Despliega el menú
Zaragoza

La asesinada en Movera fue absuelta cuando se condenó a su pareja por tráfico de drogas

Un juzgado de lo Penal condenó a José N. T., 'el Mixtos', a tres años y medio de cárcel. Alegó que las 1.684 plantas halladas en la finca de Movera donde fue tiroteada su compañera eran para su propio consumo.

El crimen se cometió en las puertas de esta vivienda de Movera.
El crimen se cometió en las puertas de esta vivienda de Movera.
Guillermo Mestre

La joven asesinada este miércoles en el barrio zaragozano de Movera, María Marian, no arrastraba antecedentes penales, pero sí fue juzgada a comienzos de 2015 en el mismo procedimiento en el que se condenó a tres años y medio de prisión a su pareja, José N. T., que ahora tiene 70 años.

El Juzgado de lo Penal número 2 impuso esta pena al 'Mixtos' –que así conocen en su entorno más próximo al hombre– como autor de un delito de tráfico de drogas, ya que la Guardia Civil halló en la parte trasera de su vivienda de Movera, en la misa en la que se ha cometido el crimen, un invernadero con 1.684 plantas de marihuana con un peso bruto de 320 kilos que luego el laboratorio redujo a un peso neto de 87,8 kilos, como refleja la sentencia.

Cuando procedieron al registro de esta finca, el 25 de octubre de 2013, los agentes encontraron allí a la joven ahora fallecida, pero esta ni siquiera llegó a pasar una noche en el calabozo. Y pese a que la Fiscalía la sentó después en el banquillo de los acusados, la juez la absolvió y dijo que no tenía nada que ver con estos hechos.

A la hora de justificar semejante cantidad de marihuana (había cajas con hojas secas repartidas por toda la casa), José N. T. aseguró que nunca había traficado con ella y que la cultivaba únicamente para "consumo propio". Es más, el vecino de Movera le contó a la magistrada que se la habían recomendado para combatir los fuertes dolores que supuestamente le provocaban sus numerosas enfermedades: flebitis, hernia inguinal, artrosis, reuma.. . Sin embargo, tanto a la juzgadora como a la Audiencia Provincial, ante la que recurrió el fallo la abogada Celia Gil Lagunas, 87,7 kilos de marihuana les parecieron demasiada droga para una única persona.

"Yo planté unas semillas pensando que me iban a salir unas hierbicas, pero aquello empezó a crecer y se hicieron grandes como árboles", manifestó entonces el acusado, que entró a cumplir la pena en Zuera y ahora había empezado a disfrutar de los primeros permisos.

Estos escarceos con el mundo de las drogas han terminado costándoles caros tanto al Mixtos como a la que era su compañera sentimental, ya que todo apunta al ajuste de cuentas como principal móvil de su asesinato. Lo que los investigadores del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional tratan de averiguar ahora es quién le tenía tanta inquina a José N.T. como para acabar con la vida de su pareja.

Etiquetas
Comentarios