos de que tras la urbanización de este solar, la calle Cosuenda se convertiría en una vía con dos carriles por sentido análoga al Paseo Longares”. Pero nada más lejos de la realidad, porque las obras llevaron aparejadas la supresión de este giro tan utilizado por los conductores. “Pensé que se habían equivocado, porque no tiene ningún sentido. Estamos muy perjudicados y esperamos que se resuelva”, manifiesta este residente.

Hasta que eso ocurra, los automovilistas cuentan con dos opciones para adentrarse hasta el Paseo Longares, aunque ninguna de ellas les convence lo suficiente. La primera es subir hasta la rotonda de Marqués de La Cadena para hacer un cambio de sentido, lo que supone unos cuantos minutos y metros más de recorrido. La segunda es entrar directamente por la calle Paniza, una alternativa de la que tampoco son partidarios los miembros del colectivo vecinal. “Estas son zonas interiores muy pacificadas que querríamos mantener así, para que el tráfico por ahí solo sea de residentes”, apunta Gascón. El representante del colectivo cree que la medida no va afectar a los nuevos vecinos del barrio “porque se van a generar tres o cuatro viales en toda la parcela”, pero sí que desfavorece a los que viven al final del paseo Longares.

Además, desde la entidad aseguran que la decisión del consistorio ha generado una “protesta masiva” entre los residentes y que, en los últimos días, han recibido numerosas quejas a través de la web, el teléfono de atención y las redes sociales. Tanto es así que incluso un grupo de vecinos ha decidido movilizarse por su cuenta y colocar una pancarta en la que reclaman que se deshagan los recientes cambios. La propia asociación también ha solicitado al Ayuntamiento de Zaragoza que vuelva a permitir la maniobra que prohibió hace un mes. Este periódico ha intentado contactar con consistorio para conocer los motivos de dicha supresión pero, por el momento, no ha habido respuesta.

Problemas de visibilidad

Otra de las dificultades a las que los vecinos tienen que hacer frente es la falta de visibilidad en algunas bocacalles de Cosuenda a causa de los vehículos estacionados, como en el caso de la calle Calixto Ariño. “Han puesto aparcamientos en paralelo a la acera y es peligroso, porque cuando sales de ahí la visibilidad es nula en el lado derecho. No tiene sentido cegar tanto una bocacalle”, denuncia Jesús Gracia, que cree que la visibilidad mejoraría instalando plazas para motocicletas junto a los cruces.

“Lo único que proponemos son soluciones muy sencillas a los problemas que tenemos ahora”, apunta en referencia al giro suprimido. “Algunos todavía lo hacen, porque la situación actual hace perder mucho tiempo”, asegura. “Era una cosa que ya existía y no sé por qué lo han complicado más”, concluye.

Etiquetas
Comentarios