Zaragoza

tribunales

14 machetazos que casi le cuestan la vida

El torniquete que practicaron los policías locales al hombre atacado en Conde Aranda le salvó la vida, según los forenses. 

Con cazadora roja, Jamal Mounaji, sentado junto a Djamel Mehida y Wafa Rabbani, en el juicio.
Con cazadora roja, Jamal Mounaji, sentado junto a Djamel Mehida y Wafa Rabbani, en el juicio.
Oliver Duch

Said E. recibió catorce golpes con un machete de 36 centímetros de hoja (y 14 de empuñadura) que estuvieron a punto de costarle la vida. De no ser por la rápida intervención de dos policías locales, que no dudaron en taponar la herida que le había seccionado la arteria cubital, y el buen trabajo de los sanitarios que lo asistieron en el lugar de la agresión, habría fallecido.

Así lo indicaron este miércoles los dos médicos que testificaron en el juicio por tentativa de asesinato celebrado en la Audiencia Provincial contra Jamal Mounaji, de 30 años, Djamel Mehida, de 27, y Wafa Rabbani, de 35. La Fiscalía y la acusación particular, a cargo de la abogada Lourdes Barón, solicitan para ellos penas de 15, 14 y 13 años de prisión, respectivamente.

Ambos recordaron que Said E. fue agredido en la mañana del 14 de octubre de 2017 por los dos varones, a los que una hora antes había advertido que los iba a denunciar por haberle quitado la cartera en una discoteca de Miralbueno. Mounaji y Mehida se subieron en la avenida de Madrid en el bus urbano en el que iba Said E., después de haber sido informados de su presencia por Wafa Rabbani. Tras obligarle a bajar en Conde Aranda, Mounaji le roció la cara con un espray y sacó el machete con el que empezó a golpearle, con la ayuda de Mehida.

La víctima sufrió cortes profundos en cara, tórax y extremidades, pero sobre todo en el brazo izquierdo con el que trató de protegerse la cabeza. Los golpes le seccionaron tanto huesos como tendones y nervios y la arteria cubital. Una psicóloga expuso que Said E. sufre secuelas psíquicas importantes, como estrés postraumático, alteraciones cognitivas, pensamientos intensivos sobre la agresión, pesadillas, problemas de memoria y, sobre todo, siente mucho temor.

El abogado de Jamal Mounaji, Javier Notivoli, solicitó su absolución por legítima defensa (argumenta que su cliente le quitó el machete a Said E.) y, subsidiariamente, 6 años de cárcel por tentativa de homicidio con la atenuante de drogadicción. El letrado Juan Carlos Macarrón pidió la absolución de Mehida alegando que no intervino en la agresión.

Etiquetas
Comentarios