Despliega el menú
Zaragoza

Los autores del crimen de Movera siguen huidos y cobra fuerza el ajuste de cuentas

La autopsia confirma que la joven asesinada recibió un único disparo que le alcanzó órganos vitales. Los veicnos temen que alguien pueda tomarse la justicia por su mano y confían en la pronta detención de los criminales.

La entrada de la casa permanece precintada por la Policía.
La entrada de la casa permanece precintada por la Policía.
Guillermo Mestre

La Policía Nacional continúa buscando a los autores del asesinato de María Marian, de 28 años, cometido por dos pistoleros que la abordaron cuando acababa de llegar a su casa de Movera y estaba sacando del maletero las bolsas con las compras que había hecho esa tarde. Tras herir mortalmente a la joven de un disparo que le atravesó de costado a costado, los criminales, que iban encapuchados, huyeron a pie del lugar.

A pesar de que, según algunos testigos, los dos varones se fueron andando del lugar es probable que en las cercanías tuvieran algún vehículo aparcado, ya que, poco después, algunos vecinos vieron salir de la calle de la urbanización un coche rojo o granate a toda velocidad. No obstante, en los controles que se establecieron en las carreteras del entorno no se localizó ningún vehículo de esas características que resultase sospechoso y la Policía no tiene constancia de que estuviese relacionado con los hechos.

El crimen se cometió sobre las 20.00 cuando María Marian M., que el próximo mes de diciembre hubiera cumplido 29 años, se dirigía en compañía de su hermana a la vivienda donde residen con sus padres. Ambas habían estado de compras durante la tarde en Puerto Venencia con una amiga y, después de dejar a esta, regresaban a casa en su vehículo.

Tras de abrir el portón del chalé y acceder con el coche, la hermana pequeña entró en la vivienda y Marian comenzó a sacar las bolsas de la compra del maletero. En ese instante, dos hombres encapuchados que estaban esperando escondidos en las inmediaciones –algo que no es difícil pues era de noche ya y en la zona no hay iluminación– se acercaron a ella y, a media distancia, uno de ellos le disparó con una pistola probablemente de pequeño calibre.

El ruido y los chillidos hicieron salir de la casa de nuevo a la hermana, que también fue encañonada por los agresores aunque finalmente no le dispararon. Al ver herida a María, comenzó a llamar a gritos a Sorin, su padre, que salió de la casa armado con un palo, aunque al hombre no le sirvió de nada.

La familia avisó a una ambulancia que tardó bastante en acudir al lugar de los hechos, ya que la carretera CV-314 que une Movera con Pastriz está cortada por obras y la urbanización Torre Urzaiz está más cerca del pueblo que del barrio rural.  Cuando los sanitarios llegaron no pudieron hacer nada por salvarle la vida. El disparo recibido le había alcanzado varios órganos vitales y la joven murió desangrada.

Los agentes del Grupo de Homicidios mantienen como principal hipótesis de investigación un ajuste de cuentas relacionado con tráfico de drogas. No en vano, el compañero sentimental de la joven, José N. T., de 70 años y conocido como ‘el Mixtos’, cumple condena en la cárcel de Zuera por tráfico de estupefacientes.

Permiso penitenciario de cinco días

No obstante, en estos momentos se encuentra disfrutando de un permiso de cinco días y tiene que regresar en breve a la prisión zaragozana. De hecho, este jueves por la mañana estuvo en el lugar del crimen y se le vio llorando y completamente abatido. Según ha podido saber este diario, está colaborando con la Policía para ayudar en la resolución del asesinato y aportar pistas sobre quién y porqué querría acabar con la vida de su compañera.

La joven vive desde hace años con José N. T. en el chalé propiedad de este pero hace un tiempo les dijo a sus padres (que tienen casa en Zaragoza) y a su hermana que fueran a vivir con ella ya que tenía miedo, según explicó un vecino que conocía a María Marian. "La chavala era muy maja, simpática y tenía buena relación con todos", manifestó esta persona.

El asesinato ha conmocionado tanto a los vecinos del barrio de Movera como a los de Pastriz, ya que la urbanización está en el límite entre ambos términos.

La alcaldesa de Movera, Esperanza Calvano, ha lamentado lo ocurrido y ha explicado que se había puesto en contacto con los residentes en la urbanización de Torre Urzaiz, donde las casas están bastante diseminadas, para cualquier cosa en que pudiera ayudar la junta municipal.

Por su parte, el alcalde de Pastriz, Miguel Ángel Guiu, ha trasladado públicamente su pésame y el de los vecinos a la familia de la joven y ha ofrecido a la Policía colaboración para localizar cuanto antes a los pistoleros y esclarecer el caso. "Primero por la víctima –ha dicho– y después por la alarma social creada y el temor de la población a que puedan estar por aquí o se produzcan nuevos tiroteos".

El despliegue policial que vivieron durante la noche de miércoles llenó de incertidumbre a los residentes. Fuentes policiales mostraron su preocupación por una posible venganza por parte del entorno del compañero sentimental de la fallecida, máxime cuando el origen de este crimen parte de un hipotético ajuste de cuentas.

Etiquetas
Comentarios