Zaragoza

zaragoza

Santa Isabel inaugura la primera fase de la conexión peatonal sobre la Z-40

Aunque las fases posteriores incluyen la construcción de una rampa, algunos vecinos han criticado la falta de accesibilidad de la escalinata que discurre sobre el falso túnel de la autovía.

santa isabel
Inauguración de la escalinata
AVV Gaspar Torrente (1)

La cicatriz que supone la Z-40 a su paso por el barrio de Santa Isabel es desde este lunes, de manera oficial, un poco más pequeña. El portavoz de Chunta Aragonesista en el Ayuntamiento de Zaragoza y presidente de la Junta de Santa Isabel presentó el lunes la primera fase de la conexión peatonal sobre la autovía de circunvalación entre las calles Victor Jara y Tomás Ostariz. Una actuación no exenta de polémica por tratarse de una escalinata que no es accesible para personas con movilidad reducida ni carritos de bebé.

En un acto vecinal para inaugurar el parque, Asensio explicó que esta primera fase ha servido “para cerrar una cicatriz en el corazón de Santa Isabel” y poder cruzar de una parte del barrio a otra. Ayer mismo comenzaron también los trabajos para instalar columpios, máquinas de ejercicios y un potrero con porterías de fútbol y canastas de baloncesto. También estuvieron presentes vocales del Ayuntamiento y de la Junta de Distrito, personal técnico del Área de Urbanismo del Ayuntamiento, representantes de las asociaciones vecinales del barrio y algunos residentes.

Con esta primera fase se comienza a dar cumplimiento a una de las reivindicaciones más antiguas de los vecinos. “Llevábamos pidiéndole al Ayuntamiento de Zaragoza que hablara con Fomento para que hicieran esta conexión”, explica José Carlos Faro, presidente de la Asociación de Vecinos Gaspar Torrente de Santa Isabel. El colectivo asegura estar “muy agradecido” con la actuación, pero advierte de que el proyecto está sin acabar y “hay que finalizarlo”. “Seguiremos peleando para que se convierta en un parque y sea una zona transitable”, apuntan.

No obstante, hay quienes consideran que el proyecto no se ha planteado de la mejor manera y que su ejecución ha olvidado a los colectivos con problemas de movilidad. “No pueden bajar carros, ni sillitas, ni sillas de ruedas. Han inaugurado algo que está a medias”, afirma Carlos Gimeno, un vecino que reside al final de la avenida de Cataluña. “Era algo que se pedía a voces para unir las dos zonas del barrio, pero de esta manera se está dificultando mucho, porque sobre todo lo demandaban los mayores, y con esos escalones tan empinados siguen teniendo que dar la vuelta de antes”, apunta Gimeno, que cree que el acto de inauguración fue “muy electoralista”.

Hace unos meses, el grupo municipal del Partido Popular ya criticó la falta de accesibilidad de la nueva conexión y reclamó “una solución urgente” para permitir su uso a la totalidad de los ciudadanos.

Sin embargo, desde el colectivo vecinal recuerdan que el paso peatonal proyectado también incluye una rampa para permitir el paso a quienes no pueden desplazarse por las escaleras y hacen un llamamiento a la paciencia. “Las cosas llevan su tiempo. Seguiremos peleando para que se le dé continuidad, pero esto va lento. De no haber paso a haberlo, es un primer gran avance”, explican. De hecho, para evidenciar que solo se trataba de una inauguración parcial, los asistentes desanudaron la cinta inaugural, en lugar de cortarla.

Un balance “positivo” de estos últimos cuatro años

Durante el acto, Asensio hizo un balance “muy positivo” del trabajo realizado durante estos cuatro años al frente de la Junta de Santa Isabel, en los que se han llevado a cabo otras actuaciones como el aparcamiento en el solar del Espartidero, la creación de la línea 60 de autobús que une Santa Isabel con el tranvía o la construcción del primer carril bici del barrio.

También es positiva la evaluación que hacen desde la Asociación de Vecinos Gaspar Torrente sobre los proyectos que se han llevado a cabo en el barrio. “Había cuestiones que estaban un poco adormecidas que han ido avanzando”, señalan. “El aparcamiento del Espartidero, por ejemplo, llevaba años siendo un descampado que se embarraba cada vez que llovía. Ahora está asfaltado y es accesible”, apuntan.

No obstante, el presidente de la entidad vecinal recuerda que “hay un importante tejido social en el barrio” que es el que ha ido empujando todas estas actuaciones. “Ha sido Santa Isabel, con su presión, el que también lo ha hecho posible”, considera.

Como próximas reivindicaciones, Faro señala que, aunque hace unos meses se plantaron más de un centenar de árboles en las calles de Santa Isabel, “todavía hay solares y alcorques vacíos en los que se tienen que replantar”. Los problemas de aforo que sufre el centro cívico del barrio también preocupan al colectivo, ya que sus instalaciones “se quedan pequeñas” para la cantidad de gente que asiste a las actividades que se programan.

Etiquetas
Comentarios