Zaragoza

El firme de Delicias, entre la renovación y las actuaciones pendientes

Este verano, el Ayuntamiento asfaltó un tramo de la calle Escosura e invirtió 300.000 euros en la mejora de la accesibilidad de la calle Delicias. No obstante, los vecinos creen que se debería actuar para reparar el firme de Pedro López de Luna y las aceras de la avenida de Navarra.

Asfalto en mal estado en la calle Pedro López de Luna, junto a Ciudad Jardín.
Asfalto en mal estado en la calle Pedro López de Luna, junto a Ciudad Jardín.
L. R.

Desde el mes de agosto, varias han sido las calles del barrio de Delicias en las que se ha actuado para renovar el firme, mejorar la accesibilidad y reparar baldosas de las aceras. Es el caso de la calle Escosura, el nuevo carril bus de la avenida de Madrid o la elevación de calzadas de la calle Delicias. No obstante, a juzgar por las denuncias de algunos vecinos, otras vías del barrio necesitan de una buena capa de asfalto.

Uno de los puntos problemáticos señalados por los residentes es la calle Pedro López de Luna, junto a Ciudad Jardín. “Desde hace dos meses presenta un estado lamentable”, considera un vecino. Por esta vía circula la línea 38 de autobús, por lo que “el firme se suele tener que renovar con frecuencia”. No obstante, no toda el pavimento de la calle presenta el mismo estado. El tramo que peor se encuentra, según este vecino, es el que discurre entre Duquesa Villahermosa y Diego Fecet, donde “hace muchos años que no se realizan actuaciones en el asfalto pese a la evidente necesidad”. El residente lamenta que tan solo se haya “parcheado” la calzada, algo que, lejos de solucionar el problema, solo ha provocado que “quedara en peor estado”.

La situación ya ha sido comunicada al consistorio, ya que consideran que “la existencia de estos socavones en la calzada supone un peligro”. “Se han mandado instancias al Ayuntamiento por parte de algunos vecinos rogando que se tomen las medidas oportunas lo antes posible”, explica.

Las anteriores ‘operaciones asfalto’ sí que se llevaron a cabo mejoras en Duquesa Villahermosa y en el último tramo de López de Luna, junto a la avenida de San Juan Bosco. Este verano también se asfaltó la calle Escosura, entre las calles Tarragona y Burgos.

La avenida de Madrid es otra de las vías que ha experimentado cambios en los últimos meses. Recientemente ha estrenado la reconversión de un carril convencional en un carril bus de 1.400 metros, dejando, por tanto, un solo carril para vehículos particulares. Sin embargo, esta vía también presenta socavones y baches derivados del elevado volumen de tráfico que soporta. El pasado miércoles, el último de ellos obligó a la Policía Local de Zaragoza a cortar y señalizar el carril central a la altura del número 71, junto a la plaza Ciudadanía. Se trató, según fuentes del cuerpo, de “una depresión de la que, además, salía agua”.

Desde la Asociación de Vecinos Manuel Viola de Delicias aseguran que son “conocedores del mal estado de estas dos vías” y que en el caso de la avenida de Madrid, creen que sería necesario llevar a cabo una actuación integral, ya que “el antiguo carril bus se hunde”.

Aceras de la avenida de Navarra

Las quejas por el estado de las aceras de la avenida de Navarra son reiteradas entre los vecinos de la zona. La oposición ha reclamado en repetidas ocasiones una reforma integral de la calle. Lo hizo el PAR en abril y, hace tan solo unos días, se pronunció sobre el asunto Jorge Azcón, portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento de Zaragoza.

“Es una constante”, explica Silvia Ortín, técnica del colectivo vecinal. “Desde la asociación se ha pedido una rehabilitación completa de la avenida porque se trata de una vía muy importante”, apunta. No obstante, temen que la construcción de Torre Zaragoza y el proyecto de la segunda línea del tranvía “retrasen mucho más” su reforma.

La reivindicación que la asociación sí que ha visto cumplida en los últimos meses ha sido la mejora de la accesibilidad de la calle Delicias, una de las arterias comerciales más importantes del barrio. Las obras, que comenzaron en agosto y finalizaron en octubre, incluyeron la elevación de cuatro calzadas que atravesaban la vía peatonal y la reparación de más de una veintena de bordillos y baldosas, con una inversión por parte del Ayuntamiento de 300.000 euros. “Estamos contentos con el resultado”, reconoce Ortín. No obstante, señala que todavía faltan por reponer algunos elementos en las calles reformadas. “Están tardando en volver a poner los contenedores que había en la calle Quinto de Ebro y ya han venido vecinos a quejarse, porque la gente está empezando a dejar la basura en la calle”, apunta.

Etiquetas
Comentarios