Zaragoza

zaragoza

Alerta por la aparición de supuesta comida con alfileres en San José

Las redes sociales se hicieron eco de la presencia de un alimento sospechoso en la zona verde de la calle Mornes, aunque la Asociación Vecinal cree que puede tratarse de un montaje.

Comida con alfileres que ha aparecido en la calle Mornés
Comida con alfileres que ha aparecido en la calle Mornés
Facebook

La convivencia entre vecinos y mascotas no siempre es fácil en las ciudades. Hace tan solo un par de semanas, los vecinos de San José expusieron el mal estado de la pequeña zona verde que hay situada al final de la calle Mornes, donde los excrementos y orines de los perros se han convertido en un problema crónico. Y las reacciones a la denuncia vecinal no han tardado en llegar, aunque lo han hecho de la peor manera posible: la aparición de comida con un alfiler en esa misma zona verde del barrio.

El hallazgo de lo que parece una porción de alimento con una aguja en su interior fue difundido rápidamente a través de las redes sociales la semana pasada. En su perfil de Facebook, desde Zaragoza Protección Animal aseguraban haber recibido un aviso sobre la presencia de un alimento sospechoso en la esquina de la calle Mornes con Enrique Armisen. La publicación ha sido compartida más de un millar de veces hasta el momento y ha generado decenas de comentarios en los que se condena lo ocurrido.

La Asociación Vecinal de San José, que demandaba más limpieza, mantenimiento y civismo en las zonas verdes del barrio, también rechazó a través de Twitter este tipo de comportamientos. “Denunciamos y condenamos sin paliativos estas actuaciones de asesinos desalmados que no entienden nada”, escribieron. El colectivo vecinal ha reiterado que su intención “no es, ni muchísimo menos, criticar a los perros ni a sus propietarios”, ya que sus denuncias no van dirigidas a la totalidad de los dueños de los peludos. “Denunciamos las actitudes incívicas que, por cierto, creemos que son una minoría”, apunta Fernando Arenas, miembro de la asociación. Arenas considera que, aunque siempre hay quien no respeta las normas básicas, la mayoría de los propietarios sí cumplen con sus obligaciones, ya que “teniendo en cuenta la cantidad de perros que hay en el barrio, si los que las incumplen fueran la mayoría no se podría ni andar por las calles”.

Además, Arenas cree que la aparición de comida en el jardín de la calle Mornes pudo tratarse de un montaje para crispar los ánimos entre los vecinos, ya que el ‘modus operandi’ no fue el habitual. “No es la forma típica en la que se suele encontrar la comida. Los alfileres suelen estar escondidos en embutido, salchichas o carne. En este caso al alfiler se le ve perfectamente la cabeza roja y no se sabe muy bien dónde está puesto, parece una cebolla”, afirma Arenas. “Desde la asociación pensamos que se ha hecho a modo de protesta, como una forma de montaje para llamar la atención”, apunta.

En diciembre de 2018 también apareció comida con alfileres en las inmediaciones de Ciudad Jardín, en el barrio de Delicias. En aquella ocasión estaban puestos en el interior de varios trozos de salchichas y fueron denunciados por la protectora de animales Zarpa.

Desde el Centro de Protección Animal de Zaragoza recuerdan que dejar en la vía pública comida con objetos punzantes o envenenada es constitutivo de un delito e instan a la población a denunciar este tipo de hallazgos, “sobre todo, si se ha visto a la persona que lo ha colocado”. También recomiendan a los viandantes que encuentren estos restos de alimento que los tiren a la papelera o al contenedor más cercano para evitar que otras mascotas e incluso niños los ingieran.

Fuentes de la Policía Local apuntan que los ciudadanos también pueden realizar fotos al alimento sospechoso e ir a interponer una denuncia o llamar directamente al 091 o 092 para que una patrulla acuda al lugar de los hechos.

Sin cambios en la calle Mornes

A pesar de que el problema de los excrementos en la zona verde de la calle Mornes ha salido en varios medios de comunicación, la situación sigue siendo la misma, por lo que la asociación continuará reclamando mejoras en los servicios de limpieza y mantendrá sus campañas de ‘Canvivencia’. “No hemos notado ningún cambio”, lamenta Arenas, que cree que hay que facilitarles las cosas a los ciudadanos con la instalación de más papeleras y garantizar su vaciado. “El otro día fui al parque de la Memoria y la papelera para excrementos estaba a rebosar. Y la de la plaza de Miguel Hernández, cerca de la calle Mornes, tres cuartos de lo mismo”, asegura.

Etiquetas
Comentarios