Despliega el menú
Zaragoza

La UCA considera que el caso del festival suspendido en Zaragoza “tiene pinta de ser una estafa”

La entidad recomienda interponer una denuncia por vía penal en comisaría o en el juzgado de guardia. Los afectados continúan movilizándose a través de un grupo de Facebook que ya reúne a más de 210 personas.

Cartel del festival cancelado en Zaragoza 'Uno Music Fest'.
Cartel del festival cancelado en Zaragoza 'Uno Music Fest'.

La Unión de Consumidores de Aragón (UCA) considera que el caso del festival de música electrónica ‘Uno Music Fest’, previsto para el pasado 1 de enero en la Feria de Zaragoza y cancelado unos días antes a través de una publicación en Facebook, “tiene pinta de ser una estafa” y recomienda a los afectados que lo denuncien por vía penal en comisaría o en un juzgado de guardia. Los promotores del evento, de la empresa Creaductions S.L., continúan sin dar señales desde el 19 de diciembre y no devuelven el dinero de las entradas, que podría superar los 20.000 euros.

“Si lo que hay no es una falta de prestación de servicio, sino que el promotor del evento ha desaparecido, es una estafa y lo que recomendamos es ir a la Policía a denunciarlo, ya que dispone de los mecanismos necesarios para iniciar una investigación”, señala José Ángel Oliván, secretario general de la UCA. “Si el promotor diera la cara o si el evento se hubiera producido pero hubiera durado menos de lo anunciado o hubiera habido algún problema con los artistas, sí que sería un problema de consumo, pero si no hay ningún contacto y se ha llevado la pasta, lo mejor es denunciarlo por vía penal. Los mecanismos normales de consumo no están pensados para delincuentes”.

Desde la UCA, informan a los afectados de que pueden interponer una denuncia “en comisaría de policía, en el juzgado de guardia o ante la fiscalía” de manera individual o colectiva. “Lo más cómodo es en comisaría”, apunta Oliván, y añade que ante un caso como este “la fiscalía tiene la obligación de defenderlos”. La entidad sugiere que la denuncia se haga colectivamente, dado que la cuantía de una sola entrada puede ser insignificante para iniciar una investigación o un procedimiento judicial, pero la suma del importe adeudado a los afectados puede ser constitutiva de delito.

Asimismo, la Unión de Consumidores de Aragón aconseja acudir a denunciar la posible estafa “cuanto antes y cuantos más mejor”, y presentarse con todos los documentos y pruebas de los que dispongan. “Los tiques, los pantallazos de la página web del concierto que no existió… todo lo que tengan”.

Desde el punto de vista jurídico, lo determinante sería averiguar "si existe engaño antecedente", es decir, un conocimiento o intencionalidad previa de no celebrar el festival y, por tanto, "un engaño que sí constituiría una estafa", tal y como explica el abogado Alfredo Sánchez-Rubio. El caso contrario sería que sí existiera la intención de celebrar el evento y que hubiera unos contactos previos con los artistas y con el Ayuntamiento para la tramitación de los permisos necesarios, pero que finalmente estos se hubieran roto por "motivos ajenos" a los organizadores. En este caso, los promotores podrían alegar causas de insolvencia u otros supuestos, y sería considerada una "imprudencia más leve". "En ese caso, sería verdad que no han gestionado bien el fracaso del proyecto, pero no tendría relevancia penal. Por eso, la clave tiene que ver con cómo se gestionó anteriormente".

En cualquier caso, el abogado considera oportuna la denuncia por vía penal, ya que será a través de esa investigación cuando se determine si hubo engaño y, por tanto, estafa, o si simplemente fue una mala gestión por parte de los promotores, que, a día de hoy, siguen sin dar ninguna noticia ni responder a las llamadas y mensajes.

Aumentan los afectados

El grupo de Facebook creado por los afectados (‘Uno music fest devolución’) continúa creciendo y ya suma más de 210 miembros dispuestos a movilizarse para que les devuelvan el dinero de las entradas del festival que nunca se llegó a celebrar. “Estamos viendo a quién se denuncia, quién es el responsable, y si tiene sentido lo que dicen las empresas de venta de entradas sobre que los fondos hayan ido a parar directamente a los promotores”, explica Leticia, creadora del grupo.

Roberto, vecino de Calamocha, que compró dos entradas para el festival en una oficina de Correos y dos billetes de autobús, se gastó, en total, unos 70 euros, y este pasado miércoles decidió acudir a la oficina del consumidor de su localidad para denunciar la situación. “Me dijeron que todo apuntaba a un tema de estafa y que lo mejor era que lo denunciara por lo penal. Aunque se quedaron copias de las entradas y me dijeron que si los responsables tardaban más de un mes en responder, pasarían el asunto a la Junta Arbitral de Consumo”. Roberto también se informó en el juzgado de Calamocha, donde le sugirieron que esperara al menos una semana desde la supuesta fecha en la que se iba a celebrar el festival -el 1 de enero- para ver si se producía algún movimiento por parte de los organizadores, aunque él mismo reconoce que tiene “pocas esperanzas” de que eso ocurra.

Otra de las últimas afectadas en unirse al grupo asegura haber presentado ya una denuncia individual ante la policía. “Yo presenté el día 2 de enero en la Comisaría de la avenida de Valencia una denuncia aportando toda la documentación que poseo y los correos intercambiados y/o no contestados con la ‘ticketera’ Xceed y la organizadora del evento Creaductions S.L. También hablaré con mi entidad bancaria al respecto”.

Una de las últimas publicaciones en este grupo de Facebook es una encuesta que trata de agrupar a los afectados por barrios o municipios para presentar denuncias conjuntas. “El que sepa el día que va a ir, si puede ser, que avise para que puedan juntarse otros, indicando día, hora y zona”, reza la publicación. Por el momento, se han propuesto ya trece puntos, entre los que destacan varias comisarías de Zaragoza, como la de la avenida de Valencia (barrio de Delicias), la de Ranillas-Actur, la de San José-Miraflores o la del Arrabal, así como las localidades de Huesca, Utebo, Fraga o Vitoria, entre otras.

Por otra parte, los miembros del grupo de Facebook siguen publicando las cantidades que gastaron en las entradas, los tiques para el supuesto “autobús oficial” del festival, el hotel o incluso el tren, dado que la organización del evento ofrecía un 30 % de descuento en Renfe para desplazarse hasta Zaragoza. La suma de estos importes asciende ya a más de 8.000 euros, pero hay que tener en cuenta que no todos los afectados están en el grupo de Facebook y que, según reconoció una de las empresas intermediarias, Xceed, se habían vendido alrededor de 500 entradas con importes de entre 25 y 45 euros. Además, hubo más plataformas digitales que vendieron entradas, por lo que lo más probable es que la deuda total supere con creces esa cifra.

Etiquetas
Comentarios