Despliega el menú
Zaragoza

San Antón amansa a las fieras

Cientos de mascotas han recibido esta mañana su bendición a las puertas de la iglesia de San Pablo. Los perros han ganado por goleada en un cita en la que la burra Chenoa ha sido protagonista de las fotografías.

Cientos de mascotas han recibido esta mañana la bendición de San Antón a las puertas de la iglesia de San Pablo, donde el párroco Santiago Fustero se ha mostrado hábil con el hisopo rociando de agua a los animales y sus propietarios. Los perros han ganado por goleada, si bien también se han podido ver tortugas, loros, una gallina y un par de ninfas. No ha faltado a la cita la burra Chenoa, una veterana ya en estas lides, y también se ha dejado caer por la plaza el alcalde Santisteve, como un vecino más del barrio.

A las once ha comenzado la misa en el interior de San Pablo, donde los ladridos se han impuesto a la megafonía. Desde el púlpito se ha recordado la historia de San Antón, quien dice la leyenda curó de la ceguera a unos cebones. También recordó junto al altar mayor que esta tradición tiene hondo arraigo y se remonta a cuando "en las zonas agrícolas se necesitaba a los animales de labranza para subsistir".

Después ha tenido lugar la tradicional procesión por las calles del Gancho y la imagen del santo ha sido portada por San Blas y Broqueleros, antes de ser depositada en un pequeño estrado improvisado junto a la iglesia. Hacía minutos que las primeras filas estaban repletas de pequeños perros y algún que otro gato –muchos abrigados o luciendo pajaritas y otros accesorios- y los animales más grandes han esperado pacientes en segunda fila su turno para ser bendecidos.

Chenoa vuelve a ser bendecida por San Antón en Zaragoza

La celebración no ha sido tan multitudinaria como en otras ocasiones –acaso por caer en jueves, se han echado en falta a los niños- y pasadas las 12.00 poco a poco la plaza se ha ido despejando, aunque los gruñidos seguían escuchándose por la calle de San Pablo.

Etiquetas
Comentarios