Despliega el menú
Zaragoza

Un millar de personas asisten al entierro de Sami en Torrero

La familia reclama justicia por el apuñalamiento mortal del domingo pasado en la calle Princesa de Zaragoza y los musulmanes exigen mayor apoyo institucional.

Los asistentes al entierro en el cementerio musulmán de Torrero rezan en recuerdo del joven asesinado el pasado domingo.
Los asistentes al entierro en el cementerio musulmán de Torrero rezan en recuerdo del joven asesinado el pasado domingo.
Guillermo Mestre

Alrededor de un millar de personas han asistido este martes por la mañana al entierro de Sami Hamid, el joven argelino de 20 años asesinado el pasado domingo de una puñalada en la calle de Princesa, que se ha celebrado en el cementerio musulmán de Torrero.

Los hombres entraron en el recinto de las tumbas para rezar una oración mirando hacia la Meca, como si estuvieran en una mezquita, en recuerdo al fallecido y como apoyo a su familia, mientras que las mujeres esperaban a las afueras contemplando el entierro en medio del dolor que les embargaba.

Antes de la celebración, los amigos han repartido unas camisetas blancas en la que aparece una fotografía del joven bajo el eslogan “Todos somos Sami”, que se pusieron algunos de los asistentes para hacer una llamada a la justicia. Una fina lluvia ha caído durante el entierro, que se hace siempre en el suelo, y sirvió al padre del fallecido para compartir este mensaje con los asistentes: “El cielo llora con nosotros”.

“Me duele muchísimo haber perdido un hijo así”, ha declarado Nadir, entre abrazos a amigos y familiares, algunos de ellos llegados desde Argelia y Francia. “Llegamos a España hace unos 15 años. Sami vino con 5. Estudió, creció y se hizo de aquí, como se ve que la mitad de los que han venido aquí son españoles”, destaca el padre.

La familia está muy compungida, como los amigos y vecinos del barrio de San José donde residen ahora (vivieron también en la calle Latassa y Sami estudió en el instituto Goya), quienes rompían a llorar en los abrazos continuos al padre y al hermano mayor Merouane, de 28 años, por la pérdida del joven. “Su último trabajo era en una pizzería, pero ha sido de todo, también fue repartidor. Vamos, no ha tenido tiempo para hacer tonterías”, precisa su hermano.

Merouane Hamidi: "Un crimen organizado por juego se ha llevado una alma"

La celebración ha sido dirigida por el presidente de la Federación de Comunidades Islámicas de Aragón, Abdelkader Aareb, quien se ha mostrado muy molesto con las instituciones porque ni ellos ni la familia han recibido el pésame por la muerte violenta de Sami. “Mira cómo nos tratan, parecemos unos borregos nada más. Solo nos llaman cuando hay elecciones y tenemos que votar, pero es tremendo que no sean capaces ahora de coger el teléfono y transmitir el pésame con la madre, que ha sufrido muchísimo estos días”, ha declarado el responsable de la Federación de Comunidades Islámicas, a la que pertenecen 42.000 musulmanes. “No es justo, es indigno”, agrega, respecto a las ausencias de representación por parte del Ayuntamiento de Zaragoza, “su alcalde y la comitiva”. “Nosotros no somos ciudadanos de tercera clase”, denuncia.

La tardanza de la ambulancia en llegar

El padre ha querido incidir en la tardanza de la ambulancia en llegar al lugar del homicidio para atender a la víctima porque, tal como denunció la novia del fallecido, habían tardado en llegar “42 minutos” desde su primera llamada al 112. “Quiero que lo sepa toda Zaragoza y mi hijo estaba desangrándose en el suelo, pero no llegaron”, critica Nadir. El hermano mayor apunta que parece mentira que se tardara ese tiempo cuando “el lugar es céntrico”, donde suele y se podría haber salvado si hubieran llegado en diez minutos.

En este sentido, fuentes de los Bomberos de Zaragoza han precisado que ellos acudieron con la ambulancia en menos de ocho minutos, tal y como aparece en su parte de intervención (a las 4.40), desde que los avisó la Policía Nacional, que llegó después de la puñalada y del primer aviso de la novia a Protección Civil, tal como ella ha confesado.

Respecto a la investigación del homicidio, el hermano mayor apuntó que la puñalada mortal fue “un crimen organizado por una banda” porque cree que “participaron tres personas” en el ataque a Sami Hadid. Uno facilitó el machete al autor y otro le dijo: “Mátalo, mátalo”. “Esta banda (al referirse a los Dominicans Dont Play) lleva años en Zaragoza y como no convencieron a mi hermano para entrar, le aplicaron el mensaje "o estás conmigo o contra nosotros", ha denunciado.

Etiquetas
Comentarios