Despliega el menú
Zaragoza

tribunales

Condenado el farmacéutico que se compró un Porsche y arruinó el negocio

La Audiencia lo declara autor de un delito de insolvencia punible y otro de apropiación indebida de unos 365.000 euros

Los acusados, ayer, declarando en la Audiencia Provincial de Zaragoza.
El acusado, de pie, y su hermana, que ha sido absuelta, durante el juicio. 
Guillermo Mestre

El farmacéutico que en apenas dos años dilapidó las ganancias que proporcionaba su boyante botica con la intención de arruinar el negocio conyugal y a su exmujer ha sido condenado a cinco años y medio de prisión y el pago de una multa de 1.800 euros.

La Audiencia Provincial de Zaragoza considera a Félix G. B. autor de un delito de insolvencia punible y otro de apropiación indebida y le ordena indemnizar a su suegro con 150.207 euros (procedentes de un préstamo que no devolvió) y con 82.161 a Ibercaja Leasing por un Porsche Panamera que financió al acusado y que este vendió sin haber pagado las cuotas. El resto del dinero, unos 133.000, corresponden a su exmujer aunque deberán acreditarse una vez reintegre lo debido al consorcio conyugal.

El tribunal de la Sección Sexta declara probado que, en 2010, Félix G. B. y su esposa adquirieron en régimen matrimonial una farmacia de la calle de Estébanes de Zaragoza, que estaba a nombre del acusado dada su condición de farmacéutico. En 2015 la pareja dejó de convivir, pese a lo cual ambos cónyuges continuaron trabajando en la botica.

Pero ya en 2016, cuando la mujer presentó la demanda de medidas previas al divorcio, el acusado ya había abierto a espaldas de su exesposa una cuenta a la que estaba desviando dinero que ingresaba del negocio; había dejado de pagar el alquiler del local de la farmacia y tenía un procedimiento de desahucio y su suegro le estaba reclamando vía judicial un préstamo de 150.270 euros.

Mientras tanto, entre mayo y diciembre de 2016, Félix G. B. fue extrayendo dinero de esa cuenta oculta que dedicó a costearse hoteles y restaurantes de lujo en Marrakech o  clubes privados en Ibiza, así como a comprarse ropa y objetos de decoración y, en definitiva, gastos personales por importe de 147.354 euros.

Vendió el Porsche sin pagarlo

Además, en la cuenta corriente consorcial que mantenía abierta en Ibercaja, el acusado cargó las cuotas de junio y julio de 2016 (24.209 euros) de un contrato de leassing de un Porsche Panamera Turbo. Pero ese mes de junio, con "plena consciencia", según el fallo, de que el vehículo continuaba perteneciendo a la financiera y que debía todavía 48 cuotas de 2.060 euros cada una, el acusado vendió el turismo a una concesionaria de la casa Porsche. De este modo, consiguió 46.000 euros que ingresó en la cuenta oculta a su exmujer. Al mes siguiente, el acusado alquiló la misma concesionaria un Porsche Cayenne por 750 euros mensuales.

Para el tribunal, en la conducta del acusado concurren todos los elementos que componen el delito de insolvencia punible, pues detrajo todos o parte los bienes patrimoniales para ingresarlos en una cuenta corriente pantalla, de la que podía disponer como autorizado. En esta cuenta también figuraba su hermana, que también fue juzgada por alzamiento de bienes pero ha sido absuelta, ya que los magistrados tienen dudas de que interviniera en despatrimonializar el negocio.

En cuanto al delito de aprobación indebida, recuerdan que el propio acusado admitió haber vendido el Porsche, aunque no dan ninguna credibilidad a la excusa de que pensaba que había suscrito un contrato de préstamo y no de leassing. Para los magistrados es "absolutamente inverosímil" que en su "condición de universitario" el acusado ignorara que el coche seguía perteneciendo a la financiera.

La sentencia no es firme y el acusado la va a recurrir.

Etiquetas
Comentarios