Despliega el menú
Zaragoza

Llegar hasta el papa Francisco por el Papa Luna

El abogado José Javier Forcén visitó el Vaticano el día del Pilar para llevar al Pontífice un libro y un documental sobre Benedicto XIII con el fin de rehabilitar su figura.

El papa Francisco recibe en el Vaticano a José Javier Forcén, que lleva un libro del Papa Luna.
El papa Francisco recibe en el Vaticano a José Javier Forcén, que lleva un libro del Papa Luna.
Vaticano

Cuando Zaragoza estaba llena a rebosar el día del Pilar, una docena de zaragozanos del Colegio de Jesuitas viajó al Vaticano para asistir a una misa que oficiaba el papa Francisco en la capilla de la Casa de Santa Marta, en su residencia, para un grupo de 40 personas. El abogado José Javier Forcén, conocido en los años 90 como juez único de competición de la Federación Española de Fútbol, se sumó al periplo para defender ante el Pontífice la figura de Benedicto XIII o Papa Luna, que sigue siendo un hereje o un antipapa ante la Iglesia católica.

"Soy un illuecano y creo que debemos recuperar la figura del Papa Luna ante el Vaticano", proclamó el jurista aragonés. "Por eso le llevé el libro ‘Benedicto XIII. La vida y el tiempo del Papa Luna’, que editó la CAI y donde escriben Guillermo Fatás y Javier Sesma; el documental ‘600 años sin descanso. El Papa Luna’, del realizador Germán Roda, en el que se incluye el estudio de los forenses Salvador Baena y José Manuel Arredondo después del robo del cráneo en el año 2000 y hasta una maqueta del castillo de Illueca. Le admiró el lugar", relató Forcén enumerando los regalos que le dio al Santo Padre. "Todo lo que le llevas se lo entrega a sus ayudantes, pero le interesaba lo que le conté", apuntó.

José Javier Forcén consideró que ha puesto una pica en Flandes al conseguir llegar hasta el papa Francisco y poder hablar con él de Benedicto XIII para transmitirle la necesidad de que se rehabilite su figura en el Vaticano, aprovechando que el año que viene se cumplirá el 625 aniversario de la proclamación de Pedro Martínez de Luna (Illueca, 1328-Peñíscola, 1423) como el Papa en Aviñón (Francia). "Esto es un primer paso de lo que puede venir ahora al estudiar en el Vaticano cómo reconocen a Benedicto XIII", agregó el jurista, quien agradece al cardenal Ladaria, un jesuita mallorquín, haberle facilitado el encuentro.

De momento, el alcalde de Illueca, Ignacio Herrero, se ha puesto muy contento con esta reunión en el Vaticano para que la figura del illuecano se pueda valorar en su justa medida dentro de la Iglesia católica. Espera que esto sirva también para la exposición permanente que se va a poner en marcha el próximo año en la localidad del Aranda.

Forcén precisó que espera una contestación del papa Francisco respecto a Benedicto XIII, cuyas bulas fueron estudiadas en su día por un religioso aragonés en el Vaticano. Entre tanto, el jurista quiere abrir también una vía ante el arzobispo de Barcelona, el aragonés Juan José Omella, que es conocido por su amistad personal con el Papa; el arzobispo de Zaragoza, Vicente Jiménez, y la Conferencia Episcopal Española.

Hermanos religiosos

Asimismo, el letrado aragonés pudo departir sobre sus dos hermanos religiosos: uno fue sacerdote en Bolivia y murió de cáncer en el año 2001 y otra es monja en la congregación de Esclavas de Cristo Rey en Zaragoza. Con ella coincidió el Papa en unos ejercicios espirituales en Pozuelo de Alarcón (Madrid). "Se acordaba de esos ejercicios a los que asistió cuando era arzobispo de Buenos Aires", señaló Forcén. También le mencionó al jesuita Jesús María Alemany, del que el Papa se sabía hasta su fecha de cumpleaños.

Etiquetas
Comentarios